Calvio: «Tena acordados cuando menos diez votos en el Eurogrupo, mas algn ministro cambi de idea»

thumbnail

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Temas Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, aseguró este viernes que España «tenía acordados cuando menos diez votos» con primeros ministros y ministros de Economía de la eurozona que parecían asegurar que este jueves iba a ser nombrada presidente del Eurogrupo. «Es obvio que uno de ellos no hizo lo que se había comprometido a hacer«, afirmó Calviño en una conferencia de prensa telemática tras la videoreunión del consejo de ministros de Finanzas de la UE, el Ecofin

Ya antes que eso, en declaraciones anteriores en RNE, la SER y Onda Cero, la ministra había eludido charlar de «traición» y había dicho que, ya que la votación en el Eurogrupo (festejado este jueves) es segrega y telemática, «es imposible saber (quién cambió el voto), no vale la pena elucubrar. Pasemos página», agregó. El hecho es que el ministro irlandés de Finanzas, el conservador Paschal Donohoe, vinculado al PP Europeo (PPE) se hizo con el puesto al que aspiraba España, por medio de la candidatura de Calviño.

«Partíamos con esenciales desventajas pues hay una mayoría de gobiernos del PP en Europa, por el hecho de que ya veníamos de una Presidencia de un país, no solo del Sur, sino más bien de un país hermano; jamás ha habido una Presidencia de un país grande exactamente por el hecho de que el sistema de voto da más peso a los países pequeños, por no charlar de que soy la única mujer en esa mesa», arguyó Calviño en sus declaraciones radiofónicas.

En la conferencia de prensa, Calviño explicó que este viernes había recibido una llamada del ministro de Economía de Irlanda y nuevo presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, para ofrecerle su cooperación y la ministra agradeció el «enfoque trasversal» propuesto por el Irlandés. «No creo en una Europa basada en clubes, prejuicios ni etiquetas, pues, además de esto o bien responde a la realidad», aseveró Calviño.

La vicepresidenta económica agradeció «a título personal y también institucional» el apoyo recibido para su candidatura para el Eurogrupo «por países que representa más del ochenta por ciento del Producto Interior Bruto y de la población europea» y lo valoró «como una muestra de apoyo a este país por la parte de diferentes familias políticas«, representadas en países como Alemania, Francia, Italia, Portugal o bien Grecia. El día siguiente de ser derrotada, «este es el mensaje más esencial», escogió.

Fondo de reconstrucción

Desde la perspectiva de la vicepresidenta Calviño, el revés sufrido por España en la carrera por el Eurogrupo no debería prejuzgar la bastante difícil negociación europea sobre el diseño del futuro Fondo de Reconstrucción. «La negociación será muy difícil», aceptó, «mas igualmente difícil el día de hoy que el día de ayer».

La vicepresidenta evitó valorar la propuesta del presidente del Consejo Europeo, Converses Michel, de condicionar el acceso al futuro Fondo de reconstrucción por la parte de cada país al cumplimiento de las reformas marcadas desde la Comisión Europea. Esto, en el caso de España, este planteamiento podría llevar a la demanda de sostener la reforma laboral del Partido Popular. Mas la vicepresidenta evitó pronunciarse sobre una propuesta que, conforme afirmó, todavía no conocía en detalle y que, en cualquier caso, estaba compuesta por diferentes elementos. «Lo analizaremos y vamos a ver cuál es la situación de este país«, afirmó.

Cláusula de escape del Acuerdo de Estabilidad hasta el dos mil veintidos

En la sesión del jueves, además de esto, los ministros de Finanzas de la eurozona acordaron sostener una política fiscal «expansiva» en los presupuestos nacionales para el año próximo.

Además de esto, conforme Calviño, consiguieron cierto nivel conforme en torno a la propuesta del Consejo Fiscal de sostener activa la cláusula de escape del Acuerdo de Estabilidad y Desarrollo (PEC) «hasta el instante en que se recupere el nivel de Producto Interior Bruto del dos mil diecinueve». Con arreglo a esto, las reglas presupuestarias en torno a unos objetivos de déficit del tres por ciento del Producto Interior Bruto, una deuda del sesenta por ciento del Producto Interior Bruto o bien una determinada demanda anual de ajuste estructural podrían quedar en suspenso por lo menos hasta ese instante, que las diferentes previsiones ubican en el ambiente del dos mil veintidos. «Mas esto incluso no está cerrado. La Comisión Europea debe meditar sobre esta cuestión», ha adelantado la vicepresidenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir