Mesa de escritorio, elemento clave para el teletrabajo

El teletrabajo se ha impuesto en España para muchas personas y, en pocos meses, deben acondicionar su vivienda para poder llevar a cabo una jornada laboral en las mejores condiciones, en este sentido, las mesas de escritorio se han convertido en las mejores aliadas para todo ello.

El formato de teletrabajo es algo que ya estaba instaurado en España en algunas empresas y, sobre todo, entre aquellos trabajadores autónomos, no obstante, debido a la pandemia que está sufriendo el país y a las consecuencias que está trayendo el COVID-19, en la actualidad, el teletrabajo se ha vuelto una realidad y cada vez son más las empresas las que se han decantado por este formato.

Hay que tener en cuenta que, el pasado año, poco más del 5% de los ciudadanos tenían teletrabajo y ahora, en estos últimos meses, el porcentaje ha aumentado de manera considerable, según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística.

Este cambio en la forma de trabajar, ha hecho que muchas personas tengan que adaptar en poco tiempo su vivienda, y habilitar un espacio como habitáculo de trabajo. Es decir, en unos meses los trabajadores han tenido que montar su propia oficina en casa. Para ello, el mobiliario ha jugado un papel protagonista, puesto que no hay que olvidar que, para desarrollar la tarea laboral de la manera más adecuada, hacen falta muebles cómodos y con todas las prestaciones.

En este sentido, la gran mayoría se ha decantado por instalar una buena mesa escritorio, convirtiéndose en el elemento estrella para comenzar la nueva era del teletrabajo. 

¿Por qué las mesas de escritorio?

Se trata del mejor accesorio que se puede elegir para poder montar en casa una oficina en el menor tiempo posible. Es un elemento esencial para todas aquellas personas cuya jornada laboral, se desarrolle delante de un ordenador, que es otro de los elementos que se ha vuelto imprescindible en el día a día de los trabajadores. 

Lo cierto es que contar con una mesa de escritorio en casa supone tener un elemento clave y de gran utilidad, debido a que permite que se puedan llevar a cabo tareas tradicionales como leer o escribir, a la par que está habilitada para añadir dispositivos y otros elementos que facilitan el trabajo en casa.

En la actualidad, existen diversos modelos de mesas de escritorio entre los que se puede elegir, dependiendo de las necesidades de cada uno. Lo que sí es cierto es que es un elemento fundamental para la mayoría de trabajadores, al contar con un espacio donde poder colocar los dispositivos que hacen falta para trabajar y almacenar documentos, entre otras cosas.

¿Dónde colocar la mesa?

Una mesa escritorio para ordenador se puede colocar en cualquier espacio de la vivienda, no obstante, el teletrabajo requiere de comodidad y de tener gran espacio para simular que se está en la oficina, por este motivo, hay algunos habitáculos que son más recomendables que otros para su instalación.

Lógicamente, todo esto va a depender del diseño y la distribución de la casa, aunque la mayoría de expertos recomienda que se teletrabaje en el salón, debido a que suele ser uno de los espacios más amplios y luminosos de las viviendas.

También hay que tener en cuenta para ello el tipo de mesa que se ha elegido, ya que las que son más robustas y grandes, se instalan perfectamente en zonas como el salón o comedor; mientras las estándar de toda la vida, su lugar habitual es el dormitorio. De igual modo, también se han puesto de moda las mesas de escritorio plegables, de menor tamaño y de fácil almacenaje, que se suelen colocar en la cocina. En cualquier caso, como ya se ha comentado, todo esto dependerá del espacio que tenga la casa, de las necesidades del trabajador y del tipo de mesa. 

¿Cómo poner la mesa?

Para garantizar la comodidad de las personas durante el teletrabajo, es importante tener en cuenta algunas pautas para la colocación adecuada de las mesas. De esta forma, debe estar a una buena altura, para que la postura corporal sea la correcta. Lo habitual es que se sitúe en torno a unos 75 centímetros de altura con respecto al suelo. Asimismo, hay que fijarse bien en que, una vez que se siente, los antebrazos se puedan apoyar en la mesa y se cree un ángulo de 90 grados con el codo, además de poder poner los pies en el suelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir