Bolivia tiene arduos problemas para sepultar a los fallecidos por Covid-diecinueve

Bolivia tiene arduos problemas para sepultar a los fallecidos por Covid-diecinueve

«Ayer de noche han venido los vecinos y han querido sacar el cajón y botarlo afuera de mi casa, han venido con palos, he debido suplicar a fin de que lo sepulten ahora, mas no hay solución». El temor a la polución por los cuerpos sin sepultura se instaló en Cochabamba, a trescientos setenta y ocho quilómetros de La Paz, en instantes que la Covid-diecinueve amenaza con desbordar no solo a los camposantos sino más bien a la estructura sanitaria de Bolivia. El testimonio del familiar de un finado en una de las primordiales urbes de ese país se ha sumado a otros con un tono afín de desesperación. Conforme con el diario Los Tiempos de Cochabamba, el cuerpo de Cristóbal Huanca Mendoza, de cincuenta y cinco años, ha sido velado en las puertas de la necrópolis y a la espera de que se autorice su cremación. Red Uno notificó que la Asociación de Funerarias se declaró en urgencia por la acumulación de cadáveres. «Van en incremento día tras día y el horno crematorio del Camposanto General llegó a su límite (…) Nosotros atendemos por lo menos treinta a cuarenta cuerpos», afirmó representando a esas empresas su directivo Franklin Zegarra.

Con los mil doscientos uno casos positivos de este miércoles, Bolivia está cerca de los treinta y cinco enfermos de coronavirus, según las cifras del Gobierno de hecho que la oposición observa con sospecha. La tendencia creciente de las infecciones produce una creciente inquietud. Los decesos ascienden a mil doscientos. El ministerio de Salud contabilizó que en las últimas veinticuatro horas perdieron la vida cincuenta y dos personas en todo el país. Mas la percepción general es que las víctimas sobrepasan ese número. «No posiblemente tengamos sesenta cadáveres, gente que tiene cadáveres en sus casas, gente muriendo en las calles todo por negligencia de 2 autoridades que no desean reunirse y cumplir sus funciones», se quejó el presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), Javier Bellott, y solicitó la renuncia de la gobernadora de esa zona, Esther Soria. Los trabajadores del Camposanto General se declararon en urgencia y demandaron a las autoridades sanitarias que les efectúen pruebas veloces de coronavirus tras el fallecimiento de uno de sus compañeros.

La situación en los centros de salud

En tanto, los centros de salud están al filo del colapso, carecen de los insumos, personal y equipamiento precisos. El diario El Deber de Santa Cruz, la zona más rica de Bolivia, reportó que Willma C. murió a los cuarenta y tres años con síntomas de Covid-diecinueve tras peregrinar sin suerte por múltiples centros de salud. Le afirmaron que «no había espacio» y sus familiares temieron lo peor. «Absolutamente nadie deseó percibir a mi madre el primer día de la semana, de ahí que la traje nuevamente a la casa», afirmó uno de sus once hijos. Ellos la despidieron entre gimoteos. El esposo debió endeudarse para adquirir el ataud.

Contra las advertencias de los sanitaristas, el ministro de Obras Públicas, Iván Arias, rechazó que los centros de salud estatales no se hallen en condiciones de enfrentar esta etapa de la pandemia. Aseguró que el sistema está lejos de ser rebasado. «La gente se confunde. Afirma que siente temperatura o bien un dolor y demanda ser atendida», se quejó y solicitó a los ciudadanos que «no se desesperen». Asimismo le pidió a las clínicas privadas que dejen de «hacer negocios» con el coronavirus.

El Movimiento al Socialismo (MAS), el partido del destituido presidente Evo Morales, ha aprobado en la cámara de miembros del Congreso de los Diputados un proyecto en la cámara de miembros del Congreso de los Diputados que fuerza al campo de la salud privada a atender a enfermos de Covid-diecinueve si los establecimientos públicos se hallan imposibilitados. La iniciativa pasó al Senado, donde el MAS tiene mayoría. Mas se espera que la presidente interina Janine Áñez vete la ley en el caso de aprobarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir