Entra en acción PSD2, la nueva normativa que cambia la manera de hacer las compras on line

thumbnail

Los distribuidores de servicios de pago deberían haber migrado este sábado cara soluciones que dejen el cumplimiento de la nueva normativa que demanda aplicar una autentificación reforzada del cliente del servicio en los pagos electrónicos en razón de la nueva normativa PSD2, aunque el Banco de España ha concedido una moratoria en vistas de que muchas compañías no estaban preparadas.

Este sábado catorce de septiembre todos y cada uno de los distribuidores de servicios de pago europeos debían aplicar el nuevo reglamento, que tiene entre sus objetivos progresar la seguridad de los pagos y reducir el fraude en el proceso de autentificación, estableciendo requisitos para el acceso a la aplicación de forma reforzada, entre otros muchos.

Se trata de la directiva PSD2, que tiene por objeto fomentar la trasparencia, la innovación y una mayor seguridad en los servicios de pago, como introducir nuevos servicios o bien establecer requerimientos auxiliares de seguridad en las transacciones de pago electrónicas y en los accesos a las cuentas por medio de internet.

Sin embargo, debido a la dificultad de los mercados de pagos en la Unión Europea y a la necesidad de acometer cambios que dejen a los transmisores aplicar la autentificación reforzada, singularmente para los actores implicados que no tienen la condición de distribuidor de servicios de pago como los comercios electrónicos, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) ha admitido que los supervisores bancarios nacionales concedan un tiempo adicional limitado para la aplicación de la nueva regla.

El Banco de España se ha acogido a esta salvedad, mas con el compromiso de trabajar excepcionalmente con los distribuidores de servicios de pago y el resto de partes, incluyendo usuarios y comercios. Esta flexibilidad está condicionada a que los operadores acuerden con la autoridad monetaria nacional sus planes de migración para ejecutarlos de forma urgente.

El supervisor de España no ha detallado el tiempo auxiliar que concederá a las entidades, mas fuentes financieras consultadas por Europa Press han señalado que la mayor parte de ámbitos implicados pidieron formalmente al Banco de España una moratoria de catorce meses para la entrada en vigor de la regla.

Con todo, muchas son las compañías que sí que se han amoldado cumpliendo el plazo y han comunicado a sus clientes del servicio a través de correo que, a partir de ahora, precisarán un código de verificación que le mandarán a su móvil para acceder a la aplicación.

De igual forma, cuando se registra un nuevo TPP (Third Party Provider), esto es, un nuevo distribuidor externo de servicios on line, se pueden configurar algunos permisos, como de iniciación de pagos, de consulta de fondos o bien de lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir