10.1 C
Madrid
jueves 24 noviembre 2022
Inicio España Alberto Núñez Feijóo sostiene la estrategia de Casado de emplear a ETA...

Alberto Núñez Feijóo sostiene la estrategia de Casado de emplear a ETA contra el Gobierno

En mayo de dos mil once, el PP de Mariano Rajoy montó en cólera pues el Tribunal Constitucional había corregido al Supremo y dejó que Bildu concurriese a las elecciones municipales de aquel mes. El entonces portavoz de los populares, Esteban González Pons, mano derecha del presente líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en temas institucionales, lanzó un dardo envenenado a los 6 jueces del Constitucional que habían votado en favor de la legalización de Bildu: «Con escolta y buen salario, es muy simple decir que Batasuna se presente y quedar de demócrata mundial«.

Visto el embrutecimiento del discute político que ha vivido España, esas palabras semejan prácticamente música en comparación con los exabruptos escuchados en los últimos tiempos. Sin embargo, entonces el vicepresidente del Gobierno, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, al que el PP comenzó a loar cuando murió, estimó que el partido conservador había reaccionado de una manera «infame, incompatible con la democracia« y que Rajoy era el encargado de esa estrategia pues, en vez de combatir al «coro» de «derecha de la derecha» que comanda José María Aznar, había decidido plegarse a ellos.

Ahora, la historia se repite. A pesar de solicitar moderación y centralidad en sus alegatos prácticamente diariamente, Feijóo está sosteniendo esa estrategia con respecto a ETA, en la que asimismo abundó Pablo Casado. El exlíder aseveró en el mes de abril de dos mil diecinueve que Pedro Sánchez «prefiere manos manchadas de sangre a manos pintadas de blanco», contraponiendo EH Bildu con las víctimas de ETA. En el mes de julio, en el discute parlamentario más esencial del año, la portavoz del PP y secretaria general del partido, Cuca Gamarra, centró su réplica a Sánchez en el conjunto terrorista y en el homicidio de Miguel Ángel Blanco. La banda anunció el cese de terminante de la violencia hace once años.

Desviar la atención

Tampoco está Feijóo frenando a Isabel Díaz Ayuso, que hace referencias a ETA prácticamente cada semana. Este lunes, en la primera intervención de la presidente de la capital española tras la masiva manifestación del domingo para demandar una mejor sanidad pública, Ayuso se refirió a ETA y a la reforma de la sublevación, ya antes de mentar la queja. Es su forma de desviar la atención de sus inconvenientes. Lo probó a lo largo del confinamiento por covid-diecinueve, cuando procuraba el choque con Sánchez de manera continua. «Asimismo nos enteramos de de qué forma se da orden para no proseguir estudiando los crímenes de ETA», aseveró en referencia al Gobierno central. El Ministerio del Interior respondió con datos: desde el instante en que el Partido Socialista Obrero Español llegó a la Moncloa, en el primer mes del verano de dos mil dieciocho, han sido detenidas cuarenta y uno personas por delitos de terrorismo relacionados con ETA, doce ellos por ser miembros de la organización terrorista.

En la Comunidad de la capital de España justifican la insistencia de la presidente en este tema por el hecho de que debe advertir de que Sánchez «hará lendakari» a Otegi

En el equipo de Ayuso justifican esa insistencia en charlar de la banda pues estima que debe advertir a la sociedad de que el jefe del Ejecutivo «hará lendakari» a Arnaldo Otegi, líder de EH Bildu, que «fue secuestrador» de la banda etarra. Otegi fue condenado a 6 años de prisión en mil novecientos ochenta y siete por participar en el rapto del empresario Luis Abaitúa.

En la sede de Génova justifican que para la líder madrileña este sea un tema capital de su tarea de oposición a Sánchez por el hecho de que se dirige a un electorado muy derechizado y así moviliza «a los suyos». El interés en las urnas es cierto. En la villa de Madrid, Ayuso frenó en las elecciones de dos mil veintiuno el ascenso extendido de Vox en toda España: solo pasó de doce a trece escaños.

Mas si bien el tono de la madrileña tiene considerablemente más decibelios que el de su jefe de filas, el propio Feijóo llegó a decir en el mes de septiembre que Sánchez «admite un chantaje de Bildu» con los acercamientos de presos de ETA a las prisiones del País Vasco. Esta política penitenciaria, que fue un arma que lanzó el Gobierno del socialista Felipe González en mil novecientos ochenta y nueve, fue empleada asimismo por ejecutivos del PP, si bien ahora los líderes populares lo obvien. Conforme datos penitenciarios, en las dos legislaturas de José María Aznar, entre mil novecientos noventa y seis y dos mil cuatro, con la banda sumando asesinatos y los secuestros de José Antonio Ortega Lara y Miguel Ángel Blanco, el Ejecutivo ordenó quinientos setenta y cuatro. Rajoy, en sus 7 años en la Moncloa, activó doscientos veintinueve acercamientos.

La competencia de Cárceles

Un alto funcionario que luchó contra el terrorismo etarra con los dos partidos acepta que el PP puede parecer injusto criticando ahora esos traslados, si bien apunta que hay una novedad «clave»: el Gobierno vasco tiene desde hace un año la competencia de Cárceles y es el que «completa la operación, entregando terceros grados a los etarras». «Sánchez hace la primera una parte del trabajo sucio, acercándolos, y el PNV los pone en libertad«, agrega.

Sin embargo, es el juzgado central de vigilancia penitenciaria el que tiene la última palabra. En verdad ha anulado por el momento 5 terceros grados a presos de ETA. La trasferencia de la competencia de Cárceles al Gobierno vasco llegó cuarenta y dos años una vez que la recogiese el Estatuto de Autonomía de Gernika.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.