Los vikingos padecan viruela y pudieron haber ayudado a extender el virus

Los vikingos padecan viruela y pudieron haber ayudado a extender el virus

Científicos han descubierto cepas extintas de viruela en los dientes de los esqueletos vikingos, lo que prueba por vez primera que la enfermedad mortal afectó a la humanidad a lo largo de cuando menos mil cuatrocientos años, conforme una investigación que publica la gaceta ‘Science’.

La viruela se extiende de persona a persona mediante gotas infecciosas, mata a una tercera parte de los enfermos y deja a otro tercio de forma permanente marcado con cicatrices o bien ciego. En torno a trescientos millones de personas murieron solo en el siglo veinte antes que fuera oficialmente erradicada en mil novecientos ochenta mediante un esmero de vacunación global, que logró que fuera la primera enfermedad humana eliminada.

Ahora, un equipo internacional de científicos ha secuenciado los genomas de cepas recién descubiertas del virus una vez que se extrajo de los dientes de los esqueletos vikingos de sitios en todo el norte de Europa.

El maestro Eske Willerslev, del St John’s College de la Universidad de Cambridge, y directivo del Centro de Geogenética de la Fundación Lundbeck de la Universidad de Copenhague, que dirigió el estudio, explica que han descubierto «nuevas cepas de viruela en los dientes de los esqueletos vikingos y que su estructura genética es diferente al virus de la viruela moderno erradicado en el siglo veinte».

«Ya sabíamos que los vikingos se movían por Europa y más allí, y ahora sabemos que tenía viruela –sigue–. Las personas que viajaban por el planeta de forma rápida extendieron Covid-diecinueve y probablemente los vikingos extiendan la viruela. Justo en ese instante, viajaron en navío en vez de en aeroplano». Conforme resalta, «la información genética de mil cuatrocientos años de antigüedad extraída de estos esqueletos es enormemente esencial por el hecho de que nos enseña sobre la historia evolutiva del virus variola que ocasionó la viruela».

La viruela fue erradicada en la mayoría de Europa y U.S.A. a inicios del siglo veinte, mas prosiguió siendo endémica en África, Asia y América del Sur. La OMS lanzó un programa de exterminación en mil novecientos sesenta y siete que incluyó el seguimiento de contactos y campañas de comunicación masiva, todas y cada una de las técnicas de salud pública que los países han estado usando para supervisar la pandemia de coronavirus de el día de hoy. Mas fue el lanzamiento global de una vacuna lo que por último dejó a los científicos detener la viruela en su camino.

Los historiadores piensan que la viruela pudo haber existido desde el año diez antes de Cristo, mas hasta el momento no había pruebas científicas de que el virus estuviese presente ya antes del siglo XVII. No se sabe de qué forma inficionó por vez primera a los humanos, mas, como el COVID-diecinueve, se piensa que procede de animales.

El maestro Martin Sikora, uno de los autores primordiales que dirigió el estudio, del Centro de Geogenética de la Universidad de Copenhague, apunta que «la línea de tiempo de la aparición de la viruela siempre y en todo momento ha sido poco clara, mas al secuenciar la cepa más temprana famosa del virus asesino, Hemos probado por vez primera que la viruela existió a lo largo de la Era Vikinga», resalta.

«Aunque no sabemos con certidumbre si estas cepas de viruela fueron fatales y ocasionaron la muerte de los vikingos que probamos, efectivamente murieron con viruela en su torrente sanguíneo a fin de que podamos advertirlo hasta mil cuatrocientos años después –agrega–. Es asimismo es muy posible que haya epidemias ya antes de nuestros descubrimientos que los científicos todavía no han descubierto patentiza de ADN».

El equipo de estudiosos halló viruela, ocasionada por el virus variola, en once yacimientos de enterramientos de la era vikinga en Dinamarca, Noruega, Rusia y el R. Unido. Asimismo lo hallaron en múltiples restos humanos de Öland, una isla en frente de la costa este de Suecia con una larga historia de comercio. El equipo pudo reconstruir genomas del virus de la viruela prácticamente completos para 4 de las muestras.

El doctor Lasse Vinner, uno de los primeros autores y virólogo del Centro de Geogenética de la Fundación Lundbeck, resalta que «entender la estructura genética de este virus potencialmente va a ayudar a los virólogos a entender la evolución de este y otros virus y añadir al banco de conocimiento que ayuda a los científicos que luchan contra las enfermedades virales emergentes».

«La primera versión de la viruela estaba genéticamente más cerca, en el árbol de la familia de la viruela, de los virus de la viruela animal como la viruela del camello y la taterapoxia de los jerbos –agrega–. No se semeja precisamente a la viruela moderna, lo que prueba que el virus evolucionó. No sabemos de qué forma se manifestó la enfermedad en La Era Vikinga: puede haber sido diferente de la de la cepa virulenta y moderna que mató y deformó a cientos y cientos de millones».

Por su lado, el doctor Terry Jones, uno de los autores primordiales que dirigió el estudio, un biólogo computacional con sede en el Instituto de Virología de Charité – Universitätsmedizin Berlin y el Centro para la Evolución del Patógeno en la Universidad de Cambridge, reconoce que incluso «existen muchos misterios en torno a los virus de la viruela y hallar viruela tan genéticamente diferente en los vikingos es verdaderamente notable».

«Absolutamente nadie aguardaba que existiesen estas cepas de viruela –asegura–. Hace bastante tiempo se pensaba que la viruela estaba en Europa occidental y meridional con regularidad en el año seiscientos DC, alrededor del inicio de nuestras muestras».

«Hemos probado que la viruela asimismo se generalizó en el norte de Europa. Se piensa que los cruzados que retornaron o bien otros acontecimientos siguientes trajeron primero la viruela a Europa, mas esas teorías no pueden ser adecuadas –sigue–. Aunque los informes escritos de la enfermedad frecuentemente son equívocos, nuestros descubrimientos empujan data de la existencia confirmada de la viruela hace mil años».

La doctora Barbase Mühlemann, una de las primeras autoras y bióloga computacional, participó en la investigación a lo largo de su doctorado en el Centro de Evolución de Patógenos de la Universidad de Cambridge, y ahora asimismo en el Instituto de Virología de Charité, apunta que las cepas viejas de la viruela tienen un patrón muy, muy diferente de genes activos y también inactivos en comparación con el virus moderno».

En este sentido, explica que «hay múltiples formas en que los virus pueden divergir y mutar en cepas más leves o bien más peligrosas. Esta es una visión significativa de los pasos que tomó el virus de la variola. el curso de su evolución».

El doctor Jones añade que «el conocimiento del pasado puede resguardarnos en el presente. En el momento en que un animal o bien planta se extingue, no retorna. Mas las mutaciones pueden regresar a suceder o bien revertirse y los virus pueden mutar o bien verterse del reservorio animal entonces siempre y en toda circunstancia va a haber otra zoonosis».

El maestro Willerslev concluye que «la viruela fue erradicada mas otra cepa podría derivarse del reservorio de animales mañana. Lo que sabemos en dos mil veinte sobre virus y patógenos que afectan a los humanos en nuestros días, es solo una pequeña instantánea de las plagas que han perjudicado a la humanidad históricamente».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir