Entrada de emergencias del centro de salud de Lannion, en Bretaña, donde se advirtió por vez primera la nueva cepa
Reuters

El covid-diecinueve sigue dando sorpresas: una nueva variación ha sido detectada en el centro de salud de Lannion, en el departamento de Bretaña, dentro de un foco de contagio observado por las autoridades sanitarias desde hace 3 semanas. La cepa, bautizada como 20C, no sería más infecciosa ni más virulenta, no obstante, sería indetectable mediante los test PCR.

“En la actualidad, no hay datos que hagan meditar que esta variación sea más infecciosa. Mas, debido a la complejidad para identificarla, podría circular más de manera fácil sin ser descubierta”, explicó Daniel Levy-Bruhl, responsable de la unidad de infecciones respiratorias de la agencia nacional de salud pública de Francia, este martes. Conforme los primeros análisis, “nada deja acabar ni una gravedad ni una transmisibilidad más importante”, aseguran desde la dirección de la agencia sanitaria.

El trece de marzo, las autoridades confirmaron que de las setenta y nueve personas que formaban una parte del foco de contagio, 8 habían contraído esta nueva variación. Tras someterse a una prueba PCR, 7 de ellas dieron negativo, aunque reunían “un cuadro clínico que sugería la presencia de la covid-19”, especificó el directivo de la Agencia Regional de Salud de Bretaña, Stéphane Mulliez.

Pese a que los 8 perjudicados por la nueva cepa bretona murieron, “no podemos sacar la conclusión de que exista una relación directa de causa y efecto entre la secuencia de esta variación y las muertes”, insistió Mulliez, señalando que se trataba de “pacientes en cuidados intensivos” que desarrollaron una forma grave del coronavirus. La cepa habría sido descubierta a lo largo de los análisis artículo mortem.

Pruebas PCR más complejas

En frente de las contrariedades de detección, la agencia de salud ha “modificado” los métodos de cribado “para llenar la batería de pruebas” que dejará identificar la variación. Específicamente, conforme el responsable regional, las autoridades sanitarias apuestan por pruebas PCR más complejas efectuadas en laboratorio.

Mientras, los análisis efectuados por el Instituto Pasteur apuntan que la cepa bretona “presenta 9 mutaciones en la zona que codifica la proteína S, mas asimismo en otras zonas virales”. Teniendo presente esta observación, la Dirección General de Salud (DGS) ha lanzado una “evaluación para valorar el posible impacto de estos cambios genéticos en la carencia de reconocimiento por la parte de las pruebas virológicas”.

Las autoridades francesas han clasificado esta variación con la etiqueta “bajo vigilancia”, descartando la clasificación “preocupante” concedida a las cepas inglesa, sudafricana y brasileira.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.