25.3 C
Madrid
sábado 31 julio 2021
Inicio Salud ¿Qué es la microbiota?

¿Qué es la microbiota?

La microbiota está de tendencia y es que es esencial cuidarla para disfrutar de un buen estado de salud. Eso sí, la microbiota no solamente se relaciona con la salud digestible. Si esta está perturbada, puede afectar a nuestra salud global. Tenemos microbiota en múltiples unas partes del cuerpo, mas esencialmente donde más diversidad hay es en el cilindro digestible, mas asimismo en la piel, en el tracto urogenital, o bien en la boca.

«La que más se ha estudiado y más implicaciones tiene es la del sistema digestible pues como se aloja en una pared porosísima, sus substancias pasan a la sangre y estas pueden ir al cerebro, por poner un ejemplo», explica en una entrevista la médico especialista en aparato digestible y especialista en inmunonutrición y alimentación Silvia Gómez Senent.

La asimismo responsable de la Unidad de Gastroenterología Integral de la Clínica de Especialidades médicas Hbn39 y especialista en el Centro de salud de La Paz de la capital de España termina de publicar ‘Cosmos Microbiota‘ (Plataforma Actual), un manual en el que explica con lo que la microbiota intestinal está formada por los microorganismos que se hacen cargo de la digestión de los comestibles, mas una ‘fauna’ que asimismo tiene otras propiedades que cada vez se conocen más.

«Estos microorganismos producen unas substancias, por poner un ejemplo hormonas, enzimas, o bien moléculas implicadas con un montón de unas partes de nuestro cuerpo, como el sistema inmune por servirnos de un ejemplo, que pueden llegar a la piel y a las articulaciones. De ahí que, si tenemos un equilibrio conveniente en esa microbiota todo marcha apropiadamente, mas cuando hay un desequilibrio a favor de la microbiota no tan buena es cuando verdaderamente pueden surgir inconvenientes», advierte la especialista en microbiota y vocal de la junta directiva de la Sociedad De España de Microbiota, Probióticos y Prebióticos (SEMIPyP).

Con esto, destaca que los españoles no cuidamos de nuestra microbiota pues, a su juicio, no somos siendo conscientes de su existencia. «Es cierto que la gente que sufre inconvenientes sobre todo de temas autoinmunes y de intolerancias alimenticias por esto se sorprendería. En España tenemos en nuestro favor la dieta mediterránea, mas no tenemos conciencia de ejercicio, del sueño preciso, de la administración del agobio, o bien de las relaciones sociales. Cada vez existen más estudios que relacionan el cambio de la microbiota con estos aspectos», matiza la especialista en enfermedad inflamatoria intestinal y trastornos funcionales digestibles.

Conforme explica, la microbiota nos puede asistir a vivir mejor: «En muchas enfermedades como el Párkinson, o bien la artritis están muy relacionadas con la microbiota y las personas lo ignoran. Si la cuidaran podrían lograr una mejor calidad de vida pese a estas enfermedades. Además de esto, pacientes con enfermedades autoinmunes, como la rosácea o bien la fibromialgia, si se interviene en la microbiota, mejoran su calidad de vida. Es una herramienta estupenda».

Después, en la persona sana, sin nosologías, afirma que es esencial cuidarla pues puede influir en el desarrollo de enfermedades en este sentido, al tiempo que en personas con antecedentes familiares de Párkinson o bien de cáncer de colon, por poner un ejemplo, esto se ha visto que, si bien hay una parte genética que es constante, la medicina poco a poco más procura alterar los factores externos que, así como la genética, nos harían desarrollar la enfermedad. «Si tenemos, en consecuencia, esa parte genética mas mejoramos determinados hábitos o bien tendencias, nuestra microbiota va a mejorar y vamos a poder torcer ese camino destinado y esto es asimismo medicina curativa y precautoria», resalta Gómez Senent.

