En busca del perfecto equilibrio para reactivar el campo turstico

thumbnail

Si en el mes de mayo del dos mil diecinueve se recibieron cerca de siete con nueve millones de turistas, conforme los datos del INE, este año la cantidad es un concluyente cero. Y si entonces los visitantes produjeron un gasto de prácticamente ocho mil doscientos millones de euros, en el periodo actual la cantidad es de nuevo nuevamente cero. Con el verano a las puertas, está claro que el país precisa reactivar la industria turística para eludir una crisis económica todavía mayor y, al tiempo, sostener las medidas de prevención precisas para eludir un nuevo rebrote de la pandemia. La cuestión clave es, ¿de qué manera se logra sostener este equilibrio?

Las solicitudes al Gobierno de un ámbito tan diverso como el del turismo se podrían resumir en 2 conceptos: claridad (en los protocolos, las normativas y los requisitos para la llegada de turistas) y flexibilidad (para abrir establecimientos en consonancia con el aforo y prolongar los ertes hasta el momento en que sea preciso). La apertura del tránsito entre comunidades está fijada para finales de junio y la de viajantes internacionales para el 1 de julio. Pese a ello, muchas cadenas hoteleras ya han anunciado que prevén que el aforo se ubique entre el veinticinco por ciento y el cincuenta por ciento . Y entidades como el World Travel & Tourism Council calculan que no se recobrarán los números precedentes a la llegada del coronavirus, hasta el dos mil veintidos.

Entre tanto, pasar a la acción es esencial y más si se tiene presente que el ámbito turístico supone el doce con tres por ciento del Producto Interior Bruto de España y representa el doce con siete por ciento del empleo de todo el país. De ahí que, la CEOE considera preciso pisar el acelerador y reabrir el flujo de visitantes ya antes de la data fijada, para no perder el tren ante países del ambiente como Portugal, Italia o bien Grecia, que comenzarán la reactivación desde el quince de junio –con restricciones– y que están empezando a emplear la etiqueta ‘covid-free’. No obstante, no se debe olvidar que resulta necesario delimitar protocolos de prevención y líneas de entrada y salida seguras, puesto que un nuevo confinamiento sí supondría la estocada terminante no solo para el turismo, sino más bien para el conjunto de la economía de España.

Por esta razón, fijar estándares claros se erige como una medida principal. «Los protocolos han de ser lo más globales posibles, con lo que industria y gobiernos deben trabajar a fin de que todos y cada uno de los procedimientos sean iguales, reconocidos en todas y cada una partes», apuntó Federico J. González Tejera, presidente y CEO de Radisson Hotel Group, en un encuentro digital organizado por la Asociación De España de Directivos. «Hay que conseguir que los gobiernos apoyen al campo y trabajen entre ellos para lograr una reapertura ordenada y con una implementación de protocolos estándar para recobrar la confianza del viajante», agregó Gloria Guevara, presidente y CEO del World Travel & Tourism Council, en exactamente el mismo encuentro.

Por su lado, un total de cincuenta asociaciones provinciales de hostelería, con el apoyo de la patronal Hostelería de España, han entregado esta semana al Gobierno un manifiesto con sus diferentes reivindicaciones. Aparte de la reclamación genérica de «una mayor claridad y trasparencia para planear la reapertura del ámbito», asimismo piden un plan estratégico de relanzamiento y reconversión sectorial, el diseño de campañas de promoción para la reactivación del turismo y la difusión de mensajes que trasladen confianza a los usuarios sobre la seguridad de los establecimientos.

En este sentido y con la meta de asistir a que estos negocios puedan hacer en frente de inconvenientes como la carencia de caja, las pérdidas tras múltiples meses sin facturar o bien la toma de resoluciones sobre en qué momento y de qué manera abrir sus locales, Banco Santander ha reforzado su apuesta por el campo Horeca (Hoteles, Restaurants y Cafeterías), con una oferta de productos y servicios singularmente desarrollada para ellos y con un equipo de gestores especialistas en este segmento. Ahora más que jamás, el banco desea respaldar a este campo en su digitalización, con soluciones como PayGold, que deja cobrar al cliente del servicio por teléfono sin precisar los datos de su tarjeta, o bien el TPV, con funcionalidades concretas, para el servicio de barra, en mesa o bien con el software de administración incluido. Además de esto, la entidad asimismo pone a predisposición de los clientes del servicio del ámbito de la restauración todo género de soluciones de financiación, tanto a corto como en un largo plazo, para adquirir el suministro que precisan para su reapertura, y herramientas como Pago Diligente, que deja administrar el pago a los distribuidores fácilmente y amoldada a cada negocio.

Otra de las solicitudes del ámbito es la de «fijar la distancia de seguridad como criterio para determinar el aforo de los establecimientos, algo que se ha hecho en todos y cada uno de los países europeos salvo en España y Portugal, donde se han establecido aforos». Y en términos económicos, el ámbito hostelero y turístico demanda al Ejecutivo desde hace semanas la creación de una mesa negociadora para delimitar la flexibilización de los ertes, dada la lenta restauración que van a probar sus negocios y la apertura parcial de muchos de ellos, como ayudas en forma de micropréstamos y exenciones fiscales. Unas medidas precisas de forma inmediata, que asimismo se deberían conjuntar con una reflexión más pausada sobre cuál ha de ser el modelo turístico de España en el futuro próximo y si es sustentable que ocupe una parte tan esencial de la economía de España. Eso sí, la vista está fijada ahora en salvar de la mejor forma posible el extraño verano del dos mil veinte.

Corredores aéreos: las islas marcan el paso

Las islas más pequeñas de España van a ser aquellas que marquen el paso en la reapertura turística, tanto por la relevancia que este ámbito tiene en su economía como por el hecho de que son las más avanzadas en la desescalada. Al entrar en la fase tres, La Gomera, El Hierro, La Jocosa (Canarias) y Formentera (Baleares) actuarán de hecho como un laboratorio de pruebas que puede valer de ejemplo para el resto del país.

Tal como ha adelantado la asociación empresarial Exceltur, tanto Canarias como Baleares ya tienen conversaciones adelantadas con ciertos estados alemanes para crear corredores aéreos de seguridad sanitaria, que dejen la llegada de visitantes de los primordiales mercados de origen, especialmente de aquellos con una baja incidencia de la covid-diecinueve. En verdad, los empresarios turísticos solicitan que se llegue a pactos a 2 bandas con países como R. Unido, Francia, Bélgica y Escandinavia a fin de que sean activados a inicios de julio.

De momento, los hoteleros de Formentera han anunciado que las reservas para julio y agosto han llegado ya al cincuenta por ciento merced al turismo nacional y a la garantía de devolución que ofrecen los establecimientos en el caso de no poder viajar a la isla. Una buena nueva, si bien prosiguen demandando un protocolo claro sobre las condiciones de reapertura y que se fomente la llegada de visitantes extranjeros, que suponen la mayoría de turistas en la paradisiaca isla mediterránea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir