18.4 C
Madrid
jueves 28 octubre 2021
Inicio Economía Oficinas ‘eco-friendly’, una inversión más que un gasto

Oficinas ‘eco-friendly’, una inversión más que un gasto

Septiembre ha sido el mes de la vuelta al cole y asimismo a la oficina. Tras año y medio de pandemia, las compañías están finalizando su desescalada particular y han empezado a solicitar a sus empleados la vuelta a sus puestos presenciales.

Además, estos meses asimismo han ayudado a las compañías a amoldarse a los nuevos tiempos mas sobre todo a reinventarse. Una de las áreas en la que han puesto el foco ha sido en sus espacios de trabajo con el propósito de acomodarlos a las necesidades de la plantilla y de priorizar la eficacia energética y el cuidado del medio ambiente.

En este último aspecto, la tercera encuesta sobre el tiempo (dos mil veinte-dos mil veintiuno) del Banco Europeo de Inversiones (BEI), desprende que la mayor parte de los europeos y españoles estima que el cambio climático es, ya, uno de los retos más esenciales, y, en el caso de España, prácticamente ocho de cada diez reconocen que esta problemática tiene un impacto en su vida rutinaria. Es precisamente por esto que poco a poco más empresarios están prestos a transformar sus espacios de trabajo en oficinas ‘eco-friendly’.

Específicamente, conforme explican desde Sto, empresa experta en la preparación de elementos y soluciones edificantes para la edificación y la rehabilitación sustentable, estas oficinas sustentables son lugares de trabajo más verdes y responsables. Cuentan con un confort interior térmico, acústico y ambiental que fortalecen la inventiva y productividad de los empleados. De forma paralela persiguen beneficios medioambientales como el ahorro perfecto de energía o bien la minoración de restos lo que producirá un impacto positivo en la sociedad, va a mejorar la imagen del negocio y atraerá mayores clientes del servicio y también inversores.

Mas, ¿qué es lo que hay que hacer para lograr este género de espacios? Desde Sto resaltan que una oficina sustentable debe priorizar el ahorro energético, eludiendo la pérdida o bien ganancia de temperatura en área de trabajo con un buen aislamiento, utilizando energías renovables y equipos eficientes; o bien aprovechando al límite la luz natural y apostar por las luces led o bien de bajo consumo.

En este sentido, Guillermo Muñiz, arquitecto técnico y Directivo Comercial de Sto Ibérica , asegura que “un buen sistema de aislamiento térmico puede llegar a suponer un ahorro de hasta un cincuenta por ciento -sesenta por ciento en demanda energética”, como un ahorro de hasta un cuarenta y cuatro por ciento en las emisiones de dióxido de carbono.

Hay que tomar en consideración asimismo otros aspectos alén del energético como son la polución acústica o bien la mejora de la calidad del aire interior por medio de sistemas de filtración y purificación o bien de ventilación mecánica controlada. “El mercado ya ofrece ciertas pinturas con capacidades purificantes del aire merced al efecto de la luz natural, descomponiendo de forma eficaz los olores y anulando substancias nocivas”, aseguran desde Sto.

Fomentar el empleo de las 3R (reciclar, volver a usar y reducir), usar materiales, tanto en el moblaje de la propia oficina como en la construcción del edificio, respetuosos con el medioambiente; la decoración de espacios con plantas y flora o bien el empleo de sistemas inteligentes que hagan un seguimiento y control del consumo eléctrico, temperatura o bien humedad, entre otros muchos factores; son otros de los pasos a proseguir para lograr esta oficina respetuosa con el planeta.

Y todo esto, ¿qué coste tiene?

Para Muñiz es complicado calcular un costo, pues hay múltiples intervenciones que pueden acometerse, y el costo de cada una de ellas depende, por su parte, de los materiales y sistemas que se apliquen.

Por poner un ejemplo, “el coste de la instalación de un Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior tipo SATE, puede cambiar dependiendo del espesor y género de aislamiento, género de acabados, géneros de morteros… mas un rango de costos de los sistemas más usados sería de entre cincuenta€/m2 y ochenta€/m2, contando materiales y mano de obra”, apunta.

En este aspecto, el especialista asegura que es esencial no ver esto como un gasto, sino más bien como una inversión con un retorno y es que esta clase de oficinas garantizan un consumo energético inferior, reduce la demanda de agua y electricidad, reduce los gastos de funcionamiento y mantenimiento, y aumenta el valor del inmueble. “Esto supone unas ganancias auxiliares que, sobradamente, reemplazan el desembolso inicial”.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.