Suspendido el juicio contra la exdirigente de ETA ‘Anboto’

Suspendido el juicio contra la exdirigente de ETA 'Anboto'

La Audiencia Nacional ha suspendido de momento el juicio programado para este martes en el que se iba a juzgar a la exjefa de ETA María Soledad Iparragirre, alias ‘Anboto’ o bien ‘Marisol’, por el fallecimiento de un familiar de un letrado.

La etarra va a ser juzgada por poner en mayo de mil novecientos ochenta y cinco un vehículo bomba en las proximidades del polideportivo de Mendizorroza, en Vitoria, con la meta de terminar con la vida de los policías nacionales –cuando menos veintiuno– que iban a prestar servicios de vigilancia con ocasión de un encuentro deportivo.

La Fiscalía pide para ella en su escrito de acusación cuatrocientos ochenta y ocho años de cárcel como autora de veinte delitos de asesinato en grado de frustración con concurrencia de alevosía, un delito complejo de atentado a agentes de la autoridad en grado de frustración y un delito de estragos en grado de frustración. El Ministerio Público agrega que concurre además de esto la coyuntura agravante de reincidencia en el delito.

Conforme recuerda Fiscalía, ‘Anboto’ –que no tenía antecedentes penales en el instante de los hechos– al lado de Francisco Javier Arizkuren ‘Kantauri’, Juan Carlos Arruti y un tercero conformaban en en mil novecientos ochenta y cinco el llamado ‘Comando Araba’de ETA. Fue en el mes de mayo cuando deciden «situar un instrumento deflagrante y proveído de gran cantidad de metralla en el polideportivo».

Deseaban «ocasionar la muerte de un número no determinado, no inferior a 21, de miembros de la Policía Nacional», apunta el Ministerio Público para entonces agregar que la meta era que el vehículo bomba explotase cerca de 3 furgonetas policiales con una dotación de 7 agentes en todos y cada una.

Conforme el plan trazado por los etarras, harían reventar el artefacto ya antes de la hora de inicio del partido, a las diecisiete horas del veintiuno de mayo «con la pretensión no solo de terminar con la vida de los policías, sino más bien asimismo de ocasionar esenciales estropicios en automóviles estacionados» en la zona y en las propias instalaciones deportivas.

El instrumento explosivo

Para la preparación de la bomba, compuesta por veinticinco kilogramos de goma dos y cien kilogramos de tornillería –del tipo tirafondos, utilizados en vías del tren–, Soledad Iparragirre contó con el concurso de los condenados Santurrones Berganza y José Miguel Suescun.

Tras fabricar el instrumento, los etarras se apoderaron a punta de pistola de 2 automóviles y protegieron a los dueños de exactamente los mismos con el propósito de no soltarlos a fin de que no diesen la voz de alarma.

Entonces, ‘Kantauri’ y ‘Anboto’ instalan el instrumento explosivo en uno de los 2 automóviles, y es la que conduce el turismo bomba hasta Mendizorroza, donde lo aparca en las proximidades del sitio donde acostumbran a aparcar las furgonetas policiales los días de partido. «Sitúa el vehículo orientado cara las taquillas con el temporizador conectado«, se señala en el escrito de Fiscalía.

Una vez estacionado, la etarra ordena observar y supervisar la zona, y le apuntan que «la cosa está mal» ante la enorme afluencia de público al estadio y la presencia de muchos policías. Con esa información, Kantauri y Anboto se trasladan al estadio para revisar si todo está en orden, y después retornan al domicilio en el que se alojaban.

Para entonces la policía ya estaba alertada de las 2 sustracciones de los automóviles y había localizado el vehículo bomba sobre las catorce horas, en verdad los Tedax lo desactivaron «con peligro para sus vidas».

Por esta razón, y frente al peligro de ser detectados, los etarras renunciaron de efectuar la acción, y cuando se genera la llamada telefónica a la DYA informando de la colocación del instrumento, ya había sido desactivado.

Los juicios

Esta etarra, una de las voces del vídeo que anunció la disolución de la banda ETA, encara un largo camino judicial en España que arrancó el mes pasado de julio con el primero de los doce juicios que tiene pendientes en España, una vez que fuera entregada por Francia el año pasado tras cumplir allá prácticamente veinte años de cárcel.

De esta manera, hasta el momento ha sido juzgada por el homicidio del comandante del Ejército de Tierra Luciano Cortizo en el mes de diciembre de mil novecientos noventa y cinco en León, y por la supuesta entrega de material explosivo que efectuó a un comando que por último atentó contra una comisaría de Policía en Oviedo en el mes de julio de mil novecientos noventa y siete.

Las causas pendientes de la histórica etarra en España incluyen desde asesinatos a instrucciones para atentar o bien entregas de armamento. Aparte del atentado contra el comandante, está procesada por el crimen de 2 agentes en Vitoria el seis de agosto de mil novecientos ochenta y siete o bien el del cartero Estanislao Galíndez en mil novecientos ochenta y cinco.

Asimismo se le relaciona con las instrucciones para atentar contra el Rey Juan Carlos en la inauguración del MuSeo Guggenheim de Bilbao o bien por facilitar armamento para una acción delincuente contra la oficina del documento nacional de identidad de esta urbe el trece de enero de mil novecientos noventa y cinco, ocasionando la muerte de una persona y dejando herida grave a otra.

En mayo de dos mil dieciocho, y mientras que estaba presa en Francia, fue una de los 2 terroristas que puso voz al vídeo en el que ETA anunció su disolución terminante. El otro terrorista fue Josu Urrutikoetxea, alias ‘Josu Ternera’, quien fue detenido en Francia el año pasado y asimismo está reclamado por la Audiencia Nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir