Bolsonaro presenta un proyecto de ley para abrir las tierras indgenas a la agricultura y la minera

thumbnail

El presidente brasileiro, Jair Bolsonaro, ha presentado este miércoles un proyecto de ley que dejará abrir las tierras indígenas a la agricultura y la minería, entre otras muchas actividades, conforme ha informado el portal de noticias G1.

«Va a ser posible la minería, producir energía, trasmitir energía, explotar el petróleo y el gas y cultivar las tierras indígenas», ha anunciado el jefe de Gabinete de la Presidencia brasileira, Onyx Lorenzoni, en un acto sobre los cuatrocientos primeros días de Gobierno.

De esta forma, ha equiparado el proyecto con la Ley Aurea –legislación que se remonta a mil ochocientos ochenta y ocho y que terminó con la esclavitud en Brasil– puesto que, a su modo de ver, va a suponer la «liberación» de los indígenas.

Lorenzoni ha señalado que muchas de esas actividades ya ocurren de forma ilegal y que a los indígenas solo les queda lamentarse o bien entrar en enfrentamientos que solo llevan a la violencia y la muerte.

Conforme informaciones preliminares logradas por el convocado medio, el proyecto de ley prevé «criterios mínimos» para preguntar a las comunidades indígenas perjudicadas y el pago de indemnizaciones para las que se vean perjudicadas por actividades como la minería o bien la generación de energía hidroeléctrica. La medida debe ser aprobada primero por la Cámara de Miembros del Congreso de los Diputados y el Senado para entrar en vigor.

El texto abre la posibilidad a que los indígenas exploten a nivel económico sus tierras por medio de actividades como la agricultura, la ganadería, la minería o bien el turismo.

«El enorme paso dependerá del Parlamento, (los parlamentarios) van a padecer presión de los ambientalistas, esa gente del medio ambiente; si un día puedo, los confino a todos en la Amazonía, puesto que tanto les agrada el medioambiente, y dejó a los ‘amazónicos’ acá en las áreas urbanas», ha afirmado Bolsonaro.

Conjuntos de ambientalistas afirman que estas tierras son la mejor manera de detener la destrucción la selva del Amazonas, considerada por muchos como la mejor defensa natural contra el cambio climático debido a que sus árboles absorben enormes cantidades de dióxido de carbono.

No obstante, tanto Bolsonaro como múltiples líderes del ámbito agrícola se han quejado de que los pueblos indígenas de Brasil representan menos de un 1 por ciento de la población y ocupan un trece por ciento del territorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir