El dormitorio es un lugar donde el tiempo que pasamos no solo lo invertimos en dormir. Hay muchas otras cosas para las que lo usamos, como por ejemplo para leer, meditar o también a modo de pequeño despacho.

Por ello la iluminación, en la que son expertos lamparas-en-linea, juega un papel muy importante a la hora de reformarlo o hacerlo de nuevas.

Sugerencias de lámparas para el dormitorio

Dependiendo de si se trata de un dormitorio individual, de matrimonio o compartido habrá que contar con las necesidades de cada uno y buscar la forma de agradar a todos.

La mejor iluminación para los dormitorios es aquella que aporta por un lado un grado de luz elevado, y por otro, tenue para no molestar en caso de compartir la estancia.

Esto podemos conseguirlo combinando diferentes tipos de lámparas. Las más indicadas siempre dependerán de la estructura de la estancia y del mobiliario, pero hoy en día con la cantidad de modelos que existen sería difícil no encontrar las adecuadas.

Iluminación general del dormitorio

Las mejores para crear una zona global que sea la base de la iluminación principal, son las que se pueden empotrar, o sujetar, en el techo, y también pueden ser accesorias si son regulables tanto en potencia como en posición. 

Deben colocarse por encima de nuestra zona de visión si van a ser las principales, ya que de esta manera evitaremos zonas de oscuridad y reflejos incómodos.

Iluminación de las zonas de relax

En los lugares de la habitación que utilicemos para descansar leyendo, o haciendo alguna actividad relajante, debemos poner lámparas que nos permitan una visión clara sin ser ni muy directa ni excesiva.

Las lámparas de pie, que no deben quedar solamente reservadas para las salas, son una fuente de luz idónea, ya que por lo general son regulables en altura y cuentan con pantallas que se pueden ajustar.

En el caso de que la zona a iluminar sea la de dormir, además de contar con las infalibles de mesilla podemos decantarnos por las de pinza. Estas se sujetan al cabecero y no permitirán tener la luz encendida sin molestar a nadie.

Iluminación de las zonas de trabajo o estudio

Aquí la luz juega un papel fundamental dado que es una de las zonas dónde más puede sufrir nuestra visión. Entre pantallas de ordenadores, papeles, libros y accesorios, una mala iluminación puede provocarnos dolores de cabeza, aumento del cansancio general y fatiga visual.

Lo ideal es contar con una luz principal tipo flexo para poder situar su foco sobre la mesa en función de la tarea que estemos realizando, y otra más pequeña que nos sirva de complemento para las partes del escritorio que no usamos tanto, pero necesitamos tener a la vista.  

El tipo que escojamos, además de cumplir con su función, debe integrarse de forma armónica con el estilo decorativo que hayamos elegido.

Un dormitorio bien iluminado, con lámparas bonitas y adecuadas y en consonancia con el resto de los elementos, dará juego durante mucho tiempo y evitará el que nos aburramos fácilmente de él.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.