Los bebs nacidos por cesrea tienen ms bacterias «potencialmente peligrosas»

thumbnail

Una nueva investigación ha probado que los bebés nacidos por vía vaginal tienen bacterias intestinales diferentes que los que nace por cesárea, conforme aseguran científicos del Instituto Wellcome Sanger, el University College de la ciudad de Londres, la Universidad de Birmingham y sus cooperadores en Australia, que publican en la gaceta ‘Nature’.

Los estudiosos descubrieron que, al tiempo que los bebés nacidos por vía vaginal consiguieron la mayor parte de sus bacterias intestinales de su madre, los nacidos por cesárea no, y en su sitio tenían más bacterias asociadas con ambientes hospitalarios.

El papel preciso de las bacterias intestinales del bebé no está claro y no se sabe si estas diferencias al nacer van a tener algún efecto en la salud siguiente, mas los estudiosos hallaron que las diferencias en las bacterias intestinales entre los bebés nacidos por vía vaginal y por cesárea en buena medida se igualaron a los 1 año de edad, aunque se precisan grandes estudios de seguimiento para determinar si las diferencias tempranas influyen en los resultados de salud.

En todo caso, los especialistas del Royal College of Obstetricians and Gynecologists apostillan que estos descubrimientos no deberían disuadir a las mujeres de tener una cesárea.

Este estudio, el más grande nunca efectuado sobre microbiomas neonatales, asimismo descubrió que el microbioma de los recién nacidos por vía vaginal no procedía de las bacterias vaginales de la madre, sino más bien del intestino.

Esto pone en lona de juicio la práctica discutida de adecentar los bebés nacidos por cesárea con bacterias vaginales de la madre. Entender de qué forma impacta el proceso de nacimiento en el microbioma del bebé dejará futuras investigaciones sobre terapias bacterianas.

El microbioma intestinal es un ecosistema complejo de millones de microbios, y se piensa que es esencial de cara al desarrollo del sistema inmune. La carencia de exposición a los microbios adecuados en la primera niñez se ha implicado en enfermedades autoinmunes como el asma, las alergias y la diabetes.

No obstante, no se entiende totalmente qué esencial es el microbioma intestinal inicial para el desarrollo y la salud del sistema inmunitario del bebé, de qué forma se desarrolla el microbioma de un bebé o bien qué le sucede con los diferentes modos de nacimiento.

Para entender más sobre el desarrollo del microbioma, y si el procedimiento de parto afectó esto, los estudiosos estudiaron mil seiscientos setenta y nueve muestras de bacterias intestinales de prácticamente seiscientos bebés sanos y ciento setenta y cinco madres. Se tomaron muestras fecales de bebés de 4, 7 o bien veintiuno días de edad, que habían natural de centros de salud del R. Unido por parto vaginal o bien cesárea. Ciertos bebés asimismo fueron seguidos después, hasta el año de edad.

Usando la secuenciación de ADN y el análisis genómico, los estudiosos pudieron ver qué bacterias estaban presentes y descubrieron que había una diferencia significativa entre los 2 procedimientos de parto. Y descubrieron que los bebés nacidos por vía vaginal tenían considerablemente más bacterias asociadas a la salud de sus madres que los bebés que nacieron por cesárea.

El doctor Trevor Lawley, autor primordial del artículo del Instituto Wellcome Sanger, asegura que «esta es la mayor investigación genómica de los microbiomas de los recién nacidos hasta la data. Descubrimos que el modo perfecto de parto tuvo un enorme impacto en las bacterias intestinales del recién nacido. Una mejor entendimiento de qué especies de bacterias asisten a crear un microbioma saludable para bebés podría dejarnos crear terapias bacterianas».

Estudios limitados precedentes habían sugerido que las bacterias vaginales son ingeridas por el bebé al atravesar el canal de parto. No obstante, este estudio a gran escala halló que los bebés tenían poquísimas bacterias vaginales de su madre en sus intestinos, sin diferencias entre los bebés nacidos por vía vaginal o bien por cesárea.

A lo largo del parto, el bebé va a entrar en contacto con bacterias del intestino de la madre. El estudio descubrió que eran las bacterias intestinales de la madre las que formaban una gran parte del microbioma en los bebés nacidos por vía vaginal.

Como los bebés nacidos por cesárea tenían muchas menos de estas bacterias, este estudio no halló patentiza que respalde prácticas discutidas de ‘frotis vaginal’, que podrían trasferir bacterias peligrosas al bebé.

En vez de ciertas bacterias de la madre, los bebés nacidos por cesárea tenían más bacterias que generalmente se adquieren en los centros de salud, y eran más propensas a tener resistencia antimicrobiana.

Los estudiosos aislaron, medraron y secuenciaron los genomas de más de ochocientos de estas bacterias potencialmente patógenas, confirmando que eran lo mismo que las cepas que ocasionan infecciones del torrente sanguíneo en los centros de salud del R. Unido. Si bien estas bacterias por norma general no ocasionan enfermedades en el intestino, pueden ocasionar infecciones si entran en el sitio equivocado o bien si falla el sistema inmunitario.

El doctor Nigel Field, autor primordial del artículo, del UCL, precisa que el estudio «mostró que conforme los bebés medran y absorben bacterias cuando se nutren y de todo cuanto los rodea, sus microbiomas intestinales se vuelven más afines entre sí. Tras el destete, las diferencias de microbiomas entre los bebés nacidos por cesárea y los que nacen por vía vaginal se han compensado prácticamente. Aún no sabemos si las diferencias iniciales que hallamos van a tener alguna implicación para la salud».

La doctora Alison Wright, obstetra asesora y vicepresidenta del Royal College of Obstetricians and Gynecologists, explica que, «habitualmente, una cesárea es un procedimiento que salva vidas y puede ser la elección adecuada para una mujer y su bebé. El papel preciso de el microbioma en el recién nacido y los factores que pueden mudarlo todavía son dudosos, con lo que no pensamos que este estudio deba disuadir a las mujeres de tener una cesárea. Este estudio muestra que se requiere más investigación para prosperar nuestra entendimiento de esta esencial área».

A todas y cada una de las mujeres que tienen una cesárea ahora se les ofrecen antibióticos ya antes del parto para asistir a prevenir que la madre desarrolle infecciones postoperatorias, lo que quiere decir que el bebé asimismo recibe una dosis de antibióticos por medio de la placenta. Esto asimismo podría ocasionar ciertas diferencias de microbioma observadas entre los 2 métodos de nacimiento.

El estudioso primordial del estudio del bioma del bebé, maestro Peter Brocklehurst, de la Universidad de Birmingham, apunta que «las primeras semanas de vida son una ventana crítica del desarrollo del sistema inmunitario del bebé, mas sabemos poquísimo a este respecto. Precisamos urgentemente que se haga un seguimiento de este estudio, observando a estos bebés conforme medran para poder ver si las diferencias tempranas en el microbioma conducen a algún problema médico. Otros estudios nos van a ayudar a entender el papel de las bacterias intestinales en la vida temprana y podrían asistirnos a desarrollar terapias para crear una salud microbioma».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir