18.4 C
Madrid
jueves 28 octubre 2021
Inicio Internacional Ghazaal Habibyar, activista afgana: «Los progenitores afganos tienen temor a mandar a...

Ghazaal Habibyar, activista afgana: «Los progenitores afganos tienen temor a mandar a sus hijas al instituto»

Ghazaal Habibyar sacaba dinero en la ciudad de Kabul cuando los talibanes entraron a la urbe. Esta afgana ha luchado a lo largo de su vida por los derechos y la educación de las mujeres en su país y ahora atiende a El Periódico de Catalunya desde Albania, donde ha debido cobijarse tras la caída de la capital.

-¿Qué fue la primera cosa que pensó con la llegada de los talibanes?

Estaba en estado de shock y también incredulidad. Jamás creemos que llegasen a Kabul tan veloz, fue un shock. Mientras que iba a casa y veía a gente corriendo por doquier, mi incredulidad pasó al temor y la preocupación por nuestro porvenir. Una de las cosas por las que más temía era por el futuro de las pequeñas y las mujeres en Afganistán. La primera vez que llegaron al poder en mil novecientos noventa y dos era una adolescente, estaba en el instituto y nuestros institutos cerraron. Tengo 2 pequeñas y meditar que deberían pasar por lo mismo me daba mucho temor.

-¿Está más preocupada ahora?

Estoy cada días un poco más y más preocupada, en un comienzo afirmaron que habían alterado, que respetarían a las mujeres, que las dejarían estudiar y trabajar, mas vemos que es patraña. Las escuelas prosiguen cerradas para las pequeñas, las universidades públicas han cerrado para las chicas y las profesoras, las mujeres no pueden ir a las oficinas… Lo que se acordó en las negociaciones de Doha con respecto a una nueva versión de los talibanes es patraña. Son exactamente los mismos de ya antes, tienen exactamente la misma mentalidad. Además de esto, han vuelto con ganas de venganza. Buscan a gente que ha trabajado con gobiernos, con oenegés, con los medios… Si no pueden hallarlos, detienen a sus familias y les fuerzan a descubrir su paradero. Es muy realmente preocupante.

Afirmaron que dejarían que las pequeñas fuesen al instituto y no lo han hecho ¿empeorará la situación?

Afirman que lo han prohibido pues desean establecer un entorno seguro para ellas. La última vez que estuvieron en el poder afirmaron lo mismo. Rigieron a lo largo de 5 años y ninguna escuela reabrió. Si miramos las experiencias pasadas, no creo que vuelvan a abrir las escuelas. Soy una mujer musulmana practicante, leo el Corán, llevo hijab, he estudiado el Islam y el género… y en ningún lugar señala que las mujeres no puedan estudiar conque no comprendo que una parte del Islam siguen.

¿Hay quienes han dejado de asistir a las escuelas por temor?

El día de ayer charlaba con una amiga de la ciudad de Kabul sobre sus hijos pues sus hijas no van a clase, me afirmó que iban al instituto y no había profesores para dar clases y que los mandaban a casa día tras día. La mayor parte de los profesores del país son mujeres y no pueden ir al trabajo. La educación, tanto de las chicas, como de los chicos, se verá perjudicada por esta razón. Además de esto, ciertos progenitores tienen temor de expedir a sus hijas a clase, no tanto en el instituto, mas en las universidades privadas hay chicas que tienen temor. Pegan a las mujeres por caminar solas o bien por no llevar el hiyab adecuado. Es peligrosísimo.

-¿Hay un hiyab adecuado?

-No ha salido en las noticias o bien un decreto que afirme cuál es el código de indumentaria con lo que hay diferentes visiones. La gente tiene temor pues jamás se sabe cuál es la versión adecuada para cada talibán y te pueden agredir en cualquier instante.

-¿Qué han supuesto estos veinte años para las afganas?

-Las cosas cambiaron para las mujeres en todo el país. Las chicas iban al instituto en todas y cada una partes, teníamos profesoras… veinte años es bastante tiempo, tenemos una nueva generación de afganas educadas que no conocían los gobiernos talibanes. Para ellas es muy surrealista. Mi generación tiene ciertos recuerdos, mas para estas pequeñas es algo completamente nuevo. Las mujeres han tenido voz aun en las aldeas más perdidas, las cosas habían alterado para ellas, tenían una voz, podían decir lo que quisiesen, teníamos trabajadoras sociales, activistas… Muchos afirman que solo las mujeres de la urbe van a padecer, mas no estoy conforme. Todas y cada una van a padecer si esto continua de esta forma.

-¿Seguirán entonces las quejas de las mujeres?

-Estas mujeres son muy valientes por levantarse contra las armas, en frente de talibanes que no las escuchan. Yo las admiro y me encantaría estar con ellas ahora. Proseguirán hasta determinado punto, en las últimas quejas han identificado los semblantes de ciertas y han ido a procurarlas a sus casas, arrastrando a los hombres de sus familias… Si esto continua, el número de quejas en la ciudad de Kabul se va a ver perjudicado. No es un entorno seguro, irán a por ellas por dar su opinión.

-¿Qué solicitaría a la comunidad internacional?

-Las afganas hemos insistido a la comunidad internacional que los derechos de las mujeres y los derechos humanos están en riesgo en Afganistán. Afirmamos que los talibanes no habían alterado y a lo largo de las últimas semanas lo han probado. Espero que la comunidad internacional no vuelva a olvidarnos como en los noventa. Es esencial que prosigamos apoyando a las mujeres y a las asociaciones que trabajan en el país. Me temo que muchos fondos de ayuda paren como el del Banco Mundial. Si cortamos los fondos no dañamos al Gobierno, dañamos a profesores, a estudiantes… a la sociedad afgana.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.