11.1 C
Madrid
jueves 24 noviembre 2022
Inicio España El Gobierno remata un bulto de medidas fiscales tras las reformas autonómicas

El Gobierno remata un bulto de medidas fiscales tras las reformas autonómicas

El Gobierno está finalizando un bulto de medidas fiscales que demandará un mayor esmero a las rentas más altas y que, aunque no incluirá una rebaja extendida de impuestos, sí podría contemplar medidas para determinados impositores del segmento de rentas más bajas, tal y como confirmaron a EP fuentes gubernativos. Este movimiento se genera apenas veinticuatro horas del anuncio de la reforma tributaria hecho el martes por Ximo Puig a lo largo de el primero de los días de discute de estado de la nación en les Corts.

Relacionadas

  • PP y Vox aprueban en Andalucía la bajada de impuestos que abre la batalla fiscal en España

El programa fiscal que prepara el ministerio incluye un impuesto concreto a las grandes fortunas y asimismo está encima de la mesa un posible incremento fiscal en el IRPF para los sueldos más elevados y para las rentas del capital. En ese bulto podrían incluirse bajadas selectivas de impuestos para las rentas más bajas que podrían calmar la carga impositiva a estos impositores.

Este bulto de medidas fiscales, que podría presentar este jueves la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, va a acompañar en dos mil veintitres a los Presupuestos Generales del Estado que negocian los asociados de la alianza de gobierno, partiendo de los compromisos pendientes del acuerdo de investidura. Unidas Podemos ha reclamado en distintas ocasiones gravar más a las rentas del capital.

El nuevo impuesto temporal a las grandes fortunas se gestionará separadamente de las cuentas públicas y va a ser inferior si se paga el Impuesto de Patrimonio, para eludir incurrir en una doble imposición, lo que forzará a abonarlo a los ciudadanos de rentas más elevadas que viven en la capital española o Andalucía, donde el PP lo bonifica al cien por ciento .

Con la presentación de esta batería de medidas fiscales, el Gobierno pretende crear un marco armonizador que ponga freno a la ofensiva de rebajas fiscales sobre Patrimonio lanzada por las zonas del PP.

Reacción en cadena

La resolución del presidente de la Comunitat Valenciana, Ximo Puig, de rebajar el IRPF a las rentas de hasta sesenta euros, subir el mínimo exento y acrecentar las deducciones ha supuesto el verso disonante en la estrategia que prosigue el Gobierno en materia fiscal.

Así, con respecto a la deflactación del IRPF, medida reclamada en el Congreso por PP y Ciudadanos y admitida por múltiples comunidades, ciertas regidos por el Partido Socialista Obrero Español como la Comunidad Valenciana, fuentes del Ministerio de Hacienda apuntan que se trata una medida recesiva y bastante difícil de compensar.

El ministerio de Hacienda estima que una deflactación del IRPF, tal y como demandan desde el PP y Ciudadanos, es una medida recesiva y bastante difícil de compensar

Así, explican que aun rebajando los tramos del impuesto más bajos, se favorecerían de ello todos y cada uno de los impositores, ya que todos están sujetos a los primeros tramos. Estas fuentes comprenden que habría que compensar la rebaja de impuestos a los impositores con más recursos, mas que hacerlo con la subida de los tramos más altos podría ser confiscatorio y además de esto no sería suficiente para compensar la pérdida de colecta.

En frente de ello, en el Gobierno optan por medidas de ayudas directas, como las que hay para ciertos campos productivos o las que se llevan en materia de becas o rebajas en el transporte, y comprende que las comunidades han escogido la vía fiscal por las contrariedades de administración que acarrea planear actuaciones como estas.

En declaraciones en los corredores del Congreso, María Jesús Montero ha rechazado una «espiral de bajada de impuestos», aun reconociendo que «no es bueno con ciertos impuestos más que con otros», ya que el Impuesto sobre Patrimonio, sobre el que se han anunciado exenciones totales en múltiples comunidades regidos por el PP, siguiendo la estela de la villa de Madrid, «lo paga solo el cero con dos por ciento de la población».

Así, ha protegido que «el país precisa un discute esencial» y «apacible» sobre su sistema tributario, reclamando la necesidad de «contribuir a la justicia social, mas asimismo a la eficacia económica»: «No se trata de crear grandes elites que tengan mucho, sino más bien de hacer una sociedad resistente que, frente a los embates de la economía, tenga capacidad de consumo y de protección de rentas. Que no degenere la economía», ha argumentado.

Aparte de rememorar que el acceso a la Universidad o una intervención quirúrgica «no puede costearse» por una gran parte de la población, ha protegido que «el sistema tributario es el pegamento del conjunto de la sociedad, donde cada uno de ellos aporta en función de su capacidad» y deja «asegurar hacer efectivo el acuerdo constitucional«, garantizando los derechos a la salud, la educación o la residencia.

Por este motivo, Montero ha pedido a las comunidades autónomas que proponen rebajas fiscales «ser congruentes con sus cuestiones y solicitudes«, ya que «la enorme mayoría pide al Gobierno más recursos que vienen de exactamente la misma bolsa de impuestos».

Asimismo en el caso de la UE, atendiendo a la recepción de ciento cuarenta millones del Plan de Restauración. «Resulta poco congruente que los titulares que se protagonizan desde España sean de bajadas fiscales», ha dicho Montero.

La ministra ha subrayado que «una bajada masiva de impuestos no es una recomendación» para encarar la presente crisis energética y de costes, conforme el Banco Central Europeo, la Comisión Europea, el FMI o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, y que, en cualquier caso, estas bajadas «sean quirúrgicas, selectivas, se resguarden a los ciudadanos más frágiles» y «que los que más tengan, más aporten».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.