18.4 C
Madrid
martes 28 septiembre 2021
Inicio Internacional Los talibanes ya rodean Kabul y negocian una transición de poder

Los talibanes ya rodean Kabul y negocian una transición de poder

Los talibanes han llegado en las afueras de la ciudad de Kabul, donde el Gobierno afgano reconoció que se generaron «disparos», si bien los rebeldes aseguran que no van a entrar en la capital por la fuerza y están negociando una transición de poder.

Relacionadas

  • El Gobierno de Afganistán busca fortalecer sus tropas frente al avance talibán

  • España repatriará a los españoles y traductores que hay en Afganistán

«En múltiples áreas recónditas de la ciudad de Kabul se han escuchado disparos. Las fuerzas de seguridad del país, en coordinación con los asociados internacionales, controlan la situación de seguridad en la ciudad de Kabul», aseguró en Twitter la oficina del Palacio Presidencial afgano.

La situación es de pavor en la capital, con las autoridades afganas pidiendo a todos y cada uno de los funcionarios que abandonen sus puestos y vayan a sus hogares, mientras que cierran tiendas y bancos, con el tráfico paralizado por grandes atascos.

Los talibanes, en un comunicado, han pedido a sus combatientes, tras tomar el control de la práctica totalidad del país, «no batallar en la ciudad de Kabul» y que continúen «en las puertas» de la capital, sin intentar entrar en la urbe. «Puesto que la capital Kabul es una urbe grande y densamente poblada, los muyahidines del Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) no tienen la pretensión de entrar en la urbe por la fuerza o bien combatir, sino entrar en la ciudad de Kabul pacíficamente», recalcaron los rebeldes.

Para esto, siguieron, «se están haciendo negociaciones para asegurar que y tambiénl proceso de transición se complete con seguridad, sin comprometer la vida, la propiedad y el honor de absolutamente nadie, y sin comprometer la vida de los kabulíes».

Mientras, insistieron en que el control de la seguridad en la ciudad de Kabul prosigue recayendo «en el otro bando», y recordaron a la población que no tienen «pretensión de vengarse de absolutamente nadie», incluyendo los que sirvieron en el Ejército, la Policía o bien en la Administración: «Están perdonados y a salvo, absolutamente nadie va a ser objeto de represalias». «Todos deben continuar en su país, en su hogar, y no procurar salir del país», sentenciaron.

El acecho de los talibanes había aumentado la presión para intentar hallar una salida de emergencia de una parte de la población frente a la probable caída de la urbe, un miedo que se cierne sobre funcionarios públicos, académicos, cronistas y, sobre todo, entre aquellos que han trabajado con ciertos países que mandaron tropas a Afganistán para combatir a los rebeldes.

El Gobierno estadounidense afirmó a inicios de este mes que gestionaba unas veinte peticiones de visado de afganos que asistieron a sus soldados al lado de sus familiares, por lo menos cincuenta personas más.

Este fin de semana se espera que lleguen a Kabul una mayoría de los cuatro mil militares estadounidenses que el Pentágono ha decidido mandar a la capital afgana para la evacuación de la mayoría del personal de la embajada de Estados Unidos y de ciudadanos afganos. Otros países como Canadá, Alemania, R. Unido o bien España asimismo han anunciado la próxima evacuación de una parte del personal de sus embajadas y de otros ciudadanos afganos con sus familias que trabajaron mano a mano con ellos a lo largo de estas 2 décadas.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.