Quirnsalud expone los trastornos del sueo a lo largo del confinamiento

thumbnail

Los trastornos del sueño y las contrariedades para reposar han aumentado de forma notable a lo largo de los un par de meses que ha durado el confinamiento provocado por la Covid-diecinueve. En ello coinciden 2 especialistas de la Unidad del Sueño de Quirónsalud en Murcia, como es el caso de la doctora Teresa Lluch; y Esteban de Vicente, del área de Torrevieja y Alicante.

La baja exposición a la luz solar a lo largo de esta estancia prolongada en casa, unido a una creciente ansiedad frente al temor producido por la pandemia y sus ineludibles consecuencias sociales, económicas o bien familiares, han provocado que trastornos del sueño como el insomnio y los despertares nocturnos hayan crecido de forma exponencial hasta el momento en que se empezó el proceso de desescalada.

¿Cuál es el trastorno del sueño más usual a lo largo del confinamiento?

Los trastornos del ritmo circadiano han sido los más habituales para la sociedad a lo largo de esta etapa. La complejidad para dormir de noche y levantarse temprano por la mañana se han visto favorecidos por la falta de exposición a la luz solar, como perturbaciones en el proceso homeostático y en el tiempo que precisamos para quedarnos dormidos.

Por su parte, la calidad del sueño empeora «al generarse despertares nocturnos, una fragmentación generada por la inseguridad y el estado de alarma incesante a raíz de la pandemia«, asevera el doctor De Vicente. «Esto complica nuestra desconexión para comenzar el sueño, nos acostamos y nos levantamos después en tanto que nuestro sincronizador externo, que es la luz, está desgastado«.

Por otra parte, la doctora Teresa Lluch considera vital sostener unos «factores de sincronización social que determinan nuestras rutinas sociolaborables: debemos dormir a unas horas y no a otras para marchar adecuadamente«. Por su parte, la doctora Lluch reafirma la necesidad de estar relajados para eludir el trastorno del sueño.

¿Por qué razón se ha agudizado el trastorno del sueño?

El confinamiento y el coherente trastorno del sueño no ha perjudicado a todo el mundo por igual. «Hay personas que han sufrido ansiedad e inclusive cuadros distímico/depresivos a raíz de esta inestabilidad a nivel económico y laboral«, confirma el doctor De Vicente, quien asimismo incide en los inconvenientes «de convivencia y de pareja, más todavía si se convive con personas mayores o bien pequeños pequeños».

La baja exposición a la luz solar y a la ansiedad generada por la crisis sanitaria de la Covid-diecinueve como primordiales causantes en la perturbación del sueño

Para la doctora Teresa Lluch no se escapan otros condicionantes como el género de residencia y el tamaño de exactamente la misma, si bien nuevamente los dos especialistas vuelven a remarcar la diferente exposición a la luz solar, que puede agudizar este trastorno del sueño de forma imporante: «Si la exposición a la luz solar ha sido escasa, nuestro cerebro no recibía una información conveniente de los ritmos solares, los que acompasamos con nuestro hipotálamo por medio de la melatonina, que amolda nuestro organismo a unos ciclos de veinticuatro horas«. Siendo más específicos, la doctora Lluch explica que «nuestro marcapasos interno puede tener una duración superior a las veinticuatro horas del día, y ante la carencia de luz solar, no se ajustaba a las horas en que se hacía a la noche«.

Naturalmente, inciden en otros factores como la ausencia de una rutina sociolaboral diaria; la utilización pormenorizada de dispositivos electrónicos; y factores homeostáticos, como la ausencia de ejercicio y el cansancio generado por una jornada de trabajo frecuente.

¿De qué forma se manifiesta el trastorno del sueño a lo largo de los periodos de vigilia?

La falta de reposo condiciona un acúmulo de toxinas en el cerebro que impide su normal funcionamiento, complicando la claridad de ideas, alterando el estado anímico y incrementando nuestro agobio y también irritabilidad. Conforme el doctor Esteban de Vicente, ciertos pacientes confiesan aun «haber perdido capacidad de atención y concentración viendo perjudicado el desempeño laboral y académico.

¿De qué modo ha perjudicado el trastorno del sueño a nuestra salud?

Retrasar la intervención sobre los hábitos perjudiciales de sueño desencadena el desarrollo de pensamientos negativos, los que hacen que se cronifique el inconveniente. Los especialistas coinciden en la relevancia de recobrar nuestra rutina, si bien no debamos asistir al centro de trabajo; hacer ejercicio si bien no nos apetezca; abrir las ventanas y ver el sol a lo largo del día y ‘oscurecer’ la casa a lo largo de la noche.

Las consecuencias de padecer insomnio crónico aumentan la predisposición, en un cuarenta por ciento, a padecer enfermedades siquiátricas como la distimia o bien la depresión, como puede generar pérdidas de memoria, perturbaciones del habla, pérdida de capacidad creativa y complejidad para aprender.

¿De qué manera afectan los cambios de fase al trastorno del sueño?

En las próximas semanas nos encaramos, conforme la doctora Lluch, a cambios bruscos: «Se generará un reinicio de la actividad laboral en condiciones diferentes a las que dejamos; a la exposición al entorno exterior, con el agobio asociado a tomar las debidas cautelas y no cometer fallos… Hasta para los especialistas en sueño es bastante difícil no toparnos algo más perturbados con la posibilidad de fragmentar nuestro sueño«, asevera. Para la especialista es esencial sostener nuestra rutina, si bien ello conlleve pasar una mala noche de insomnio o bien ‘duermevela’: «Un buen café y ya vamos a dormir mejor la segunda noche», expone.

«Evitemos las siestas prolongadas que nos quitan presión de sueño y concentrémonos en el hecho de dormir en las horas cercanas a meternos en cama. Siguiendo estas fáciles reglas básicas no cronificaremos un inconveniente de sueño que puede ser solo temporal«, asegura.

Consejos para un sueño saludable y para eludir el trastorno del sueño

  • Es fundamental establecer horarios regulares y rutinas, incluyendo las de sueño en toda la población y de manera especial en la que sufre de trastornos de sueño. Como norma, solo deben dormir siesta quienes no sufran insomnio, y han de ser inferiores a los treinta minutos.
  • Tome una exposición conveniente a la luz solar a lo largo del día. Singularmente en las primeras horas del día a lo largo del paSeo, o bien si no es posible en el balcón. Acompasará su reloj biológico.
  • No duerma a lo largo del día, salvo siestas. Por la mañana limite el tiempo de permanencia en cama si no duerme. No utilice su dormitorio a lo largo del día.
  • Haga ejercicio a diario, a primera hora de la mañana. No practique ejercicio inmediatamente antes de acostarse.
  • Limitar o bien eludir el empleo de dispositivos móviles. En especial en las horas anteriores al sueño en tanto que estos nos alertan, estimulan y hacen que los descansos sean más pobres.
  • Eludir pensamientos o bien noticias alarmantes, como las relacionadas con la pandemia, por lo menos a lo largo de las 2 horas anteriores a acostarnos.
  • Ritual de relajación anterior al sueño. Favorecerá la conciliación del sueño y va a ayudar en el reposo nocturno. Un baño caliente ya antes de acostarse le va a ayudar a relajarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir