14.1 C
Madrid
jueves 29 septiembre 2022
Inicio Salud Llega el otoño: ¿Por qué se nos cae más el pelo? ¿En...

Llega el otoño: ¿Por qué se nos cae más el pelo? ¿En qué momento me debo preocupar?

Si hay algo frecuente en las consultas de dermatología a lo largo del otoño, la palma se la lleva el aumento de citas por un motivo: el incremento de la pérdida del pelo.

Mas ¿por qué se cae más el pelo a lo largo de esta temporada del año? ¿Nos debemos preocupar? Calma.

La pérdida del pelo en otoño es un proceso normal llamado “efluvio telógeno”, como explica el doctor Sergio Vañó, organizador del Conjunto de Tricología de la Academia De España de Dermatología y Venereología.

El pelo se renueva día a día. Cerca de cien pelos se desprenden a diario de nuestro cuero capilar y son reemplazados por exactamente la misma cantidad de pelos que empiezan a nacer. Lo que sucede en otoño es que, sencillamente, el proceso se acelera y se cae más cantidad de pelo… mas asimismo nace más cantidad.

  • «El pelo tiene un desarrollo cíclico: sale un pelo que dura entre dos y 6 años y después aparece un pelo nuevo que lo empuja. No obstante, este ciclo no es incesante a lo largo del año», explica Eduardo Nagore, dermatólogo de AEDV.

La mayor caída de pelo en otoño no es alarmante, mas si se alarga en el tiempo se debe asistir a un dermatólogo Freepik


Y es que los ritmos de desarrollo y desarrollo de cada folículo -tenemos entre ciento treinta y ciento cincuenta-, cuentan con sus peculiaridades y duración.

Y si bien no hay forma de prevenirlo ni evitarlo (si bien asisten los tratamientos anticaída), de entrada no debe ocasionarnos ninguna preocupación. Afirmamos de entrada, por el hecho de que en ocasiones no es tan fácil. Y para advertir si estamos frente a un proceso natural o frente a un inconveniente pilífero mayor, hay múltiples síntomas que nos pueden dar la pista.

Si la caída es muy rebosante, si no cesa en el tiempo y si observamos que empieza a afectar a nuestra densidad pilífero o que “clarea” nuestro cuero capilar, lo mejor es asistir al dermatólogo. Por el hecho de que probablemente no sea a raíz del otoño.

Y en un caso así, la pérdida del cabello, la pérdida anormal de pelo, puede tener distintas causas. Hay causas genéticas y hormonales, mas asimismo determinadas enfermedades, medicamentos o déficits alimentarios pueden ocasionar una caída anormal del pelo.

¿Por qué se cae el pelo en otoño?

A una persona sana se le pueden caer entre ochenta y cien pelos al día sin que esto sea preocupante.

En otoño la pérdida del pelo puede acrecentar hasta las cuatrocientos unidades. En cualquier caso, se trata de pelo que se va a recobrar.

«Hay una fase del ciclo pilífero en que cae más ese pelo que debe caer y acostumbra a coincidir con el otoño», aclara el doctor Nagore.

Esta caída estacional -famosa como efluvio telógeno- afecta con mayor intensidad a las mujeres, y este pelo vuelve a nacer sin inconvenientes después.

De esta manera, el ciclo pilífero prosigue 3 fases:

  • En la fase anágena o fase de desarrollo las células de la raíz están activas y se forma el nuevo pelo.

  • A lo largo del periodo de transición o fase catágena se detiene el desarrollo y el folículo cambia de forma.

  • En la etapa telógena o de reposo el folículo descansa y el pelo comienza a caer. Una vez finalizada esta última fase se vuelve a comenzar el ciclo.

Factores como la genética, la dieta, el agobio o el embarazo determinan las distintas fases, mas estas acostumbran a centrarse en unas temporadas específicas.

Así, por poner un ejemplo, las temporadas telógenas son el otoño y la primavera, al paso que la fase anágena tiene sitio en verano y en invierno.

¿En qué momento debemos asistir al médico?

Si bien no hay que asustarse si en otoño el pelo cae más, frente a la duda se debe preguntar a un dermatólogo, que va a poder determinar si la caída es normal o patológica.

«Si el pelo comienza a clarear, está más fino y enclenque o la caída se está alargando mucho en el tiempo, lo mejor es visitar un especialista», apunta Nagore.

Además de esto, hay otras señales que nos pueden dar más pistas sobre la necesidad de ponerse a cargo de un experto:

  • Pérdida de pelo en las cejas o las pestañitas.

  • Calvas circulares por diferentes zonas del cuero capilar.

  • Picor en la zona donde se aprecia menos densidad.

  • Si en la zona donde se pierde pelo existe rubicundez o inflamación en torno a los folículos.

«Hoy día, esta nosología se puede atender de forma efectiva: desde medicamentos muy avanzados hasta trasplantes«, calma el dermatólogo.

¿De qué forma revisar la cantidad de pelo que se cae?

A veces no nos damos cuenta cuando se nos cae el pelo, especialmente si lo tenemos corto, por el hecho de que no lo vemos en el cepillo o en la ducha.

Hay algunos métodos para contabilizar el número de pelos. Uno de ellos consiste en pasar la mano por el pelo para recoger sobre un fondo blanco el pelo que nos ha caído.

Se consideraría anormal que se desprendiesen más de quince pelos, mas pueden intervenir otros factores que hacen que esta prueba no sea en lo más mínimo concluyente.

Además de esto, hay que tomar en consideración que no todo el pelo que cae en un día corresponde al pelo que debería caer ese día.

Una parte del pelo contabilizado puede corresponder a días anteriores en los que el pelo no se ha lavado o peinado y han quedado pelos anclados al cuero capilar.

Así que, normalmente, podríamos decir que la caída estacional se genera primordialmente en el instante del lavado o cepillado del pelo, en una temporada muy específica del año.

Tratándose de otro género de caídas patológicas, estas se generan lentamente mas incesante y continuada.

¿De qué forma frenar la caída?

Como asevera el doctor, la pérdida estacional de pelo es un proceso absolutamente normal y «no hay que darle relevancia por el hecho de que se recobrará solo».

Un procedimiento eficiente para eludir la caída del pelo es jamás dormir con el pelo mojado Freepik


En todo caso, el especialista nos da una serie de recomendaciones a proseguir a fin de que está pérdida afecte a nuestro pelo lo menos posible:

  • Cepíllate el pelo ya antes de lavarlo. Con este ademán suprimes la suciedad y los embrollos ya antes de lavar el pelo y evitarás que se rompa.
  • Acuéstate siempre y en todo momento con el pelo seco para eludir la humedad que resta vitalidad en el pelo y crea embrollos y rupturas.
  • Masajea tu cuero capilar. Esto mejora el riego sanguíneo y, por consecuencia, la oxigenación y alimentación en la vaina epitelial.
  • Evita coletas, trenzas y recogidos tensos. Este género de peinados desestructuran la fibra pilífero.
  • Lávate el pelo las veces que precises: Lavarse el pelo no hará que se caiga más. Aun, si se hace deporte, se puede lavar un par de veces al día sin inconveniente.
  • Suplementos de vitaminas y fármacos: Si bien lo aconsejable es aguardar a que el pelo se recupere solo, en ciertas ocasiones se hacen precisos los complementos de vitaminas.

El doctor Nagore aconseja suplementos con alto contenido en hierro para aquellas mujeres con reglas rebosantes cuya pérdida no sea adecuadamente reemplazada en el mes.

Y es que la carencia de hierro puede provocar pérdida del pelo ferropénica o sideropénica, un trastorno con entidad propia y anterior a la caída de pelo por anemia.

Por otra parte, cuando esta pérdida se da por un inconveniente genético, el médico podría dirigir fármacos vasodilatadores como minoxidil o finasteride.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.