El Gobierno aprueba este martes la ley de Educacin

thumbnail

Bajo la premisa de que la Educación es «eje del cambio, herramienta de igualdad y puerta a la economía», el Consejo de Ministros aprobará mañana -de nuevo- la nueva ley educativa, que ha estado en un cajón debido al parón legislativo. El precedente Ejecutivo socialista ya la ratificó en su día. En verdad, debía haberse debatido en el Parlamento en el mes de enero de dos mil dieciocho. Ahora, el presente Gobierno vuelve a dar luz verde al proyecto legislativo, que implica una derogación de la discutida LOMCE (‘ley Wert’). No obstante, faltan muchos meses a fin de que entre en vigor puesto que debe ser debatida y pactada con los conjuntos políticos en el Congreso y el Senado.

La ley promovida por la ministra Isabel Celaá pone el acento en la educación pública «inclusiva, de calidad y adaptada». Uno de sus objetivos es reducir de forma notable el alto número de repetidores entre los pupilos españoles (la cantidad tresdobla la media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). La nueva regla detalla que si un estudiante debe reiterar sea una resolución agremiada de todo el equipo enseñante. Se va a poder acceder al título de Bachillerato con un suspenso (uno solo). Se suprimirán las reválidas (va a haber evaluaciones de diagnóstico en 4º de Primaria y en 2º de la ESO) y asimismo los recorridos, que implican a los pupilos decidir su camino escolar en función de las asignaturas. En las comunidades con lengua cooficial, la competencia del Estado va a ser del sesenta y cinco por ciento al tiempo que en el resto de autonomías va a ser del cincuenta y cinco por ciento . La prueba de acceso a la universidad, por el momento, no se cambiará (no se puede hacer a mitad de curso), mas en cualquier caso la ministra Celaá sí que descarta efectuar una sola EvAU en todo el territorio de España debido a las competencias que tienen las autonomías.

Religión no va a contar para nota

Religión se proseguirá ofertando en las escuelas, mas los pupilos que no la elijan no van a tener materia opción alternativa. Van a hacer «otra cosa», que aún está sin concretar. En cualquier caso, Religión no va a contar para la nota media. Todos y cada uno de los estudiantes cursarán una materia de valores civiles y éticos.

La prevención de la violencia sexista, las competencias digitales, la autonomía de los centros y la atención adaptada (algo que implica una notable inversión económica para tener profesores de apoyo que atiendan a los pupilos con contrariedades de aprendizaje) está asimismo en el espíritu de la nueva regla.

El ministerio que dirige Celaá repite que la escuela concertada –al menos la que no segrega por sexos- «no tiene nada que temer» con la nueva ley. Entre los objetivos del ministerio está expandir la escolarización de 0 a tres años y transformar la Capacitación Profesional en unos estudios de primer nivel académico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir