Siempre y en toda circunstancia es el Da de la Salud de la Mujer

thumbnail

El Da Internacional de la Mujer resulta un marco idóneo para rememorar la relevancia de la prevencin y un buen seguimiento sanitario en el gnero femenino

Con el ocho de marzo a la vuelta de el rincón, Día Internacional de la Mujer, Quirónsalud nos anima a centrar parte del foco de interés en la salud de la mujer, como en las distintas acciones aconsejadas por el sistema sanitario para lograr el mejor estado de salud posible en todas y cada una de las etapas de las mujeres.

Para esto, la prevención adopta un papel esencial, al eludir no solamente la aparición y propagación de las enfermedades, sino además de esto, como explica el doctor Jesús Robusto, jefe de Medicina interna del Centro de salud Quirónsalud de Valencia, reduce la necesidad de efectuar tratamientos y otras actuaciones sanitarias que supongan un sobrecoste económico.

Merced a la realización de revisiones médicas precautorias, con las que se pueden advertir a tiempo posibles inconvenientes para de esta manera tratarlos y eludir otras dificultades, la calidad de vida mejora de manera notable. Desde la OMS (OMS) se aconseja la realización de un chequeo cada 4 años ya antes de cumplir los cuarenta, cada un par de años hasta llegar a los sesenta, y un chequeo anual desde esta edad.

Esta entrevista personal con el médico, en la que por medio de una exploración general se valora nuestro estado de salud y se trata de identificar cualquier nosología, acostumbra a ser complementada por otras pruebas médicas como análisis de sangre y orina, o bien la medición de la presión arterial y el peligro cardiovascular.

Medidas para cuidar la salud de la mujer en sus diferentes etapas

Aparte de las recomendaciones respecto a las visitas precautorias al ginecólogo, desde Quirónsalud recomiendan diferentes maniobras a lo largo de los diferentes periodos de edad de las mujeres:

  • A lo largo de la adolescencia y la veintena, aparte de fomentar hábitos vitales saludable, como el ejercicio, que prevengan el sedentarismo y el sobrepeso, se les anima a asistir anualmente a un especialista en materia de salud sexual, para descartar cualquier género de infección o bien enfermedad de transmisión sexual, recomendando además de esto la realización de una citología cervical cada un par de años. Revisiones anuales por un dentista y percibir las vacunas del tétanos, tosferina y difteria son otras de las medidas que no se deben olvidar. «En las mujeres de esta franja de edad es esencial prevenir las ETS, y embarazos no deseados debido puesto que sexualmente activas», asevera la doctora Judith Catalá Serrat, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.
  • Entre los treinta y los cincuenta años, se hace singular hincapié en la prevención de uno de los grandes riesgos médicos de esta franja de edad; el cáncer. Con la meta de lograr un diagnóstico precoz que aumente las opciones de superar esta enfermedad, aparte de realizar distintos controles ginecológicos, se ofrece la posibilidad a mujeres fumadoras de efectuarles una tomografía computerizada de baja radiación para descartar el cáncer de pulmón. Asimismo se notifica de las ventajas de la realización de una colonoscopia con la meta de determinar posible sangre oculta en heces que pueda patentizar la presencia de un cáncer de colon. El paso de los años acarrea una lógica debilitación ósea y del sistema inmunitario, con lo que asimismo se asesora la realización de una densitometría que asista a las mujeres a conocer el estado de sus huesos, y periódicas revisiones bucodentales que mitiguen los inconvenientes surgidos en la propia boca, uno de los puntos más susceptibles de nuestro organismo.
  • Desde los sesenta años, las prevenciones se centran en los sistemas auditivos y de la vista, merced a revisiones anuales con el oculista y el otorrinolaringólogo, como asimismo se presta atención a inconvenientes causados por la gripe, en especial frágil en este conjunto de peligro y frente a la como se aconseja vacunarse cada invierno para eludir dificultades. Los factores a continuar pasan por «un chequeo completo, con examen físico y AS, como citologías hasta los sesenta y cinco años, mamografías hasta los setenta, y sostener el screening de CCR y densitometría ósea», comenta la doctora Yaquelin Popa, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

La relevancia del tratamiento ginecológico en la mujer

El campo de la salud ginecológica acostumbra a ser el iniciador en las tareas de chequeo del género femenino, y esto se desarrollará durante todas y cada una de las etapas de su vida, debido primordialmente a los cambios en la función hormonal de las mujeres, presentándose diferentes peligros a los que hay que prestar atención. Bajo la meta de la prevención y el diagnóstico precoz, estos reconocimientos en ginecología se acostumbran a empezar al cumplir los dieciocho años o bien con el inicio de las relaciones íntimas.

Desde estudios hormonales, en edades más tempranas, hasta exploraciones rutinarias que procuren la existencia de cualquier clase de nosología, como por servirnos de un ejemplo el cáncer de mama en edades más avanzadas, son efectuados con la primordial pretensión de la prevención o bien en su caso de la detección precoz de estas enfermedades para de esta forma poder aplicar asimismo un precoz tratamiento que resulte menos violento y traumático para la paciente. «Una revisión anual con el ginecólogo es la opción más prudente, si bien nos hallemos bien», recuerda el doctor Fulgencio Mora, jefe en Medicina de Familia de Quirónsalud Murcia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir