Cómo anular una tarjeta revolving

thumbnail

Cada vez es más frecuente que algunas entidades financieras ofrezcan unas tarjetas de crédito que, aunque en teoría ofrezcan toda una serie de facilidades para devolver el dinero prestado, llevan detrás unos intereses abusivos que las hacen ilegales. Aquí te mostramos cómo anularlas, e incluso, poder recuperar el importe pagado en concepto de intereses o liquidaciones indebidas. 

¿Son nulas las tarjetas revolving?

Aunque a día de hoy son muchas las entidades financieras e incluso los comercios que ofrecen estas tarjetas para poder efectuar compras sin disponer de la liquidez necesaria, lo cierto es que una sentencia reciente del Tribunal Supremo ha declarado la nulidad de tarjetas revolving

Ello se debe a los intereses abusivos que estos productos financieros llevan aparejados y, cabe decirlo, ha obligado a los bancos a eliminarlos del contrato que los usuarios firman, de forma que están obligados a pagar únicamente por lo que hayan comprado con las tarjetas y están exentos de los intereses, las comisiones, etcétera.

A este respecto, tienes que saber que en España se sigue aplicando una ley de 1908, la Ley Azcárate, que declara nulos los préstamos usurarios, por lo que si el interés del dinero es del 3%, es ilegal cobrar unos intereses que, en muchos casos, están por encima del 25%.

Por tanto, la nulidad de este tipo de créditos no sólo está avalada por la sentencia del Tribunal Supremo, que por cierto, sienta precedente en todas las instancias de la justicia, sino que también lo está por una ley que tiene más de cien años y que, dado que a día de hoy no hay otra que la haya sustituido, sigue estando vigente.

¿Cómo solicitar la nulidad de una tarjeta revolving?

Lo que acabamos de indicar, obviamente, no lleva aparejado que todos los productos financieros de este tipo queden anulados automáticamente, sino que hay que poner en marcha reclamaciones por tarjetas de crédito revolving para que los intereses y el resto de gastos abusivos, como comisiones y demás, sean devueltos.

Aunque la forma más apropiada de hacer estas reclamaciones es dejarlas en manos de abogados especializados, podemos indicar que el primer paso para efectuarlas, es enviar una carta solicitando la anulación de la tarjeta y toda la documentación necesaria para poder determinar los intereses de la entidad que la emitió, además del contrato firmado, los extractos de movimientos dinerario y toda la información que pueda ser de utilidad si hay que recurrir al juzgado

Pasadas tres semanas, la mencionada entidad tiene la obligación de contestar y pueden darse dos situaciones:

  1. Que lo haga satisfactoriamente y, en el caso de que hayas podido calcular cuál es el importe de los intereses abusivos, esperar a ver el ingreso en tu cuenta bancaria.
  2. Que deniegue tu petición y te veas obligado a abrir la vía judicial, para lo que necesitarás ineludiblemente de un abogado. 

En el segundo caso, habrá que interponer una demanda en el juzgado que corresponda con la solicitud de la nulidad de las cláusulas que se consideren abusivas, siendo lo más importante reclamar la anulación de la cláusula que fija los intereses remuneratorios por tratarse claramente de abusivos. En el mejor de los casos, el que está avalado por la ya citada sentencia del Tribunal Supremo, los intereses serán eliminados del contrato que el cliente y el banco firmaron, y el primero sólo tendrá que devolver el dinero que realmente le fue prestado. Cabe decir que esto representa una reducción muy sustancial de la deuda, ya que es muy frecuente que los intereses lleguen incluso a duplicar el montante inicial si se ha estipulado un tiempo de amortización amplio, de 5 años por ejemplo.

Por tanto, si por cualquier circunstancia estás en poder de una de estas tarjetas, tienes que saber que no estás obligado a tener que afrontar unos intereses que, a todas luces, resultan abusivos. Así que, no lo dudes, y pon ya en marcha la solicitud de la nulidad de tu tarjeta revolving, porque puedes estar seguro de que tienes la ley de tu mano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir