La bajada de temperaturas habitual del invierno puede ser un sufrimiento para los más frioleros. Manos y pies son las zonas del cuerpo que más padecen debido a los grados de menos, sobre todo los pies, que para ciertos llega a ser prácticamente imposible lograr que entren en calor.

Además de esto, tener los pies fríos la mayoría del día puede llevar a sufrir enfermedades como los nefastos sabañones, que se generan cuando la circulación de la sangre es mala debido al frío.

Aparte, hay enfermedades que tienen como síntoma los pies fríos. Inconvenientes de circulación, la enfermedad de Raynaud, lupus, hipotiroidismo, fibromialgia o bien ateroesclerosis tienen entre sus síntomas más propios la frialdad en las extremidades.

Lanas y fibras naturales

Sostener los pies calientes es fundamental para eludir las enfermedad ya mentadas. Una de los mejores antídotos es llevar zapatillas de casa con borreguito o bien calcetines de lana o bien fibras naturales.

El material con el que esté elaborado va a ser clave para sostener una temperatura ideal. La lana es el material estrella del invierno pues acrecienta la temperatura y evita la humedad. El algodón no es el más apropiado pues la absorbe. Por otro lado, si eres una persona que sufre hiperdrosis (sudor excesivo) vas a deber mudarte en múltiples ocasiones durante la jornada.

Botas de agua y nieve

Las botas de agua, siendo de plástico, son por sí friísimas. Es esencial conjuntarlas con buenos calcetines y que no sean ajustadísimas. Además de esto, sostener los pies hidratados y secos es otro de los trucos para eludir que se congelen las extremidades.

Baños de agua templada

Poner los pies de forma directa en fuentes de calor no es conveniente. Lo ideal son baños de agua templada (hidroterapia) y masajear los pies para activar el riego sanguíneo.

No a la cafeína y los lácteos

A pesar del pensamiento común de que un café caliente contrarresta el frío, la verdad es que la cafeína genera el efecto contrario: comprime los vasos sanguíneos y limita la capacidad del cuerpo para entrar en calor. Los lácteos asimismo hace que aumente la sensación de frío. En un caso así, lo mejor es tomar infusiones o bien un caldo.

Condimentas y vegetales

La dieta diaria es esencial en el momento de no tener sensación de frío a lo largo de todo el día. Las verduras y condimentas son los mejores aliados para llevar una dieta sana y equilibrada y que aporte nutrientes contra las temperaturas frescas del invierno. En el caso de los vegetales, lo mejor es no tomarlos fríos. En lo que se refiere a las condimentas, la canela, cúrcuma, jengibre, pimienta de cayena o bien curry, para multiplicar la frecuencia cardiaca.

Ejercicio

La actividad diaria y el ejercicio asimismo son esenciales para hacer que la circulación se active y, por consiguiente, que el frío no nos persiga durante el día. Lo recomendable es hacver ejercicio diario e inclusive moderado.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.