11.5 C
Madrid
martes 18 enero 2022
Inicio Economía Una macrogranja cuadriplicará su producción para engordar a ciento cincuenta y 2...

Una macrogranja cuadriplicará su producción para engordar a ciento cincuenta y 2 mil pollos en Valencia

Una granja de engorde de pollos broiler de Alfarrasí, en Valencia, ha logrado la autorización ambiental de la Generalitat para ampliar sus instalaciones con la meta de cuadriplicar su producción. En dos mil dieciseis, el promotor consiguió los permisos para administrar una explotación avícola de treinta y ocho animales -dividida en una nave y 2 guardes anejos- en una parcela situada en la partida del Raboser, cerca del término de l’Olleria.

Con la ampliación, que se proyecta sobre viejos terrenos agrícolas con evidentes signos de abandono desde dos mil quince, la actividad va a poder expandirse a 4 nuevas parcelas y va a tener capacidad para cobijar hasta ciento cincuenta y 2 mil pollos de engorde. Las instalaciones ocuparán una superficie total de treinta y cinco y trescientos setenta y dos metros cuadrados, de los que el veintitres con veintiseis por ciento corresponderán a las edificaciones de la granja, pues se plantea la construcción de 2 nuevas naves y guardes anejos.

En todas y cada una , la actividad a desarrollar va a consistir en el engorde de broilers hasta el momento en que alcanzan un peso de dos mil cien kilogramos. Conforme consta en la declaración de Impacto Ambiental admitida por la Conselleria de Agricultura, los animales van a ser descargados de forma manual y se criarán sobre camas de viruta a lo largo de cincuenta días. Una vez pasado este tiempo y alcanzado el peso previsto, van a ser retirados y se concluirá el ciclo de crianza. Ahora se retirará el estiércol, se va a limpiar la nave y se practicará un «vacío sanitario» a lo largo de unos diez días. Por año se prevén entre cinco y seis ciclos de crianza.

Las instalaciones precisarán once con uno millones de litros de agua por año de origen municipal. El consumo de pienso va a ser de siete mil seiscientos setenta toneladas por año, que se aúnan a ciento noventa kw diarios de electricidad, setenta y seis kilogramos de gas propano para la calefacción de las naves, trescientos cuatro toneladas anuales de viruta para la cama de los animales y dos mil doscientos ochenta toneladas de estiércol producidos. La macrogranja garantiza que los restos veterinarios se guardarán en un contenedor concreto y una zona determinada en los guardes de forma anterior a su retirada, de la misma manera que los cadáveres de los animales. Como medida precautoria, se ha construido un estercolero impermeable.

Entre los requisitos que pone como condición la Dirección General de Calidad Ambiental para autorizar la ampliación figura la obligación de separar los restos de obra a fin de que sean asumidos por un gestor autorizado o bien la necesidad de que el consistorio de Alfarrasí -que notificó propiciamente sobre el proyecto- complete la concesión relativa al agua que precisa la explotación. Asimismo la inclusión en el programa de vigilancia ambiental de una adecuada evacuación de pluviales y del control de las aguas de limpieza de las naves o bien del amoníaco.

El fragancia no va a ser un inconveniente

Para eludir la dispersión de olores y también integrar la granja en el paisaje, el proyecto plantea la creación de una barrera vegetal, si bien para la conselleria es suficiente con que las unas partes de las parcelas que no son parte de la explotación ganadera continúen en cultivo o bien se plante en ellas arbolado propio de la zona. Conforme defiende el promotor, los sistemas de ventilación de las naves, unido a un conveniente de los animales, minimizarán la emisión de olores, que solo van a ser perceptibles en un radio de unos cien metros y no afectarán a núcleos de población, ubicados a más de 1 quilómetro. Asimismo la producción de metano, con efectos sobre el cambio climático, se estima que va a ser testimonial.

Legalizan una explotación porcina para mil setecientos treinta y dos cerdos en Llutxent

La Conselleria de Agricultura y Desarrollo Rural asimismo ha estimado admisible la declaración de impacto ambiental pedida por una explotación porcina de Llutxent para legalizar su actividad. Las instalaciones, con capacidad para mil setecientos treinta y dos cerdos de cebo, se sitúan sobre una parcela de once y ochocientos veintiocho m2 donde se disponen las 4 naves donde se despliega la crianza de los animales. El sistema productivo se empieza con la entrada en las naves de los animales, de entre dieciseis y veinte kilogramos de peso, retirados tras un periodo de crianza de ciento ochenta y dos días. La granja producirá tres mil setecientos veintitres m2 de purín y aporta una base territorial de ciento treinta y cuatro hectáreas capaces de absorber diecisiete y doscientos veintisiete kilogramos de ázoe anuales, cantidad superior a la producción prevista. La conselleria autoriza la actividad con una serie de demandas en materia medioambiental y de emisiones.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario.
Por favor introduce tu nombre aquí.