El Papa Francisco, en el Vaticano
EP

El Vaticano publicó este lunes una nota esclarecedora para rememorar que la Iglesia católica no puede dar su bendición a las uniones de personas del mismo sexo, una vez que en ciertos entornos eclesiásticos hayan surgido dudas sobre este tema.

«No es legítimo dar una bendición a relaciones, o bien a parejas aun estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (esto es, fuera de la unión inseparable de un hombre y una mujer abierta, por sí sola, a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo», escribe la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Con un ‘Responsum ad dubium’, esto es una contestación a una duda, aprobada por el papa Francisco, el ex- Beato Oficio respondió de manera negativa a el interrogante que se hacían muchos sacerdotes: ¿la Iglesia dispone del poder para dar la bendición a uniones de personas del mismo sexo?. La contestación se debe a que en «ciertos entornos eclesiásticos se están propagando proyectos y propuestas de bendiciones para uniones de personas del mismo sexo» y que «estos proyectos están motivados por una franca voluntad de acogida y de acompañamiento de las personas homosexuales, a las que se plantean caminos de desarrollo en la fe» mas que no pueden transformarse en bendiciones, se señala en la nota.

La Congregación para la Doctrina de la Fe, que dirige el cardenal de España Luis Francisco Ladaria Ferrer, matiza que «Dios ama a cada persona, como asimismo lo hace la Iglesia rechazando toda discriminación injusta». Mas «las bendiciones sobre personas están con relación a los sacramentos, la bendición de las uniones homosexuales no puede ser considerada legítima, cuando sería en cierta manera una imitación o bien una analogía con la bendición nupcial, invocada sobre el hombre y la mujer que se unen en el sacramento del Matrimonio». Y que, se agrega, «no hay ningún fundamento para digerir o bien establecer analogías, ni tan siquiera recónditas, entre las uniones homosexuales y el propósito de Dios sobre el matrimonio y la familia».

Se resalta además de esto que «la declaración de ilicitud de las bendiciones de uniones entre personas del mismo sexo no es en consecuencia, y no desea ser, una discriminación injusta, sino más bien demandar la verdad del rito ritual y de cuanto corresponde de manera profunda a la esencia de los sacramentales, tal como la Iglesia los comprende». Mas insta a «la comunidad cristiana y a los pastores a acoger con respeto y delicadez a las personas con inclinaciones homosexuales» y «saber localizar las modalidades más convenientes».

¿Contestación tras el reportaje?

En un reciente reportaje sobre Francisco del directivo ruso Evgeny Afineevsky, el pontífice argentino afirmaba: «Los homosexuales están en su derecho a estar en una familia. Lo que debe haber es una ley de unión civil, de esa forma están cubiertos legalmente», una cita que fue nueva en el mundo entero provocando además de esto las críticas del ala más conservadora de la Iglesia. Realmente, se trataba de 2 contestaciones diferentes de una entrevista concedida a la cronista mexicana Valentina Alazraki, mas que jamás fueron entregadas por la parte del Vaticano a su canal, Televisa, y editadas y publicadas en el reportaje tal y como si fuera una, sin contextualizar y que se refería a las leyes estatales mientras que charlaba de su patria Argentina.

Mas esta contestación, fuera de contexto, del papa creo confusión e inclusive la Secretaria de Estado contactó con los nuncios (embajadores) en todos y cada país para explicar en una nota que no cambiaba la doctrina. Se trata de esta manera de la primera contestación oficial por la parte del Vaticano a unas palabras que daban, o bien eso se creía, el permiso, que no la bendición, a las uniones civiles por la parte del papa.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.