Pedro Snchez se ver con Quim Tuesta en Barna a inicios de febrero

thumbnail

En su primera entrevista desde las elecciones del pasado diez de noviembre, tras admitir un Gobierno de alianza con Podemos, convenir con ERC y sacar adelante su investidura, Pedro Sánchez anunció que se va a ver con Quim Tuesta a inicios de febrero. «Estoy encantado de tener esa asamblea», afirmó este lunes el jefe del Ejecutivo en TVE.

La cita con el ‘president’ de la Generalitat no va a ser la única que sostenga en un corto plazo con los ?íderes autonómicos, mas sí la primera. Y va a tener sitio en Barna. Pues Sánchez desea invertir la activa de este género de asambleas, en las que los líderes territoriales asistían a la capital española, al Palacio de la Moncloa, para verse con el presidente. Ahora va a ser el revés, con todos: Sánchez va a ser quien se desplace a las autonomías. «Deseo abordar con energía el diálogo territorial», apuntó el líder socialista.

Tras el encuentro con Tuesta, en un par de semanas, se generará la primera cita de la mesa para la negociación entre gobiernos pactada entre el Partido Socialista y ERC a cambio de la abstención de los republicanos en la investidura. El pacto señalaba que este organismo nuevamente tipo debía reunirse en un plazo máximo de quince días desde la capacitación del Ejecutivo central, algo que se va a ver infringido, mas el presidente apuntó que se debía a la insistencia de Tuesta en tener primero un frente a frente con él.

«Vamos con la mejor de las voluntades, si bien sabemos que tenemos muchas discrepancias», insistió Sánchez. Su objetivo, prosiguió, es llegar a un pacto con la Generalitat que después sea sometido a consulta entre los catalanes. «Eso querría decir que hemos superado esta crisis política», explicó, dejando claro que en ningún caso admitiría un referendo de autodeterminación, pues «si se plantea una votación, es para unir, no para dividir a los catalanes».

El cambio

El alegato territorial de Sánchez, como su tono cara Podemos, ha alterado mucho desde los comicios del pasado diez de noviembre. Ahora es mucho menos duro, más conciliador, y está infestado de palabras como «diálogo» y «comprensión». Aun ciertas promesas electorales han quedado atrás. A lo largo del único discute de la pasada campaña, el líder socialista anunció que si seguía en el Ejecutivo fomentaría un cambio en el Código Penal para recobrar el delito de referendo ilegal. Esta vez, no obstante, se limitó a apuntar, preguntado por esta propuesta, que lo que le «agradaría» es que «no hubiese» un nuevo referendo como el del 1-O bien.

Al tiempo, Sánchez abrió la puerta a un cambio para reducir las penas de sublevación, modificación que podría aplicarse a los líderes independentistas en la actualidad en cárcel, como Oriol Junqueras. «Hay que ir pasito a pasito. Esta crisis ha mostrado que tenemos un Código Penal que no corresponde con lo que vivimos», apuntó.

Por el momento, el Consejo de Ministros de este martes, una vez que el Gobierno de alianza decidiese dejar de festejar las asambleas de este organismo todos los viernes, va a tomar 2 medidas. Por una parte, la anunciada subida de un dos por ciento del salario de los funcionarios, que es parte del acuerdo al que llegó Mariano Rajoy con los sindicatos de trabajadores públicos.

Por otro, el Ejecutivo aprobará sus prioridades contra la crisis climática para lograr la neutralidad climática en el dos mil cincuenta como muy tarde, por medio de ideas como un sistema energético totalmente renovable y un parque de turismos y automóviles comerciales no contaminantes. Los nuevos Presupuestos, concluyó el presidente, habrán de estar aprobados «antes que concluya el verano», conforme sus planes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir