El forense de la investigacin del ocho-M afirma que «la hecatombe se vea venir» y apunta a Illa y Simn

thumbnail

El segundo informe del médico forense adscrito al Juzgado de Instrucción número cincuenta y uno de la villa de Madrid asevera que «la hecatombe en España» que ha devenido en la crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus «se veía venir» desde semanas ya antes del ocho de marzo y que tanto el ministro de Sanidad, Salvador Illa, como el directivo del Centro de Coordinación de Alarmas y Urgencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, conocían la situación.

Prosigue acá el minuto a minuto de la crisis del coronavirus

«Un sunami se prevé, se sabe que vendrá pues ha existido un fenómeno anterior, seísmo con epicentro en el fondo del mar, que de esta forma lo señala. La situación de hecatombe en España se veía venir. No solo por el hecho de que ‘a posteriori’ es más simple de examinar, soy siendo consciente de ello, sino más bien pues quien sabe sobre epidemiología -los profesionales del CCAES- y se dedica a ello domina los factores predictivos y no es algo imprevisible, como aseveró una señalada líder en una entrevista», explica el forense, sin precisar a qué líder se refiere.

De este modo consta en el segundo informe forense firmado por el médico forense Julio Lorenzo Rego, con data de ocho de junio y al que ha tenido acceso Europa Press, en la investigación dirigida por la titular del Juzgado de instrucción número cincuenta y uno de la capital española, Carmen Rodríguez-Medel, que estudia un posible delito de prevaricación por el que ha encausado al encargado del Gobierno en la capital de España, José Manuel Franco.

El documento el médico forense adscrito al Juzgado de instrucción número cincuenta y uno, recrimina a las autoridades que faltó autoprotección de los ciudadanos que asistieron a manifestaciones como la del Día de la Mujer del ocho de marzo pues no se alertó del «gran peligro» que existía de contagiar el coronavirus. Asimismo recoge que no se hizo una valoración de peligros como solicitó la OMS el catorce de febrero, ni se atendió a «ciertas» de las recomendaciones de la alarma europea del dos de marzo, lo que habría aminorado «el daño a la salud» y «las consecuencias económicas y sociales».

El médico forense ratifica las 4 conclusiones del informe preliminar, el del diecinueve de abril, puesto que el veintiocho de febrero desde la Delegación del Gobierno de la capital de España «se dispusieron las medidas convenientes para resguardar a las personas que en esa corporación trabajan». Ese día, conforme el informe, «en la Delegación del Gobierno se conocía la situación de epidemia y eran siendo conscientes del peligro para los ciudadanos».

El documento apunta que el haber eludido manifestaciones como la del ocho-M habría frenado una «extensa difusión» de la Covid-diecinueve, «de igual modo que de haberse advertido a la población sobre el enorme peligro de contagio» habría facilitado que los ciudadanos «adoptasen las medidas higiénicas precisas para su protección con relación a la gravedad de la enfermedad».

En exactamente el mismo documento diríase que «no es posible saber si una persona que haya asistido a cualquiera de las manifestaciones» ya antes del estado de alarma decretado el catorce de marzo y que resultara inficionado por el Covid-diecinueve «lo haya sido en esas concentraciones masivas de personas o bien en otro sitio, transporte público, establecimientos públicos, etcétera».

«En cambio», agrega el informe, «no se instó a que quienes comunicaban manifestaciones o bien concentraciones en la vía pública en el periodo objeto de investigación que dispusiesen la evaluación del peligro sanitario que dichas manifestaciones comportaban, como aconseja la OMS -y además de esto es lógico y natural- desde el momento en que se instituyó la epidemia».

En 12 puntos de conclusiones, el médico forense considera «elevada» la posibilidad de contagio en manifestaciones donde los «participantes podían estar contagiando la enfermedad sin ser siendo conscientes de ello, incluso cuando todavía no tuviesen síntomas».

Un peligro conocido por las autoridades sanitarias

«Entre estas recomendaciones cobra singular interés la medida de distanciamiento social», sigue el forense en su punto octavo de conclusiones, donde sostiene: «Estas cuestiones anteriores y el preciso estado en que nos hallábamos en todos y cada instante eran conocidos por las autoridades sanitarias nacionales y de la Comunidad de la capital de España«.

El informe del forense Julio Lorenzo empieza con unos parágrafos en los que desea dejar en claro que conoce la «singular relevancia» de este procedimiento judicial, que considera «frágil» por afectar a un «personaje público» como es José Manuel Franco

Ya desde el comienzo, el forense introduce valoraciones personales como que es siendo consciente de que el caso se ha tornado muy «mediático» y que hay un «tiempo de determinada crispación social» y que «se podría meditar que ello influye en algún sentido en la ecuanimidad del informante».

Concluye este capítulo aseverando «con alivio» que ni ni «nadie» de su «extensa familia (madre, suegra, mujer, cuñados, hijos, nietos, hermanos, tíos ni sobrinos) han sufrido ni el más síntoma de covid-diecinueve». «Lo digo por si acaso alguien pudiese meditar que podría existir el más recóndito enfrentamiento de intereses», apunta.

Más adelante, en el apartado llamado ‘Consideraciones médico forenses’, Lorenzo resume en un índice los apartados a examinar, entre ellos cuestiones relativas a su informe precedente, a «días clave» o bien a «advertencias de organismos internacionales». Mas el punto ocho está titulado ‘El sunami que viene‘, apartado que empieza con la expresión «se veía venir«.

En este punto, el forense asevera que a fines de febrero «se apreciaba la tensión» en el CCAES, una conclusión a la que llega por el «estudio de los e-mails» de personal de este centro. Cita ciertos nombres y expresiones aparentemente empleadas en esos mails para charlar de «evolución galopante» de la epidemia». «Imagino los rostros de preocupación de estos profesionales examinando la situación. De ahí que he titulado ‘el sunami que viene'», agrega.

Seguidamente, el especialista dedica un apartado a uno de los recursos de la Abogacía del Estado, en los que la defensa de José Manuel Franco, a la que recrimina que diese a comprender que no se genera difusión de la enfermedad ocasionada por el coronavirus en la queja feminista.

El vídeo de Irene Montero y la «tan deseada» manifestación

En este punto cita un documento de la OMS de catorce de marzo -y por lo tanto siguiente a la manifestación- donde diríase que las asambleas masivas pueden ampliar la propagación de enfermedades para agregar que «no haría falta recurrir a la cita precedente ni al estudio científico para probarlo, y hasta la ministra Irene Montero lo reconocía en múltiples ocasiones a lo largo de su espontánea -y por tanto franca- manifestación frente a unas cámaras de TV el día nueve de enero», en referencia a las palabras de la titular de Igualdad reveladas la semana pasada por el diario ABC.

«No deseo meditar, mas debo decirlo (…) que nos estábamos acercando al conocido 8M y el primer supuesto, el sí a las medidas de distanciamiento social, habría impedido la celebración de esa tan deseada manifestación, no deseo meditar que se haya acomodado el texto para tener argumentación en pro de la no cancelación», concluye en este punto.

Agrega que «puede pensarse que todas y cada una las personas que asisten a esos acontecimientos son exageradamente solidarias y al menor síntoma de covid dejan de asistir. Seamos realistas, eso es prácticamente ilusorio. Es tal el grado de motivación exactamente para las manifestaciones como la del ocho de marzo o bien de otro tipo, como las de Vox«, resalta.

En su entender, «no es casualidad» que un «número indeterminado de las personas» que estuvieron el 8M, como «ministras y demás personajes públicos», contrajesen coronavirus, si bien «el estar en una manifestación y tener la enfermedad no es signo indudable de haberla contraído allá».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir