19.4 C
Madrid
jueves 28 octubre 2021
Inicio Sociedad La basura electrónica en dos mil veintiuno va a pesar más que...

La basura electrónica en dos mil veintiuno va a pesar más que la Gran Muralla china

Los humanos producirán en dos mil veintiuno unos cincuenta y siete con cuatro millones de toneladas métricas de basura electrónica, esto es, más que el peso del mayor objeto artificial del planeta, la Gran Muralla china, conforme denunció el Foro de discusión WEEE de productores ecológicos con ocasión del Día Internacional de los Restos Electrónicos.

«La generación mundial de desechos electrónicos está medrando anualmente en dos millones de toneladas, o bien alrededor del tres al cuatro por ciento , un inconveniente atribuido a mayores tasas de consumo de productos electrónicos, que aumentan un tres por ciento anual, ciclos vitales de productos más cortos y opciones de reparación limitadas», apunta el Foro de discusión WEEE en un comunicado.

El Monitor Global de Restos Electrónicos estimó en su informe pertinente a dos mil diecinueve que ese año se produjeron cincuenta y tres con seis millones de toneladas métricas de basura electrónica en el mundo entero, un incremento del veintiuno por ciento en los 5 años pasados desde dos mil catorce.

setenta y cuatro millones de toneladas

De continuar por esa ruta, para dos mil treinta se llegaría a los setenta y cuatro millones de toneladas, añadió la plataforma, que denunció que en un hogar medio europeo hay de media once de setenta y dos artículos que ya no se usan o bien están deteriorados.

Esa organización, de la que forma parte la firma medioambiental de España Recyclia, añade que las estimaciones apuntan a que solo en los hogares de Francia hay entre cincuenta y cuatro y ciento trece millones de teléfonos móviles que no se emplean, lo que supone entre diez y veinte toneladas de restos, y que en U.S.A. se tiran día a día cuatrocientos dieciseis mil dispositivos.

El directivo general del Foro de discusión WEEE, Pascal Leroy, apeló a la responsabilidad individual para deshacerse de los aparatos electrónicos en desuso, de manera que puedan ser reciclados.

«Mientras que los ciudadanos no devuelvan su equipo utilizado, roto, lo vendan o bien lo donen, deberemos continuar extrayendo materiales totalmente nuevos que ocasionan un enorme daño ambiental«, apuntó.

En referencia a la cima climática COP26 que se festejará a comienzos de noviembre en Glasgow (R. Unido), Leroy apuntó que cada tonelada de basura electrónica reciclada «evita cerca de dos toneladas de emisiones de CO2».

En 1 millón de teléfonos móviles, por poner un ejemplo, hay engastados veinticuatro kilogramos de oro, dieciseis kilogramos de cobre, trescientos cincuenta kilogramos de plata y catorce kilogramos de paladio, recursos que podrían recobrarse y devolverse al ciclo de producción sin precisar extraer nuevas materias primas que, en todo caso, produce más CO2 que el reciclaje, añadió la plataforma.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.