El consumidor va a poder demandar a las eléctricas conocer el origen de su energía.
Shutterstock

El consumidor energético va a poder demandar percibir información de las comercializadoras eléctricas sobre el origen de la electricidad consumida y su impacto sobre el medioambiente, conforme la circular aprobada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

El Folleto Oficial del Estado (BOE) ha publicado este viernes la circular del ‘superregulador‘ por la que se establece la metodología y condiciones del etiquetado de la electricidad para informar sobre el origen de la electricidad consumida y su impacto sobre el medioambiente.

La normativa europea establece que los Estados miembros deben asegurar que la información facilitada por los suministradores de energía eléctrica a sus clientes del servicio sobre el origen de la electricidad es fiable y se facilita de forma meridianamente equiparable entre dichos suministradores.

De esta manera, la directiva comunitaria establece que la mentada información debe contener los datos de la contribución de las diferentes fuentes energéticas de la electricidad comercializada por cada empresa, como el impacto sobre el medioambiente en lo que se refiere a las emisiones de CO2 y los restos radioactivos derivados de la electricidad producidos por la citada combinación de fuentes energéticas.

No obstante, en España se establece un sistema de información conforme el que toda empresa comercializadora que venda electricidad a clientes del servicio finales va a deber señalar en sus facturas -o bien junto a ellas, y en la documentación promocional puesta a predisposición de exactamente los mismos- la contribución de cada fuente energética primaria en el conjunto de la energía eléctrica suministrada por la comercializadora a lo largo del año precedente, como su impacto ambiental asociado.

De este modo, esta circular dejará al consumidor la posibilidad de conseguir información detallada sobre la energía consumida, de manera voluntaria y auxiliar a la información obligatoria que hay para toda la energía que venden las compañías.

La información va a ser proporcionada en MWh, separando por tecnologías conforme la fuente de energía primordial, incluyendo cuando menos las siguientes: hidráulica -con indicación de los consumos por bombeo-, nuclear, lignito, fuel/gas, ciclo combinado de gas natural, eólica, solar fotovoltaica, solar térmica, biomasa, restos renovables, resto de energías renovables y resto de energías no renovables (entre aquéllas que figuran cogeneración, restos no renovables y tratamiento de restos).

Esta medida se va a aplicar tanto a las compañías comercializadoras de electricidad como a los usuarios de energía eléctrica que pretendan informar o bien dar a conocer el origen de la electricidad que han consumido.

Además de esto, el organismo encabezado por Cani Fernández publicará todos los años el etiquetado de electricidad para las compañías comercializadoras que hayan registrado ventas de energía en el año natural al que se refiere el etiquetado.

Del mismo modo, los usuarios de electricidad que de este modo lo decidan van a poder conseguir el etiquetado pertinente a la energía eléctrica que hayan consumido en el año precedente.

Etiquetado

El etiquetado de electricidad, basado en el Sistema de Garantías de Origen de la electricidad, es la única herramienta contemplada en la regulación a fin de que una compañía comercializadora informe a sus clientes del servicio del origen de la electricidad que vende y de su impacto ambiental.

Por este motivo, para eludir duplicidades o bien confusión, cualquier comunicación de las compañías comercializadoras con relación a los citados atributos ambientales ha de ser acorde con los datos que caracterizan a cada comercializadora en su etiquetado.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.