Otro punto esencial que destaca es que la microbiota estaría relacionada con nuestra apariencia, el que parezcamos mayores o bien aun nos sintamos mayores de lo que somos. Conforme señala, está relacionado con los conceptos de inflamación y de envejecimiento, y explicaría por qué razón hay personas de cuarenta que ‘están estupendas’ y otras no, por servirnos de un ejemplo.

«Está muy relacionado con esos factores o bien epifenómenos que podemos mudar con la nutrición, el ejercicio, o bien la relación con el agobio, por poner un ejemplo, pues todo ello influirá en nuestro intestino y va a hacer que se produzcan substancias positivísimas para el envejecimiento. Hay bacterias en el intestino que producen hormonas relacionadas con la dicha. Si tienes buenas bacterias a este nivel vas a ser una persona más feliz y todo esto implicará una serie de fenómenos físicos. La dicha se relaciona con menos ansiedad y depresión. Por poner un ejemplo, otras bacterias producen substancias antiinflamatorias que si las tienen reducirán la capacidad de nuestras células de avejentar, y se sostendrán más jóvenes a lo largo de más tiempo», apunta.

Con esto, y volviendo al término inicial, la especialista en microbiota destaca que al final los humanos no somos un intestino, un corazón o bien un cerebro, sino somos un conjunto. «Cada vez se ve más a la persona en conjunto, y los fenómenos de envejecimiento, acontecimientos cardiovasculares o bien cansancio están muy relacionados con lo precedente», puntualiza.

La microbiota, una «pared digestible»

Por esta razón, la especialista del Centro de salud de La Paz insta a no charlar aisladamente de microbiota sino más bien de «pared digestible» pues la bacteria vive en un ambiente y hay que cuidarla a ella y al entorno: «Muchos de los tratamientos para prosperar la microbiota no agrupan o bien no van bien por el hecho de que se dedican solo a poner tratamiento a la microbiota concretamente y no tienen presente dónde viven esos pacientes, y exactamente en qué condiciones. Entonces, siempre y en toda circunstancia se debe tomar en consideración el valor del intestino entero, en conjunto, como una pared intestinal».

Eso sí, la doctora Gómez Senent llama la atención sobre el uso de los probióticos para progresar la microbiota, que habitualmente adquirimos en los supermercados por voluntad propia, aunque advierte de que no todos y cada uno de los probióticos sirven para lo mismo. «El probiótico idealmente te lo debe prescribir un médico o bien farmacéutico formado en este campo, si bien no está sujeto a prescripción facultativa y se vende en supermercados. De todos y cada uno de los probióticos que hay en el mercado no todos cuentan con evidencia a nivel científico para la meta con el que se venden y es un inconveniente esencial», añade.

Por servirnos de un ejemplo, ha participado en una investigación sobre microbiota y pequeños con TEA en el Centro de salud de La Paz, donde se ha visto que estos pequeños cuentan con una perturbación específica en exactamente la misma. «La mayoría de pequeños con TEA sufren síntomas digestibles. Se ha comprobado que si se les ofrece un probiótico con patentiza, un determinado probiótico, mejora su microbiota y en consecuencia su sistema digestible, como muchos aspectos del neurodesarrollo y de la parte neurocognitiva», añade.

¿De qué manera una persona entonces puede sospechar de que no tiene bien su microbiota? Esta especialista asevera que si una persona desarrolla una enfermedad fuera del aparato digestible normalmente ya tiene perturbada su microbiota. «Mas una persona sana, normal de la calle, adulta, de edad media, si de pronto hay cosas que no le cuadran, comienza a no permitir algunos comestibles, presenta dolores de cabeza incesantes, comienza a aparecer la piel muy seca de pronto, con infecciones de orina con reiteración, candidiais, pérdidas de memoria de cosas recientes, diarrea, estreñimiento, tripa muy relajada, o bien cansancio brutal, una vida estresadísima, o bien levantarse agotado, esto está muy en la línea de perturbación de la microbiota», conforme asegura.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.