El coronavirus tambin ‘congela’ las prcticas en empresas de los estudiantes

thumbnail

El pasado martes diez de marzo, Pilar sostenía la esperanza. El miércoles, empezaba sus prácticas en una compañía, si bien sabía que ese día ya no tendría clases de la carrera de Economía y Negocios Internacionales que está cursando en una universidad de la Comunidad de la capital de España, con ocasión de las medidas tomadas para frenar la expansión del coronavirus.

En cambio, esa noche de martes, desde la compañía se pusieron en contacto con ella para comunicarle que, como en la compañía se incorporaba drásticamente el trabajo a distancia, comprendían que no era el mejor contexto para dar inicio a las prácticas. Ella lo entendió perfectamente y se emplazaron a reanudar el tema tras semana santa, en coordinación con la propia universidad.

Ahora, pasados unos días, la sensación es de una completa «inseguridad», nos confiesa, puesto que no se sabe en qué momento terminará esta situación ni de qué manera repercutirá en sus planes para el futuro. Y como , se halla una generación estudiantil que ha visto, de la misma manera que empresas y trabajadores, de qué manera su agenda se ha trastocado por completo.

La situación fuerza a congelar los procesos

Crue Universidades Españolas, asociación no lucrativo formada por un total de setenta y seis universidades españolas (cincuenta públicas y veintiseis privadas), es el primordial interlocutor de estas instituciones con el Gobierno central y desempeña un papel esencial en todos y cada uno de los desarrollos normativos que afectan a la educación superior en este país. Por este motivo, les hemos preguntado por cuál es la situación en estos instantes y nos confirman que «la declaración del estado de alarma y las medidas indispensables para contener la pandemia del Covid-diecinueve han obligado a las universidades españolas a suspender toda actividad presencial, incluyendo las prácticas curriculares y extracurriculares».

A este respecto, Esther González, maestra de Recursos Humanos de EAE Business School, agrega además de esto que «se ha parado todo no solo por razones económicas y organizativas, sino más bien por resultar materialmente imposible que absolutamente nadie se incorpore para hacer nada».

¿Qué sucede con los que hacían prácticas?

Al abordar la situación en la que se hallan los estudiantes que hacían esas prácticas en las compañías, desde Crue Universidades Españolas explican que «las prácticas van a poder hacerse si es bajo procedimientos no presenciales», esto es, «si las compañías y también instituciones garantizan el trabajo a distancia y la tutela a distancia de los estudiantes», por el hecho de que es requisito imprescindible que «algún trabajador de la compañía se responsabilice de su seguimiento». Recuerdan además de esto que, para aquellos que estén efectuando estas prácticas en el extranjero, «deben tenerse en consideración las medidas adoptadas por las autoridades del país y, al volver, atender a la declaración de estado de alarma decretada por el Gobierno».

Sin embargo, la situación en todos y cada empresa dista mucho de ser homogénea. En verdad, conforme nos cuenta González, «hay de todo: organizaciones que lo han parado todo, incluyendo las becas y prácticas, y otras que sí prosiguen con esto, con el trabajo a distancia». Con relación a esto, la maestra resalta que ser «ser becario tiene cosas malas, mas asimismo buenas, y al no ser una relación laboral en sí, no se puede aplicar la legislación laboral». Por este motivo, existe la posibilidad de suspender una beca y, «poniéndose conforme con la universidad, reanudarla cuando vuelva la normalidad, cumpliendo los tiempos fijados».

Acá es donde González demanda que, «de alguna manera, debería aplicarse una ley que contemple la continuación de la cotización de los becarios» que, si bien tienen un tipo mínimo de IRPF, «no pueden quedarse en la estacada». Además de esto, en lo que se refiere a los tiempos, apunta que todo esto «tiene unos plazos y el reloj prosigue corriendo», con lo que «deberían extenderse todo el tiempo que dure el estado de alarma y un tanto más, por el hecho de que no puede haber una generación perdida en esta crisis que no haya podido hacer sus prácticas».

Desde la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), su vicerrector de Docencia y Aprendizaje, Carles Sigalés, asimismo apunta a la emergencia que existe por abordar este tema. En su caso, «en muchos de nuestros programas las prácticas se pueden hacer de forma virtual y el estudiante puede seleccionar, mas para este semestre vamos a convertir todas y cada una de las que podamos a virtual». No obstante, están a la espera de ver qué ocurre con las que no pueden hacerse de forma virtual, «bien pues las compañías no tienen un sistema arbitrado para esta modalidad, o pues son unas prácticas que están reguladas y precisarían de una autorización anterior». De momento, «hemos anunciado que postergamos el desarrollo de estas prácticas y deseamos abordarlo lo antes posible, para no llegar a un punto en el que sea realmente difícil reubicarlas; mas el tiempo prosigue corriendo», concluye.

En cualquier caso, Pilar, la estudiante que nos ha contado su experiencia, insiste en esa sensación de inseguridad. «Podría empezar cuando acabe la semana santa y cumpliría en plazos con las horas que debo hacer», mas si esto se prolonga, como comentábamos, no sabe de qué manera le afectaría en concepto de plazos; si se prolongarían o bien no… De momento, toca aguardar, y esperemos sea lo menos posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir