«Absolutamente nadie les da ni un kit sanitario y son de los colectivos ms frágiles a la Covid»

"Absolutamente nadie les da ni un kit sanitario y son de los colectivos ms frágiles a la Covid"

Con su vehículo recorren las calles de Benidorm para encontrar y charlar con aquellos que pasan sus noches a la intemperie con sus posesiones alrededor y que en ocasiones caben en una bolsa. Al día después, les llevan comida, kits para asearse y lavarse los dientes mas asimismo algo que se ha transformado en indispensable con la pandemia: mascarillas. Mas no dejan de lado la parte cariñosa. Les dan charla y también procuran escucharles, pequeños ademanes que asimismo suman. Todo con sus medios y con un fin a largo plazo: poner los ojos en un colectivo al que muchos no desean ni mirar.

Son 6 miembros de una misma familia los que hace ya un tiempo decidieron que debían hacer algo por los que peor lo pasan y por los que más lo precisan. A su iniciativa le han puesto el nombre de «Todo Suma» y Tatiana Lascar es una de ellos. Estudió sicología y su profesión le deja saber de qué forma acercarse a estas personas que se hallan en una situación tan frágil o bien de qué manera se sienten y más ahora con la crisis sanitaria que les golpea como al que más. Entre otras muchas cosas, por el hecho de que a la carencia de recursos para poder comer todos y cada uno de los días de caliente o bien una cama donde dormir, se aúna las medidas de seguridad frente al covid-diecinueve que les fuerzan, por poner un ejemplo, a usar mascarillas que en muchas ocasiones no pueden lograr. «Creo que absolutamente nadie se las da y son los más frágiles frente al coronavirus», aseveró Tatiana a este diario. «No pueden entrar a ningún lugar ni a asearse o bien a adquirir algo sin ellas», agregó. Conque para ellos son muy importantes: «cuando les entregamos las bolsas se sorprenden y es la primera cosa que sacan».

Es en esas bolsas donde asimismo reparten el alimento toda vez que pueden entre aquéllos que viven en la calle. «Damos una comida a esas personas. Adquirimos pan y hacemos bocadillos. Otras veces procuramos si podemos dar una comida caliente. Lo hacemos en nuestra casa con nuestro dinero y recursos», explicó la joven.

Su tiempo les deja hacer un reparto por mes debido a su trabajo y cuando pueden regularse todos, si bien en ocasiones procuran que sea en menos tiempo. Primero salen de noche para encontrar a esas personas que están en la calle, charlan con ellos y también procuran conocer un tanto más de cada uno de ellos. En general hallan entre quince o bien veinte persona por toda la urbe si bien la zona del Rincón de Loix es donde más gente encuentran.

Al día después es cuando se preparan las bolsas con comida en su casa, generalmente una cena, y cuando llenan su turismo para ir a repartirlas a aquellos que habían localizado el día precedente. A esa comida se aúna en muchas ocasiones algo tan fácil como un cepillo dental o bien elementos de higiene y ahora esas mascarillas que se han transformado en algo indispensable con la situación sanitaria del coronavirus. Además de esto se interesan por si acaso conocen a más gente que esté en su situación y que lo precisen, así sea «si asimismo viven en la calle o bien aun en una casa mas tienen contrariedades». De esta forma asegura que «con poquísimo dinero se puede dar de comer a muchos».

Más que dar comida

Tatiana habla con mucha ternura de aquellos a los que halla en la calle: «no es solo darles comida o bien un kit de higiene, asimismo les damos charla y nos interesamos por ellos». Remarca que «son personas con nombres y apellidos y que tienen esperanzas y sueños» y que agradecen una simple sonrisa o bien un «hola».

Su pretensión exactamente es dar visibilidad a estas personas que viven en la calle y también procurar mentalizar a la sociedad de que están ahí. Conforme la joven, muchos pasan por su parte y ni tan siquiera viran la cabeza: «la gente ni los mira ni les hace caso».

Esta familia de Benidorm lleva años poniendo de su parte para asistir a el resto. La primera vez que lo hicieron fue hace unos años en el momento en que un temporal de frío, viento y lluvia golpeó la urbe turística y el Municipio adecuó un albergue en un centro social de Benidorm para todos los que estuviesen viviendo en la calle tuviesen donde cobijarse. «Estaba enfrente de mi casa. Decidimos que debíamos hacer algo, cooperar, y empezamos a darles una comida aparte de lo que les daban allá. De este modo comenzamos a regularnos y fuimos a más». Tanto que con la actual situación por la pandemia decidieron que asimismo debían ofrecer esas mascarillas a fin de que se resguardaran.

Ellos proseguirán saliendo con sus turismo, sus bolsas preparadas y sus kits higiénicos toda vez que puedan. Animan a otros a que asimismo cooperen como deseen o bien puedan, poniéndose en contacto con ellos o bien con un pequeño movimiento que puede sencillamente «devolverles una sonrisa o bien aproximarles un libro». Como afirma su iniciativa, «Todo Suma» y cualquier ademán hacia ellos les puede asistir material o bien emotivamente. Y eso es lo que les agradaría lograr con todo cuanto hacen.

El perfil

La vida de cualquier puede dar un vuelco inopinado. No solamente las situaciones tráficas pueden llevar a una personas a concluir en la calle, sino un cúmulo de siniestros asimismo puede mudar la vida de alguien por completo. En el caso de las personas a la que llega Tatiana Lascar y su familia, el perfil se repite en la mayoría: hombres de más de cincuenta años, extranjeros que no charlan de España y que acostumbran a moverse por la zona del Rincón de Loix de Benidorm. Si bien la joven asimismo ha encontrado mujeres solas o bien familias. «En la zona inglesa vemos a muchos que ahora se refugian en los sitios que están cerrados por la pandemia», agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir