El Supremo de Israel falla en favor de Netanyahu a pesar de los cargos de corrupcin

thumbnail

El Tribunal Supremo de Israel ha apoyado unánimemente este miércoles la capacidad del presente primer ministro, Benjamin Netanyahu, para formar gobierno pese a su imputación por corrupción, lo que allana el camino a fin de que el pacto de alianza con el opositor Azul y Blanco de Benjamin Gantz salga adelante.

En un fallo emitido a última hora, los once jueces que forman la corte han indicado que aunque no hay una «justificación legal para impedir que Netanyahu forme un gobierno en Israel y prosiga siendo el primer ministro pese a los cargos que pesan en contra suya», ciertas unas partes del pacto proponen «contrariedades significativas» desde el punto de vista legal, con lo que podría resultar «conflictivo».

A lo largo de la vista judicial, que ha durado un par de días, los jueces han escuchado los razonamientos de 8 personas que han tratado de bloquear el pacto, entre ellos el viejo aliado de Gantz, Yair Lapid, líder del partido opositor Yeish Atid, como ha informado el diario local ‘The Times of Israel’.

Una de las cuestiones esenciales abordadas por el Supremo es si un miembro del Congreso de los Diputados encausado, como es el caso de Netanyahu, es susceptible de formar gobierno, como las enmiendas a múltiples leyes aprobadas como una parte del pacto de alianza entre el Likud y Azul y Blanco.

La presidente del Tribunal Supremo, Esther Hayut, ha señalado que Netanyahu es inocente hasta el momento en que se pruebe lo opuesto y que no existe precepto legal alguno que impida a un acusado formar gobierno.

En este sentido, ha señalado que no existen motivos por el que intervenir «de momento», lo que deja la puerta abierta a una posible batalla judicial en el futuro.

Poco antes que se conociese el fallo del Supremo, que políticos del bloque de Netanyahu han jaleado, el Likud y Azul y Blanco han anunciado que el nuevo Gobierno podría prometer el próximo miércoles. Se espera que la Knésset, el Parlamento israelí, apruebe este jueves las enmiendas acordadas como una parte del pacto de alianza.

La ministra de Cultura, Miri Regev, del Likud, ha asegurado que el Tribunal Supremo «ha hecho bien en no intervenir». «El pueblo es soberano en Israel, y ya charló», ha dicho.

El resolución se genera un par de días una vez que ‘Bibi’ advirtiese de unas posibles cuartas elecciones legislativas en poco más de un año caso de que el Supremo fallase contra el pacto de alianza o bien considerara que no es capaz para formar gobierno.

«Fui escogido por una mayoría de los votos. El Likud, encabezado por mí, recibió más votos que ningún partido en la historia del Estado», aseveró el primer día de la semana ya antes de remarcar que un fallo contrario por la parte del Supremo supondría ir «contra la voluntad de la población».

De esta manera, el líder defendió que «hay una gran mayoría de la población y en el Parlamento que desea el Gobierno que se marcha a formar«, ya antes de añadir que «aumentan las posibilidades de unas cuartas elecciones» en el caso de que el Supremo derruya el pacto.

«No es deseable que ningún agente, así sean administrativos o bien el tribunal, intervenga en algo tan básico», afirmó Netanyahu, que aseguró que el pacto alcanzado con Gantz fue «construido de forma minuciosa, con enorme responsablidad».

Conforme el pacto de alianza, firmado el veinte de abril, Netanyahu desempeñaría el cargo de primer ministro a lo largo de dieciocho meses, con Gantz como su alterno, un nuevo rol en el Gobierno israelí.

El pacto fue alcanzado una vez que Gantz rompiese por sorpresa su compromiso electoral de no negociar con Netanyahu, fracturando Azul y Blanco, y tras percibir el orden para formar un Ejecutivo debido a que contaba con el apoyo de la mayor parte de los parlamentarios.

Cargos contra Netanyahu

Netanyahu fue encausado en el mes de noviembre de dos mil diecinueve, tras lo que el primer ministro charló de «intento de cuajo». Está previsto que el juicio arranque a fines de mayo.

El más grave de los casos que pesan contra Netanyahu es el caso cuatro mil, en el que va a hacer en frente de cargos por sobornos, fraude y violación de la confianza por impulsar regulaciones que favorecieron al accionista mayoritario del conjunto Bezeq, Shaul Elovitch, a cambio de una cobertura conveniente del portal Walla.

En el caso mil, el primer ministro va a ser encausado por fraude y violación de la confianza por percibir regalos ilegales valorados en setecientos shekels (cerca de ciento ochenta y tres mil euros) a cambio de favores.

Por otro lado, en el caso dos mil ha sido encausado por fraude y violación de confianza por pactar con ‘Yedioth Ahronoth’ para desgastar al diario de la competencia Israel Hayom –conveniente a Netanyahu– a cambio de una cobertura más conveniente al primer ministro en el primer medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir