La Eurocmara aprueba el nombramiento de Lagarde como presidente del BCE

La Eurocmara aprueba el nombramiento de Lagarde como presidente del BCE

El pleno del Parlamento Europeo ha ante este martes ‘luz verde’ al nombramiento de Christine Lagarde como presidente del Banco Central Europeo (BCE) desde el 1 de noviembre, día en el que va a suceder en el cargo a Mario Draghi.

La francesa, que ha descuidado su cargo como directiva gerente del FMI (Fondo Monetario Internacional), ha logrado trescientos noventa y cuatro votos a favor, doscientos seis en contra y cuarenta y nueve abstenciones en una votación segrega que, si bien no era vinculante, cuenta con un esencial peso político.

El BCE ya dio a fines de julio su visto bueno a su designación, con lo que ahora solo queda un paso a fin de que se oficialice. Van a ser los jefes de Estado y de Gobierno los que aprueben formalmente su nombramiento en la cima que va a tener sitio los días diecisiete y dieciocho de octubre en Bruselas.

En el discute que ha tenido sitio este martes en el Parlamento Europeo, el vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, ha señalado que Lagarde cuenta con «todas y cada una de las credenciales» para ocupar el puesto y además de esto ofrece una «fuerte señal» para el equilibrio de género dentro del BCE.

La francesa no ha participado en la discusión, mas ya dejó clara su voluntad de seguir con la política monetaria marcada por su predececesor en una audiencia frente a la comisión de Temas Económicos y Monetarios a inicios de este mes.

A su parecer, los peligros a la baja a los que se encara la economía de la eurozona «no han desaparecido» y la inflación aún es «demasiado baja» y se halla «lejos del objetivo».

Además de esto, Lagarde confió en no tener que reiterar a lo largo de su orden la oración que Draghi en dos mil doce cuando garantizó que haría «todo lo preciso» para salvar el euro, pues esto «querría decir que otros no hacen lo que deben», en referencia a la necesidad de llenar la arquitectura de la moneda única para hacer frente en mejores condiciones a futuras crisis.

En este sentido, la futura presidente del BCE recalcó que la corporación monetaria europea «no opera en el vacío» y defendió que la eficiencia de los estímulos monetarios «puede robustecerse mediante políticas nacionales y europeas convenientes».

Por este motivo, se sumó a la situación subrayada últimamente tanto por Draghi como por la Comisión Europea y demandó a países que cuentan con espacio fiscal como Alemania un incremento del gasto público para alentar la economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir