22.6 C
Madrid
sábado 31 julio 2021
Inicio Salud La pandemia aumenta en veintisiete días el tiempo de espera para acceder...

La pandemia aumenta en veintisiete días el tiempo de espera para acceder a un médico especialista

Las listas de espera para acceder a especialidades médicas básicas aumentaron en veintisiete días de media en el primer semestre de dos mil veintiuno respecto a diciembre de dos mil veinte, pasando de ochenta y ocho a ciento quince días, conforme el primer diagnóstico del Observatorio de la Salud, una plataforma puesta en marcha por el Círculo de la Sanidad para compilar y examinar los primordiales datos y cifras del Sistema Nacional de Salud (SNS) y su funcionamiento.

Además, el porcentaje de pacientes en espera de más de sesenta días se acrecentó del cuarenta y nueve con uno por ciento al cincuenta y dos con siete por ciento. Al tiempo que en el primer mes del verano de dos mil diecinueve había seiscientos setenta y mil cuatrocientos noventa y cuatro pacientes en lista de espera estructural, que son aquellas en espera no atribuible a causas que impiden la intervención por otros motivos diferentes a la capacidad del sistema; en el primer mes del verano de dos mil veinte la cantidad subía en algo más de veinte pacientes, situándose en seiscientos noventa y mil quinientos ocho.

En este punto, llama la atención que los pacientes en espera a treinta y uno de diciembre de dos mil diecinueve eran setecientos cuatro mil novecientos noventa y siete, algo más que 6 meses después, ya iniciada la pandemia y en picos de máxima incidencia. «Esta aparente minoración se explica pues, de forma paralela al cese de la actividad quirúrgica programada, se aúna un brusco descenso de las nuevas entradas en listas de espera», apunta el estudio.

Por otra parte, a lo largo de la primera ola de la pandemia, el tiempo medio en espera de intervención fue de ciento setenta días, cincuenta y cinco más que en año precedente. Entre las especialidades, todas y cada una aumentaron su tiempo de espera, resaltando de forma positiva el caso de dermatología, cuyas listas solo se vieron aumentadas en nueve días.

Si se examinan los datos a nivel autonómico, resaltan Castilla y León, la capital española y La Rioja como las comunidades en las que se registró un mayor número de fallecidos a lo largo de la primera ola de la pandemia. No obstante, la mayor letalidad, que se asocia al número de fallecidos por casos diagnosticados, se registró en Castilla y León y Extremadura.

Efectos de la pandemia

Estos datos no coinciden, en cambio, con la minoración de la actividad quirúrgica programada y de la actividad ordinaria. De esta manera, la mayor demora en intervenciones se dio en Castilla-La Mácula, Cataluña y Andalucía, al paso que la mayor tasa de retraso en consultas se generó en Cataluña, Canarias y Aragón.

En este sentido, aunque la primera ola influyó a nivel nacional sobre la accesibilidad al SNS, los datos llevan a la conclusión de que «no hay una relación entre las comunidades autónomas con mayor impacto en mortalidad o bien letalidad y una mayor reducción de la actividad ordinaria».

Una de las hipótesis que se plantea en el informe es que la reducción de la demanda influyese de manera directa en la progresión de pacientes en espera de consulta o bien intervención. No obstante, este análisis emplaza a aguardar a los datos terminantes de actividad para apreciar de forma terminante el impacto de esta primera ola.

«Los efectos de la pandemia que empezó en dos mil veinte y de la que aún estamos padeciendo los que aguardemos sean los últimos coletazos, no solo van a repercutir en la mortalidad, sino más bien en todas y cada una de las dimensiones que conforman el sistema, desde los aspectos demográficos, hasta el impacto de la crisis sanitaria en los procesos y calidad del SNS, pasando por factores socioeconómicos, morbilidad, o bien condicionantes de salud, entre otros muchos», medita el presidente del Círculo de la Sanidad, Ángel Puente.

Por este motivo, para Puente, «esta serie de informes de análisis de datos son esenciales para tener una foto fiable de la situación del sistema que nos dé los datos suficientes para actualizar las estimaciones de recursos sanitarios y gasto, tanto en el Estado en conjunto como en las comunidades autónomas».

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.