18.4 C
Madrid
martes 28 septiembre 2021
Inicio Economía El mapa de los impuestos propios en España: Cataluña tiene 13

El mapa de los impuestos propios en España: Cataluña tiene 13

Las comunidades autónomas del régimen común (todas y cada una salvo el País Vasco y Navarra) administran este año setenta y ocho impuestos propios y recargos sobre tributos estatales, con Cataluña a la cabeza, que cuenta con 15 figuras impositivas, al tiempo que en Asturias hay actuales 6 con las que se colectaron el año pasado unos ciento dieciocho millones de euros.

Conforme datos del Ministerio de Hacienda y Función Pública, todas y cada una de las autonomías tienen en nuestros días tributos propios, mas esto podría mudar en un futuro próximo, puesto que el Gobierno de la Comunidad de la capital de España ha anunciado esta semana que tiene pretensión de quitar los 3 impuestos que gestiona: el tributo sobre la instalación de máquinas recreativas en establecimientos de hostelería autorizados; el de depósito de restos, y el de actividades económicas.

Para esto, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso va a empezar la tramitación de una reforma legislativa que, de ser aprobada en la Reunión madrileña, transformará a la villa de Madrid en la única autonomía en España sin impuestos propios y asimismo va a dejar de ingresar tres con cuatro millones de euros por año.

Por contra, Cataluña es, y de largo, la comunidad autónoma con más impuestos propios. Tiene un total de 13, han asegurado a Efe fuentes del departamento de Economía de la Generalitat (la diferencia respecto a los 15 registrados por el Ministerio de Hacienda se debe a que contabilizan conjuntamente múltiples cánones).

Conforme la Generalitat, el año pasado estas figuras impositivas -entonces eran 12 activos- reportaron un total de ciento treinta y siete con tres millones de euros en concepto de colecta.

En verdad, hace algunos días la Generalitat abrió el plazo para abonar un nuevo impuesto, el que va a cobrar por la emisiones de CO2 de los automóviles.

Aparte de este nueva figura impositiva, Cataluña cuenta con impuestos a los grandes establecimientos, a las residencias vacías, a la estancias en establecimientos turísticos, a los activos no productivos de las personas jurídicas -el llamado impuesto a los recursos de mucho lujo- o bien a las bebidas azucaradas envasadas.

Asimismo existen impuestos que gravan la emisión de gases emitidos a la atmosfera por la industria, las emisiones producidas por la aviación comercial, las instalaciones que inciden en el medioambiente, y el listado asimismo incluye un impuesto de protección civil, un canon del agua y cánones sobre restos.

En los últimos tiempos la Generalitat ha justificado la creación de estos impuestos por la insuficiencia del sistema de financiación y, en el caso de los de carácter medioambiental, para combatir las externalidades negativas creadas por ciertas actividades o bien industrias.

Andalucía, la segunda

Conforme el Ministerio de Hacienda y Función Pública, la próxima comunidad con más tributos propios es Andalucía, con 8 impuestos, si bien ciertos de ellos no tienen efecto hoy día.

El Gobierno andaluz ha señalado que en dos mil veinte colectó ciento cuarenta y cinco millones de euros con esas figuras impositivas.

Murcia sostiene 6 impuestos propios: 3 medioambientales (sobre emisiones de gases contaminantes a la atmosfera, sobre vertidos a las aguas litorales y sobre almacenaje o bien depósito de restos), uno sobre los premios del bingo, el recargo sobre el de actividades económicas y el canon de saneamiento, cuya colecta conjunta alcanzó en dos mil veinte los cincuenta y 5 con nueve millones de euros.

Galicia cuenta en dos mil veintiuno con 6 tributos propios, con los que el año pasado sumó una colecta de poco más de ochenta millones de euros.

Del mismo modo, Asturias tiene 6 figuras impositivas propias, con las que colectó en dos mil veinte algo más de ciento dieciocho millones de euros.

Aragón sostiene 5 impuestos propios, todos medioambientales -sobre la emisión de contaminantes a la atmosfera, las grandes áreas de venta, las instalaciones de transporte de energía eléctrica de alta tensión, sobre ciertos usos y aprovechamientos de agua embalsada y sobre la polución de las aguas- con los colecta, en situaciones de normalidad, en torno a 100 millones de euros.

Asimismo administra 5 tributos propios Extremadura, con los que en dos mil veinte colectó prácticamente ciento quince millones de euros.

Canarias del mismo modo dispone de 5 impuestos propios, 3 de ellos (el Impuesto General Indirecto Canario; el Arbitrio sobre la Importación y Entrega de las Mercaderías, y el impuesto de matriculación) pertenecen al bloque de financiación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias.

En lo que se refiere a lo colectado, los datos cerrados que dispone la Consejería de Hacienda del Gobierno de Canarias son de dos mil diecinueve, año en el que colectó dos mil doscientos diez millones de euros, de lo que mil quinientos ochenta y cinco corresponden al Impuesto General Indirecto Canario, que reemplaza al Impuesto sobre el Valor Añadido.

La Comunitat Valenciana tiene 4 impuestos propios, 2 de los que los cobra de manera directa la Generalitat, uno lo cobra la compañía de saneamiento de aguas, y otro está aprobado mas todavía no se aplica.

Sobre la iniciativa de la Comunidad de la capital española, desde el Gobierno valenciano aseguran que los 3 impuestos que se marchan a eliminar suponen «el 0,2 por ciento de la colecta fiscal, esto es, 0,7 euros por año» por madrileño.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha asegurado a EFE que la resolución de Ayuso es una «operación de humo» por la cuantía intrascendente que supone para la colecta de la capital española, y «con el riesgo de que se traslade la impresión de que bajar impuestos, sin examinar más allí, es ventajoso para toda la ciudadanía, cuando la realidad es que una caída de colecta implica ofrecer menos servicios a quienes más lo precisan, o bien que esos ingresos deban llegar por otra vía».

Ha recordado que todas y cada una de las comunidades no tienen exactamente la misma capacidad fiscal ni unas condiciones provechosas para reducir su carga impositiva, «como ha quedado probado con la villa de Madrid con el efecto capitalidad», y ha reiterado que al charlar de impuestos hay que examinar a quién se le baja y qué servicios dejan de prestarse.

Baleares tiene 4 impuestos autonómicos, de los que solo se aplican en la actualidad dos: el impuesto sobre estancias turísticas, que grava las pernoctaciones vacacionales en las islas, y el canon de saneamiento de aguas residuales.

El Govern abalear colectó con estos impuestos el año pasado treinta y 6 con ocho y setenta y ocho millones de euros, respectivamente, cantidades distorsionadas por la crisis de la pandemia de la covid, puesto que en dos mil diecinueve la colecta del impuesto turístico fue de ciento treinta y uno millones de euros y la del canon de depuración de aguas de ochenta y 5 con siete millones.

La Rioja tiene 3 impuestos propios, con los que en dos mil veinte sumó una colecta de algo más de 12 millones de euros.

En Cantabria se aplican en la actualidad 2 impuestos propios, con lo que se colectaron en dos mil veinte unos veintisiete millones de euros.

En Castilla-La Mácula existen 2 impuestos propios, el Impuesto de Actividades que Inciden en el Medio Entorno, con el que en dos mil veinte se colectaron doscientos cincuenta y 6 mil cuatrocientos cincuenta y nueve euros, y el canon eólico, que dejó ingresar prácticamente 8 millones de euros en las arcas públicas el año pasado, han informado a EFE fuentes del Ejecutivo regional.

La Junta de Castilla y León, por su lado, no se plantea continuar los pasos de la villa de Madrid y suprimir sus impuestos propios actuales -de carácter medioambiental que eminentemente pagan las eléctricas.

Hoy día, Castilla y León ingresa prácticamente sesenta y tres millones de euros con el impuesto sobre la afección medioambiental ocasionada por ciertos aprovechamientos del agua embalsada, por los parques eólicos y por las instalaciones de transporte de energía eléctrica de alta tensión, y otros siete con seis millones con el Impuesto sobre la supresión de restos en vertederos, conforme los últimos datos aportados a EFE por la Junta.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.