Iberdrola planea recortar cerca de mil quinientos puestos

Iberdrola planea recortar cerca de mil quinientos puestos

Iberdrola ha planteado a los sindicatos un ajuste de cerca de mil quinientos puestos, en torno al quince por ciento de su plantilla en España, y un recorte en ciertas condiciones de trabajo actuales en la actualidad, como la tarifa de luz sin coste para empleados por la parte de la compañía, en el proceso de negociación abierto para el nuevo acuerdo colectivo de la compañía.

Estas propuestas han sido planteadas por la dirección de la compañía en el comienzo de las negociaciones, con lo que suponen un punto de inicio en un proceso que podría dilatarse aún en el tiempo hasta una resolución terminante, conforme señalaron a Europa Press en fuentes de las negociaciones.

En verdad, este ajuste en la plantilla puesto encima de la mesa por la dirección de Iberdrola se podría abordar a través de prejubilaciones con el costo al cargo de la compañía.

A cierre del año pasado, la plantilla de Iberdrola en España ascendía a prácticamente nueve mil seiscientos empleados. Conforme notifica ‘El Confidencial’, del total de la plantilla de la energética, tres mil trescientos trabajadores superan los cincuenta y uno años de edad.

El pasado diez de septiembre, la energética comunicó la demanda del presente acuerdo colectivo, actual hasta el próximo treinta y uno de diciembre para iniciar de forma inminente las negociaciones del que va a ser su octavo acuerdo. Las negociaciones entre sindicatos y empresa se empezaron el pasado seis de octubre.

Condiciones de los sindicatos

En estas negociaciones, los sindicatos asimismo han puesto de comienzo unas condiciones que van desde aumentos salariales entre el uno con cinco por ciento y el tres con siete por ciento fijo y consolidable a un aumento auxiliar ligado a resultados entre el uno con cinco por ciento y el tres con veinticinco por ciento .

Además de esto, los representantes de los trabajadores han planteado una reducción de las horas anuales de trabajo (mil seiscientos setenta horas) de hasta un siete por ciento , como la concesión de una nueva paga por antigüedad y una paga por firma de acuerdo y un plan de pensiones con aportación de la compañía al cien por ciento para todos y cada uno de los empleados.

Del mismo modo, piden una extensión de la póliza sanitaria para todos y cada uno de los familiares de los empleados, un aumento de los días de vacaciones vinculado a los años de antigüedad, como más flexibilización de jornada y mejoras en conciliación y permisos.

Conforme fuentes conocedoras de las negociaciones, el costo estimado de las propuestas de los diferentes sindicatos fluctúa entre un aumento de un veinte por ciento -sesenta por ciento a lo largo del acuerdo, cuya vigencia acostumbra a ser de cuatro años.

Malestar de los sindicatos

La emergencia en abrir las negociaciones para el nuevo acuerdo colectivo por la parte de la compañía no ha encontrado el respaldo de los sindicatos, que estiman que en la situación actual con la crisis sanitaria del Covid-diecinueve «no era oportuna».

De esta forma, el sindicato Unión General de Trabajadores ha mostrado su malestar por esta resolución, y ha afirmado que «el ambiente y la realidad sanitaria no son propicios», con lo que no se debería abordar negociaciones «tan transcendentes como un acuerdo colectivo mientras que la situación sanitaria se sostenga en la presente inseguridad«.

Por este motivo, ha estimado que en estos instantes la demanda unilateral y adelantada «no se ajusta a lo estipulado en el artículo cuatro del acuerdo colectivo, donde se establece ‘un plazo de aviso previo de un mes a la data de su vencimiento'».

Además de esto, ha subrayado que «sería difícilmente comprensible un acuerdo a la baja con la compañía en máximos», en tanto que «no hay factor actual en la marcha de la compañía que pueda justificar cualquier clase de recorte o bien humillación en las condiciones de trabajo de Iberdrola».

El mes pasado de julio, la energética presentó un beneficio neto de mil ochocientos cuarenta y cinco millones de euros en el primer semestre del año, lo que representa un aumento del doce con dos por ciento respecto al mismo periodo del ejercicio pasado, y reafirmó sus estimaciones de desarrollo de sus ganancias para dos mil veinte en niveles de ‘digito simple medio/alto’, como su política de retribución a sus accionistas, pese al ambiente todavía dudoso por los efectos de la pandemia del Covid-diecinueve.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir