Alfonso Alonso: «Se ha producido una colisin con Gnova»

thumbnail

El expresidente del Partido Popular vasco Alfonso Alonso deja la política y dimite de su cargo al no contar con la confianza del partido, a cuya dirección nacional ha pedido que respete «la mayor parte de edad» de los populares de Euskadi.

Alonso ha comunicado este lunes su renuncia a la Junta Directiva del Partido Popular vasco una vez que este domingo el líder nacional del Partido Popular, Pablo Casado, decidiese separarlo como aspirante a lehendakari a favor de Carlos Iturgaiz.

En la conferencia de prensa siguiente a la citada junta, palpablemente conmovido y con la voz entrecortada por instantes, ha reivindicado la peculiaridad del Partido Popular vasco y ha reconocido «una colisión» con Génova en la manera de comprender la política y el propio partido, y asimismo en la forma de comprender España y su diversidad. Ha aceptado que ha podido cometer fallos, si bien ha dicho que siempre y en todo momento ha actuado con «la convicción de fidelidad al proyecto común del Partido Popular».

Alonso ha explicado que pese al «apoyo» de sus compañeros vascos no era «razonable» proseguir al frente de la capacitación en Euskadi tras perder la confianza del partido, una resolución «que no tiene marcha atrás y es inapelable».

En su «última conferencia de prensa», que ha interrumpido en par de ocasiones al conmoverse, ha protegido las «notas peculiaridades» del Partido Popular de Euskadi. «En el País Vasco somos muy recelosos de la defensa de nuestro proyecto político pues lo hemos protegido a costa de nuestra seguridad personal y el sufrimiento de nuestras familias», ha expuesto Alonso y ha añadido: «El Partido Popular vasco se ganó su mayoría de edad hace mucho tiempo por su coraje, su bravura y su lealtad a esos principios sobre su seguridad».

Por esta razón ha trasmitido a sus compañeros en esta su última Junta Directiva que demanden ante Génova esa mayoría de edad, mientras que ha pedido a la dirección nacional que respete la peculiaridad vasca.

Discrepancias

En su despedida Alonso ha pedido a sus compañeros de Euskadi que «se sostengan en sus puestos» y que «luchen duro en esta campaña electoral y asistan al aspirante, Carlos Iturgaiz», a quien llamó tras su designación para quererle «la mejor de las suertes».

El expresidente ha recordado que era partidario de llegar a pactos electorales, de manera especial con Ciudadanos, algo que procuró en las 2 últimas citas con las urnas. Mas una coalición de esta clase, ha advertido, no debe suponer «abandonar» al proyecto del Partido Popular vasco, sino debe «fortalecerlo». Exactamente sus discrepancias con la forma en que Génova negoció con Cs la alianza electoral en Euskadi han desembocado en su renuncia.

Concretamente Alonso criticaba que las listas reservasen 2 puestos de salida a la capacitación naranja y demandaba un reparto basado en la «realidad política» de Euskadi, donde el Partido Popular tiene 1 miembro del Congreso de los Diputados nacional, nueve parlamentarios, once junteros y cincuenta y cinco concejales; al paso que Cs no está presente en ninguna corporación.

Alonso, que ya antes de comunicar su resolución al partido en Euskadi se lo ha hecho saber a Pablo Casado, abre ahora una «nueva etapa» en su vida que no sabe exactamente en qué va a consistir, en tanto que no tenía prevista, y si bien abandonará la política proseguirá en el Partido Popular. «Esta prosigue siendo mi casa», ha dicho el exlíder de los populares vascos, que le han despedido entre aplausos.

Tras su marcha, la secretaria general del partido, Amaya Fernández, «va a tomar las bridas» de forma temporal hasta el momento en que se nombre a un nuevo presidente provincial en un congreso excepcional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir