18.4 C
Madrid
martes 28 septiembre 2021
Inicio Internacional Evacuación masiva en Nueva Orleans y la costa de Luisiana frente a...

Evacuación masiva en Nueva Orleans y la costa de Luisiana frente a la llegada del huracán Ida

Decenas y decenas de miles y miles de residentes de Nueva Orleans y la zona ribereña de Luisiana evacúan este sábado la zona frente a la embestida de Ida, que se prevé se transforme en un huracán «exageradamente peligroso», con vientos sostenidos de hasta ciento treinta millas por hora (doscientos nueve km/h), ya antes de tocar tierra en EE.UU. este domingo.

Con el recuerdo de lo sucedido hace justo dieciseis años con el huracán Katrina, que arrasó la urbe, miles y miles de ciudadanos de Nueva Orleans se agolpan en las autopistas rumbo norte mientras que las autoridades advierten del riesgo que supone el veloz fortalecimiento de Ida, que toma fuerza en las cálidas aguas del Golfo de México tras dejar atrás Cuba y produce ya vientos de cien millas por hora (ciento cincuenta y cinco km/h).

La salida de miles y miles de personas de la zona ribereña ha provocado esenciales retenciones este sábado y ya empezó a escasear el comburente en abundantes puntos en Nueva Orleans y el resto de una zona donde se ha decretado el toque de queda en la parroquia de Terrebonne, que está en la posible trayectoria de Ida.

El que va a ser el primer huracán en tocar tierra en EE.UU. en lo que va de temporada en la cuenta Atlántica está ya a menos de doscientos noventa millas (cuatrocientos setenta km) al sursureste de la desembocadura del río Misisipi, y se adelanta que va a llegar a la costa estadounidense en la tarde o bien noche del domingo como categoría tres o bien cuatro en la escala Saffir-Simpson, de un máximo de cinco y que mide los huracanes dependiendo de la fuerza de sus vientos.

Mas su mayor riesgo es el agua y, conforme el Centro Nacional de Huracanes (NHC), una «asoladora» marejada ciclónica podría elevar el nivel del mar normal hasta quince pies (cuatro,5 metros) en la zona de la desembocadura del Misisipi.

El Servicio Meteorológico Nacional en Nueva Orleans alarma que la marejada ciclónica, así como ráfagas de viento tan fuertes como ciento cincuenta millas por hora (doscientos cuarenta km/h), puede dejar «inhabitables» zonas del sudeste de Luisiana, debido a los «daños estructurales» que pueden padecer las construcciones, «muchos de los que van a ser arrastrados».

A ello habría que sumar grandes y peligrosas olas y grandes cantidades de lluvia, con acumulación de hasta veinte pulgadas (cincuenta centímetros) en el sudeste de Luisiana y el sur del estado de Misisipi hasta el primer día de la semana.

Todo ello podría provocar inundaciones y riadas en esta zona, alertaron los especialistas, que adelantaron que se puedan registrar tornados desde el último día de la semana y hasta la madrugada del lunes en esta zona.

Evacuación obligatoria

La alcade de la urbe, LaToya Cantrell, ordenó este viernes la evacuación obligatoria de las personas que viven fuera del sistema de diques que resguardan la urbe ante posibles inundaciones, y al resto les aconsejó que salgan asimismo de la zona o bien procuren protección.

Y este sábado Cantrell afirmó en rueda de prensa que la resolución de quedarse o bien evacuar debe tomarse «de forma inmediata«, puesto que el «tiempo no está del lado» de la ciudadanía y también Ida va a llegar prontísimo, y han de estar todos preparados ya antes de esta noche.

No menos definitivo fue el gobernante de Luisiana, John Bel Edwards, que ha advertido en múltiples ocasiones que empezó la cuenta atrás para evacuar y que los residentes tienen hasta el anochecer de este sábado para estar listos para la llegada de Ida, que prevé va a tener «serios impactos» en el estado.

Edwards ya solicitó la declaración del estado de urgencia, que poco después fue admitida por el presidente, Joe Biden, para poder acudir con fondos y medios federales a la zona.

Biden fue informado este sábado por la Agencia Federal de Administración de Urgencias (FEMA) sobre los preparativos efectuados y afirmó al comienzo de la asamblea que el hecho de que Ida llegue en el aniversario de Katrina es un «fuerte recordatorio» de que hay hacer «todo lo que resulta posible» para asistir a la población a estar lista para el huracán.

Katrina en la memoria

Considerado como uno de los peores desastres naturales de la historia de E.U. por FEMA, el huracán Katrina ocasionó en dos mil cinco la muerte de mil ochocientos treinta y tres personas y el desplazamiento de prácticamente un millón de habitantes, al perder sus propiedades.

La urbe, construida entre el río Misisipi y el lago Pontchartrain, se anegó prácticamente por completo al romperse los diques de ese lago por los fuertes vientos producidos por el Katrina, que llegó el veintinueve de agosto de dos mil cinco como categoría tres, al tiempo que Ida se prevé que sea de fuerza cuatro.

Mas ahora las autoridades locales aguardan que la inversión millonaria efectuada en el sistema de contención y de bombeo de agua eviten una posible desgracia justo exactamente el mismo día, dieciseis años después. Y aseguran que Nueva Orleans es una «urbe muy, muy diferente en lo que se refiere a seguridad y también infraestructuras» en relación lo que era hace dieciseis años.

Luisiana es una zona habituada a los embates de estas poderosas tormentas tropicales. Ida llega asimismo prácticamente un año una vez que Laura tocara tierra el veintisiete de agosto de dos mil veinte como el huracán más fuerte registrado en este estado, con vientos de ciento cincuenta millas por hora (doscientos cuarenta km/h), y dejase cerca de cuarenta fallecidos en EE.UU.

Ahora llega Ida, que anteriormente pasó por Cuba este viernes, cuando tocó tierra como huracán de categoría 1 y cruzó el país en su extremo occidental sin que hasta el instante se hayan reportados víctimas mortales.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.