13.4 C
Madrid
jueves 24 noviembre 2022
Inicio Sociedad La cuarta ola de la salud mental: se tresdobla la incidencia de...

La cuarta ola de la salud mental: se tresdobla la incidencia de la depresión en las consultas

El temor, el aislamiento, la inseguridad y una sobreinformación incesante y negativa ha traído una cuarta ola, la de los trastornos mentales, que ha tresdoblado la incidencia de los casos de depresión, cuadriplicado los de ansiedad y quintuplicado ciertos casos de agobio postraumático.

Son los datos que ha expuesto este jueves a lo largo del XXVII Congreso Nacional de la Sociedad De España de Médicos Generales y de Familia (SEMG), que se festeja en Palma, el doctor Miguel García Escudero, quien ha alertado aparte del incremento de estos trastornos en la población joven y adolescente: «Vemos una genuina oleada en chicos y chicas», ha alertado.

García Escudero, siquiatra de la Unidad de Trastornos Bipolares del Centro de salud General y Universitario de Elche, ha sentido un aumento de ademanes autolesivos en las personas de una franja de edad que por sí es muy problemática, en la que el suicidio es la segunda causa de muerte externa tras los accidentes de trafico.

Este incremento de las autolesiones como forma de mitigar la ansiedad se debe a esas situaciones de aislamiento y las contrariedades de acceso al contacto social que han sufrido los más jóvenes a lo largo de la crisis sanitaria.

Como el resto de la población, asisten en primera instancia al médico de familia; una de cada 5 consultas en este nivel asistencial debe ver, en verdad, con problemas médicos mental y, si bien están más que capacitados para atender estos casos por el hecho de que son cuadros leve-moderados, les falta el tiempo preciso que requieren nosologías de este género.

Desde el instante en que asisten a consulta hasta el momento en que por último son derivados y tratados por los servicios de salud mental pueden pasar de dos a cuatro semanas. Sin embargo, García Escudero tranquiliza: «En el momento en que un médico de Atención Primaria se encara a un caso que requiere atención urgente, se ve urgente».

La pandemia no hará otra cosa que disparar más casos relacionados con la depresión y la ansiedad; es lo que se ha venido llamando la cuarta ola, la de los trastornos mentales que, ha augurado este especialista, «será un sunami» y continuará a lo largo de un largo tiempo.

Todavía «es pronto» para saber con certidumbre el alcance de esta cuarta ola, múltiples estudios apuntan a que la prevalencia de depresión es 3 veces más elevada, la de la ansiedad, 4 veces más, y 5 en el caso del trastorno por agobio postraumático que ya antes de la pandemia; asimismo han aumentado el insomnio y el distrés sicológico.

Incremento de los antidepresivos

Como consecuencia, va a aumentar la prescripción de antidepresivos. «El autoconsumo es más raro: esta clase de medicamentos tienen un control y la población tiene aún un respeto al empleo de estos fármacos».

A lo largo de la jornada de el día de hoy, múltiples especialistas han abordado asimismo el bastante difícil papel de la Atención Primaria en esta pandemia: de los más de tres con siete millones de contagios, un ochenta y siete por ciento fueron diagnosticados, atendidos o bien seguidos por estos profesionales.

Una cantidad que prueba el enorme papel de contención que han hecho sin el que el sistema hospitalario «habría hecho ‘crack'», ha asegurado el portavoz de la SEMG Lorenzo Armenteros.

«Somos los grandes ignotos de esta pandemia», ha lamentado el doctor, a pesar de que han «trabajado todos y cada uno de los días de la semana, suprimido descansos, aumentado guardas», y lo han hecho «mudos pues era lo que tocaba», mas con un «nivel de hartazgo y olvido muy grande».

Isabel Orlandis, médico de familia en Andratx (Mallorca) ha recordado la dureza de su experiencia al comienzo de la crisis, «sin mascarillas, ni epis, con bolsas de basura, los monos de fumigar que nos facilitaron empresas de jardinería…».

A pesar de ello, no han «dejado de atender a los pacientes en ningún instante, y todo el que ha requerido nuestra asistencia la ha tenido», ha asegurado la doctora.

Orlandis reconoce que, inevitablemente, se han debido desatender otras nosologías y a ciertas de ellas no se ha llegado a tiempo: «hemos encontrado con pacientes que han pasado un infarto en su casa, o bien bultos en la mama que se ha transformado en un tumor en un estado muy avanzado».

La doctora festeja que hayan vuelto las consultas presenciales: «los médicos de familia no somos telefonistas». «Hemos asumido que no quedaba otra, mas ahora los pacientes ya pueden pedir vez, estamos sosteniendo la distancia y medidas de protección y los pacientes nos agradecen poder regresar», ha concluido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.