Las extinciones masivas prosiguen un ciclo de veintisiete millones de aos

Las extinciones masivas prosiguen un ciclo de veintisiete millones de aos

Las extinciones masivas de animales terrestres prosiguen un ciclo de más o menos veintisiete millones de años, coincidiendo con extinciones masivas de vida oceánica documentadas previamente.

Un nuevo análisis publicado en la gaceta Historical Biology asimismo halla que estas extinciones masivas se alinean con los primordiales impactos de asteroides y los asoladores derrames volcánicos de lava llamados erupciones de basalto de inundación, lo que da causas potenciales de por qué razón ocurrieron las extinciones.

«Semeja que los impactos de grandes cuerpos y los pulsos de la actividad interna de la Tierra que crean un vulcanismo de flujo de basalto pueden estar marchando al mismo ritmo de veintisiete millones de años que las extinciones, quizás al son de nuestra órbita en la galaxia», afirmó en un comunicado Michael Rampino, maestro del Departamento de Biología de la Universidad de la ciudad de Nueva York y autor primordial del estudio.

Hace 66 millones de años, el setenta por ciento de todas y cada una de las especies en la tierra y en los mares, incluyendo los dinosaurios, se extinguieron súbitamente, a consecuencia de la catastrófica secuela de la colisión de un enorme asteroide o bien cometa con la Tierra. Más tarde, los paleontólogos descubrieron que semejantes extinciones masivas de la vida marina, en las que desaparecía hasta el noventa por ciento de las especies, no eran acontecimientos azarosos, sino parecían acontecer en un ciclo de veintiseis millones de años.

En su estudio de Biología Histórica, Rampino y los coautores Ken Caldeira de la Corporación Carnegie para la Ciencia y Yuhong Zhu del Centro de Ciencia de Datos de la Universidad de la ciudad de Nueva York, examinaron el registro de extinciones masivas de animales terrestres y concluyeron que coincidían con las extinciones de la vida en los océanos. Asimismo efectuaron nuevos análisis estadísticos de las extinciones de especies terrestres y probaron que esos acontecimientos prosiguieron un ciclo afín de más o menos veintisiete,5 millones de años.

¿Qué podría estar ocasionando las periódicas extinciones masivas en tierra y en los mares? Las extinciones masivas no son los únicos acontecimientos que ocurren en ciclos: las edades de los cráteres de impacto, creados por asteroides y cometas que chocan contra la superficie de la Tierra, asimismo prosiguen un ciclo que se alinea con el ciclo de extinción.

Los astrofísicos proponen la hipótesis de que las lluvias de cometas periódicas ocurren en el Sistema Solar cada veintiseis a treinta millones de años, generando impactos cíclicos y resultando en extinciones masivas periódicas. El Sol y los planetas recorren el atestado plano medio de la Vía Láctea más o menos cada treinta millones de años.

A lo largo de esos instantes, posiblemente se generen lluvias de cometas, lo que provocará grandes impactos en la Tierra. Los impactos pueden crear condiciones que agobiarían y potencialmente matarían la vida terrestre y marina, incluyendo la obscuridad y el frío extendidos, los incendios forestales, la lluvia ácida y el agotamiento del ozono.

«Estos nuevos descubrimientos de extinciones masivas repentinas y coincidentes en la tierra y en los océanos, y del ciclo común de veintiseis a veintisiete millones de años, dan crédito a la idea de acontecimientos desastrosos globales periódicos como desencadenantes de las extinciones», afirmó Rampino. «En verdad, ya se sabe que 3 de las aniquilaciones masivas de especies en la tierra y en el mar ocurrieron al tiempo que los 3 mayores impactos de los últimos doscientos cincuenta millones de años, cada uno de ellos capaz de ocasionar un desastre global y provocar extinciones masivas».

Los estudiosos se sorprendieron al localizar otra posible explicación alén de los asteroides para las extinciones masivas: erupciones de flujo de basalto o bien erupciones volcánicas gigantes que cubren vastas áreas de lava. Las 8 mortandades masivas coincidentes en la tierra y en los océanos coincidieron con los tiempos de las erupciones de basalto de inundación. Estas erupciones asimismo habrían creado condiciones severas para la vida, incluidos breves periodos de frío intenso, lluvia ácida, destrucción del ozono y incremento de la radiación; A más largo plazo, las erupciones podrían provocar un calentamiento de efecto invernadero mortal y más ácido y menos oxígeno en el océano.

«Las extinciones masivas globales supuestamente fueron ocasionadas por los impactos cataclísmicos más grandes y el vulcanismo masivo, tal vez en ocasiones trabajando en conjunto», añadió Rampino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir