Una imagen de ‘Mundau’.
Elsotanoperdido.com

En los ochenta y noventa era muy habitual el hecho de que una sola persona se encargase de la creación de un juego para videoconsolas. En algunos casos la fama y fortuna llegó a unos pocos desarrolladores, mientras que otros quedaron en el recuerdo de una generación de ‘gamers’ ahora veteranos. Seguidamente llegó la industria del juego para videoconsolas como la conocemos, con presupuestos millonarios, en algunos casos exorbitantes, y aquello quedó como una anécdota. De esta manera quedó hasta hace un tiempo, cuando la industria Indie empezó a florecer. De la imposibilidad de crear juegos de cien millones de euros, una generación de desarrolladores ha tirado de ingenio y tecnología para crear una plataforma paralela llena de grandes joyas.

La ruta de la inventiva

Esta nueva tendencia ha sido identificada por ciertos editores de juegos para videoconsolas, que la han aprovechado para abrir un interesante segmento abierto a la exploración, como MWM Interactive, hasta hace poco productora de películas y series que ahora compite en el ámbito del entretenimiento interactivo. El primero de los juegos que lanza es ‘Mundau‘, un título efectuado por el estudio Hidden Fields, mas que solo depende de un solo artista: el dibujante y programador Michel Ziegler, que ha creado una aventura de cero inspirada en los Alpes suizos. El título, libre para todas y cada una de las plataformas, tiene un marcado diseño, puesto que Michel ha efectuado todo el arte a carboncillo y de esta manera se ha integrado en el juego.

Mundaun– Lanzamiento:

El resultado es curioso y atrayente desde los primeros minutos. Conforme avanzamos la aventura se torna inquietante en determinados instantes, mas asimismo confuso en otros. Es una apuesta a que marcha bien en el momento de dotar de una enorme personalidad al juego que, no obstante, aporta más que su arte personal. Curdin, nuestro protagonista, se controla en primera persona. Deberá viajar al pueblo de Mundaun reclamado por el sacerdote de la localidad por la muerte de su abuelo. A su llegada descubre que una serie de presencias espectrales semejan dominar y aterrar a los vecinos del pueblo. La trama se plantea con bastante talento, mas el arte del juego le resta algo de interés: terrorífico, si bien muy inocente gráficamente.

Una propuesta interesante y original

El desarrollo de ‘Mundaun’ prosigue el esquema de aventuras gráficas similares: el jugador se va a ver incitado a llenar inventarios, leer diarios, y hallar llaves para abrir puertas y más puertas. En este periplo se mezclan sin variación rompecabezas, algo de acción, sigilo y propuestas mecánicas con sabor tradicional, como el paso de las horas, que influirá de forma decisiva en la aventura.

Los escenarios y habitaciones son muy afines y las salas monocromas no llaman la atención tras unas horas de juego. Eso sí, se han aplicado con mucho acierto una serie de interrupciones en la trama, algo similar a flash-backs para pasar a una suerte de ensoñación o bien visiones que nos dejan ver el pasado o bien otra dimensión, donde habitan los espíritus. Es un recurso muy propio del cine que se ha incorporado con talento en este juego, puesto que quizás es lo más resaltable y también interesante del conjunto. Resulta interesante revisar de qué manera, entre flash-back y visiones se desenvuelve la trama, poquito a poco, en primera persona. En este aspecto se aprecia una narrativa muy discursiva que se consume prácticamente como una película durante las 6/8 horas que puede estirar la producción.

Conclusiones

‘Mundaun’ es una producción ‘indie’ que no pretende gustar al mundo entero, solo intenta devolvernos ese soplo de aire limpio de los ochenta y noventa cuando se exploraban nuevas formas de comunicar, de hacer juegos, de propuestas lúdicas que acertaban en 2 cosas y fallaban en 6, mas que incluso de esta forma merecían la pena. Nos ha agradado su aire cinematográfico y su forma de contar la historia. Conforme su desarrollador, el juego cuenta con hasta cinco finales diferentes, algo que nos dejará gozarlo y exprimirlo en un fin de semana. Claramente aconsejable si crees que ya lo habías visto todo.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.