¿De qué manera preparar nuestra piel para el otoño?

¿De qué manera preparar nuestra piel para el otoño?

Te puede interesar: ‘Si el test serológico afirma que tengo anticuerpos ¿ya no contagio ni me contagian?’

Termina de concluir el verano y nuestra piel ha sufrido las agresiones propias de esta estación como el exceso de exposición solar, el cloro o bien el salitre prácticamente diariamente, la carencia de protección conveniente, deshidratación…

Este año además de esto ha sido atípico puesto que, tras meses de confinamiento a raíz de la pandemia, volvimos con brusquedad al contacto con el aire y el sol. Si a esto le sumamos la incidencia negativa que la luz de ordenadores y pantallas tienen en nuestra piel, el empleo de mascarillas y, habitualmente, el abandono de las rutinas cada día de cuidado cutáneo a lo largo de la pandemia, lo más probable es que nuestra piel no se halle en el mejor de los estados.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Vas a poder oír nuestros podcast, percibir un folleto semanal con las novedades, redactar comentrios, mandar preguntas…

De ahí que es esencial prepararse desde ahora para la llegada del otoño y recobrar el buen estado del órgano más extenso de nuestro cuerpo, la piel.

Protección solar

La primera premisa a proseguir es no olvidar que el sol reluce a lo largo de todo el año, conque prosigue siendo esencial el empleo de un protector solar.

Claro que como la pandemia de la Covid-diecinueve ha provocado que este otoño la mascarilla prosiga siendo un factor obligatorio en nuestras caras, podríamos meditar que con su empleo ya eludimos la incidencia de los rayos solares sobre nuestra cara. Mas no. A falta de estudios concluyentes sobre este aspecto, los dermatólogos se muestran partidarios de emplear la protección solar sobre todo el semblante.

Exfoliación

El color que los baños de sol dieron a nuestro cuerpo va desapareciendo, si no lo ha hecho ya, conque es el instante de efectuar una exfoliación para renovar la piel. Guantes de crin, esponjas rugosas o bien geles exfoliantes pueden asistirnos a suprimir las capas de células más superficiales. Los procedimientos químicos son otra alternativa que actúa en capas más profundas.

Hidratación conveniente

Y una pauta esencial, sobre todo a lo largo de estos tiempos de pandemia, es una hidratación conveniente, diaria y amoldada a cada género de piel. La Fundación Piel Sana aconseja la hidratación de todo el cuerpo, mas este año recuerda muy singularmente la relevancia del semblante y las manos.

Protector cutáneo

En ciertos casos, el empleo de mascarillas y otros elementos de seguridad contra el coronavirus, como lentes o bien pantallas de protección, puede provocar roces o bien irritaciones en la cara. En estos casos lo mejor es fortalecer la hidratación de esas zonas y emplear además de esto un protector cutáneo.

¿Y qué crema hidratante emplear? Puesto que las más indicadas son aquellas que incluyen ciertos principios activos, como el retinol o bien la vitamina C, puesto que nos van a ayudar a frenar el fotoenvejecimiento de la piel.

Por otra parte, con completa seguridad ya hemos empezado a percibir las consecuencias que el empleo continuado de geles hidroalcohólicos y desinfectantes tiene en nuestras manos. Nuevamente la hidratación es la clave para combatir la desecación que generan estos productos y para eludir la aparición de una incómoda dermatitis.

Supresión de manchas… y revisión

Asimismo podemos aprovechar la llegada del otoño, cuando nuestro bronceado va desapareciendo, para efectuar tratamientos médicos dirigidos a la supresión de máculas cutáneas, como el láser. Y si lo que deseamos es detener el envejecimiento de nuestra piel, esta estación del año es ideal para efectuar una exfoliación profunda de la piel a través de un peeling.

Eso sí, toda vez que optemos por alguna de estas técnicas lo mejor es que nos pongamos a cargo de un especialista en dermatología, que nos señalará lo más recomendable para cada género de piel.

Y para finalizar, algo que todos deberíamos efectuar periódicamente dada su suma importancia para nuestra salud. Echemos una ojeada a las máculas y lunares que tenemos repartidas por la superficie de la piel. Ante cualquier modificación de forma o bien tamaño que nos resulte sospechosa debemos asistir al dermatólogo para comprobarla.

Te puede interesar: ‘Llegamos al millón de fallecidos y los negacionistas equiparan la mascarilla con un calzoncillo’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir