18.4 C
Madrid
jueves 28 octubre 2021
Inicio Economía Los especialistas estiman que el coste del gas no bajará hasta primavera

Los especialistas estiman que el coste del gas no bajará hasta primavera

Los costos del gas natural sostendrán su tendencia alcista en los mercados internacionales en los próximos meses, mas bajarán cuando pase el invierno, siempre y cuando no se acentúen las tensiones geopolíticas que afectan a productores clave como Rusia y Argelia, conforme los especialistas consultados por Efe.

Relacionadas

  • El coste de la luz baja a lo largo del fin de semana: ciento cincuenta y nueve con treinta y siete euros/MWh el sábado y ciento cuarenta y seis con cincuenta y siete el último día de la semana

La escalada del gas natural, que está empujando en alza los costos de la electricidad en toda Europa, responde a la restauración económica, al tirón de la demanda en Asia, sobre todo en China, y al hecho de que se ha transformado en la energía de transición mientras que se desarrollan las renovables.

«Si nos fijamos en los costes del mercado de futuros, al gas le quedaría un cuatro por ciento o bien un cinco por ciento de subida como máximo. Desde ahí, en los meses de marzo o bien abril se puede ver una bajada fuerte, del veinte por ciento o bien el treinta por ciento . Mas esto es lo que afirma el mercado de futuros, que no desea decir que sea lo que vaya a pasar», avanza Juan Ignacio Rizado, analista financiero.

Bank of America piensa que la subida del gas natural rondará el treinta por ciento en el conjunto del mes de septiembre y el siete por ciento en el mes de octubre.

Conforme la comercializadora energética Aldro Energía, la tendencia alcista persistirá pues se sostienen los factores que tensionan al mercado.

«Sin embargo, se espera que cuando pase el invierno y la demanda baje los costes vuelvan a moderarse», explica.

Javier Santacruz, maestro del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), piensa que el gas natural va a subir en lo que queda de año y «en la primera una parte de dos mil veintidos» por la llegada del invierno y «por las renuencias del presidente ruso, Vladimir Putin, a bajar el costo».

«Rusia está proveyendo menos gas de lo frecuente y absolutamente nadie sabe si es pues está rellenando sus reservas o bien si está usando el gas como arma política a fin de que Alemania se resuelva a aprobar el gaseoducto Nord Stream dos tras las renuencias de Estados Unidos», explica Rizado.

Santacruz supedita un descenso de los costos en primavera a que se calmen las tensiones con Rusia, lo que, a su parecer, pasa por conseguir un pacto sobre el futuro de Crimea, que de forma adicional asistiría a desbloquear el proyecto del Nord Stream dos.

El maestro del IEB mienta asimismo el enfrentamiento entre Marruecos y Argelia, que pone bajo riesgo el suministro de gas argelino a España a través del gaseoducto del Magreb, que pasa por territorio marroquí.

España asimismo recibe gas natural de Argelia a través del Medgaz, un gaseoducto submarino que une Orán y Almería.

«España debe ver qué hace para conseguir su suministro si se generara el cierre del gaseoducto que pasa por Marruecos», apunta Santacruz.

Rizado acepta que un ocasional cierre del gaseoducto del Magreb «podría traer inconvenientes de abastecimiento a España», mas no considera probable que ocurra. «Marruecos consigue buenos ingresos por la servidumbre de paso del gas», explica.

Los factores que explican la subida del gas a lo largo de los últimos meses se hallan tanto en el lado de la oferta como de la demanda.

Conforme Aldro Energía, la demanda ha aumentado por la restauración económica y por el mayor consumo en Asia, tendencia que se acentúa por la llegada del invierno al hemisferio norte.

Además de esto, las reservas están en niveles de manera comparativa bajos en Europa, lo que reduce el margen para maniobrar.

«El agotamiento de los inventarios, unido a una demanda realmente fuerte asociada a la restauración económica, ha hecho que la presión sobre la producción de gas aumente», agrega Santacruz.

En el lado de la oferta, Aldro resalta las restricciones en el suministro desde Rusia a Europa.

Rizado resalta un motivo más estructural, relacionado con los objetivos de reducción de las emisiones de CO2.

«En esta transición de energías fósiles a energías limpias, el gas natural es la estación de paso. Esto causa que la demanda de gas natural suba fuertemente», explica.

Otro elemento esencial es la capacidad del campo para contestar al incremento de la demanda.

En circunstancias normales, los costos altos impulsarían la inversión en nuevas explotaciones gasistas, lo que aumentaría la oferta.

En verdad, conforme un comentario reciente del banco privado suizo Julius Baer, «los costes altos del gas son la mejor cura para los costos altos».

No obstante, conforme Rizado, los planes para reducir las emisiones de CO2 desincentivan la inversión en el ámbito gasista.

En todo caso -precisa Rizado-, los costos del gas estaban «bajísimos» a inicios de año y los presentes prosiguen lejos de los máximos históricos registrados en dos mil cinco.

Los costes internacionales del gas natural, tanto al contado como a futuro, se fijan en una serie de mercados internacionales. Los de referencia son el TTF holandés, en Europa, y el Henry Hub, en Estados Unidos.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.