Las nuseas matinales graves en el embarazo aumentan el peligro de depresin

Las nuseas matinales graves en el embarazo aumentan el peligro de depresin

Las náuseas matinales graves aumentan el peligro de depresión a lo largo de y tras el embarazo, conforme una nueva investigación que publica la gaceta ‘BMJ Open’.

Las náuseas matinales graves, conocidas como hiperemesis gravídica (HG), son una enfermedad desgastante que afecta a alrededor del 1-dos por ciento de las mujeres embarazadas en el R. Unido. Considerablemente más grave que las náuseas matinales «normales», es una de las razones más habituales de hospitalización a lo largo del embarazo y puede proseguir hasta el nacimiento.

Las mujeres que las padecen pueden estar postradas en cama a lo largo de semanas, padecer deshidratación y pérdida de peso y, de forma frecuente, no pueden trabajar o bien cuidar a otros hijos.

El estudio, efectuado por estudiosos del Imperial College London y el Imperial College Healthcare NHS Trust, ha encontrado que prácticamente la mitad de las mujeres con HG padecían depresión prenatal y prácticamente el treinta por ciento tenía depresión posnatal. En las mujeres sin la afección, solo el 6 por ciento ensayó depresión prenatal y el 7 por ciento padeció depresión postparto.

La doctora Nicola Mitchell-Jones, especialista en obstetricia y ginecología y autora primordial del estudio, piensa que ni los profesionales de la salud ni el público por norma general se toman suficientemente de verdad el impacto sicológico de la afección.

«Nuestro estudio muestra que las mujeres con HG tienen en torno a 8 veces más probabilidades de padecer depresión prenatal y 4 veces más probabilidades de tener depresión postparto», apunta.

«Ciertas mujeres del estudio aun tuvieron pensamientos de autolesión mientras que padecían HG. Estas cantidades son sorprendentes y deberían reflejarse en el tratamiento que reciben las mujeres -agrega-. Precisamos hacer más que sencillamente tratar los síntomas físicos de HG. La evaluación de la salud mental y el apoyo asimismo ha de ser una rutina para cualquier mujer con esta afección».

El estudio reclutó a doscientos catorce mujeres en 3 centros de salud de Londres: Chelsea and Westminster Centro de salud NHS Foundation Trust, Queen Charlotte’s and Chelsea Centro de salud y St Mary’s Centro de salud (los dos una parte del Imperial College Healthcare NHS Trust), en el primer trimestre del embarazo.

La mitad fueron reclutados al ingreso al centro de salud con síntomas de HG, y se reclutó un conjunto de control de tamaño afín, sin náuseas ni vómitos significativos.

Ninguna de las participantes del estudio había sido tratada por problemas médicos mental en el último año. Las mujeres fueron evaluadas por su bienestar sicológico en el primer trimestre del embarazo y 6 semanas tras el parto.

De las mujeres con HG, el cuarenta y nueve por ciento ensayó depresión a lo largo del embarazo en comparación con solo el 6 por ciento en el conjunto de control. Solo el 7 por ciento del conjunto de control tenía depresión postparto, en comparación con el veintinueve por ciento en el conjunto con HG. La mitad de las mujeres con HG se vieron obligadas a ausentarse del trabajo a lo largo de 4 o bien más semanas a lo largo de o bien tras el embarazo.

Si bien el estudio no halló un vínculo directo entre la HG y el vínculo entre madre y también hijo, otras investigaciones han probado que la depresión puede tener un efecto negativo en este vínculo. Tristemente, 8 mujeres con HG reclutadas para el estudio interrumpieron sus embarazos, pese a que originalmente expresaron su deSeo de quedarse con el bebé.

«Si bien no podemos decir que HG fue la razón primordial de esas resoluciones, efectivamente puede haber jugado un papel que es desgarrador», punta la doctor Mitchell-Jones, quien padeció de HG a lo largo de su primer embarazo en dos mil dieciocho.

«Estuve entrando y saliendo del centro de salud, pasé prácticamente 6 meses en la cama, mas tuve la fortuna de tener un empleador y una familia que me apoyaran -recuerda-. Muchas mujeres no pueden abonar esa cantidad de tiempo libre del trabajo o bien son madres que se quedan en casa con pequeños pequeños que cuidar. Con demasiada frecuencia, sus parejas, familiares o bien colegas no les ofrecen el apoyo que precisan por el hecho de que no entienden el gravedad de lo que pasan estas mujeres. Precisamos instruirlas, como a los profesionales de la salud».

La doctora Mitchell-Jones espera que sus descubrimientos puedan ayudar a prosperar la entendimiento de la HG y mudar las pautas clínicas sobre de qué forma se trata a las mujeres con la afección, para incluir un examen sicológico y la derivación a un especialista en salud mental cuando sea preciso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir