USA firma la paz comercial con China

thumbnail

El presidente de U.S.A., Donald Trump, y el vice primer ministro de China, Liu He, han formalizado este miércoles la paz comercial entre las dos potencias a través de la firma, en la Casa Blanca, de la ‘Fase 1’ del pacto alcanzando entre Washington y Beijing.

Este pacto, que llevaba múltiples semanas pendiente de ser firmado, va a ser el principio de un «comercio justo y recíproco» entre los dos países, conforme ha subrayado Trump a lo largo de su intervención ya antes de la firma.

Conforme detalló el presidente estadounidense, bajo los términos de este pacto, China se ha comprometido a acrecentar sus importaciones de recursos estadounidenses en más de doscientos millones de dólares estadounidenses (ciento setenta y nueve mil doscientos sesenta y cuatro millones de euros) en los próximos un par de años. Específicamente, Beijing va a importar setenta y cinco millones de dólares americanos (sesenta y siete y doscientos veinticuatro millones de euros) auxiliares en recursos manufacturados, cincuenta millones de dólares americanos (cuarenta y cuatro y ochocientos dieciseis millones de euros) en energía, cincuenta millones de dólares americanos extra en productos agrícolas y entre cuarenta y cincuenta millones de dólares americanos (entre treinta y cinco y ochocientos cincuenta y tres y cuarenta y cuatro y ochocientos dieciseis millones de euros) en servicios, incluyendo servicios financieros.

Trump ha adelantado que a lo largo de esta primera fase del pacto no se alterarán los aranceles sobre importaciones chinas impuestos durante la guerra comercial con Beijing. «Hemos acordado eliminar los aranceles si conseguimos una ‘Fase 2’. Los dejaremos pues, si no, no tendríamos cartas para negociar», ha apostillado el presidente estadounidense. Los negociadores comerciales de la ciudad de Pekín y Washington ya han empezado a trabajar en lograr esta segunda y última fase.

A lo largo de la liturgia de la firma del pacto, Liu He ha leído una carta que el presidente de China, Xi Jinping, ha remitido a Donald Trump. «La conclusión de la ‘Fase 1’ es buena para E.U., para China y para todo el planeta», ha indicado en la misiva.

También, Xi ha puntualizado que «espera» que E.U. trate «justamente» a las compañías chinas. En los últimos meses, Washington ha planteado vetos y ha criticado claramente a firmas tecnológicas como Huawei o bien ZTE.

«Paz mundial»

Esta primera fase comercial producirá «desarrollo estable» y «promocionará la paz mundial y la prosperidad», conforme ha agregado el vice primer ministro chino.

En dos mil diecinueve, la guerra comercial entre Estados Unidos y China contribuyó a reducir un catorce con seis por ciento el valor de los intercambios entre los dos países, hasta quinientos cuarenta y mil doscientos veintitres millones de dólares americanos (cuatrocientos ochenta y cinco mil ochocientos ochenta y siete millones de euros), conforme los datos de la Administración Nacional de Aduanas de China.

Las exportaciones de China a Estados Unidos cayeron un doce con cinco por ciento en dos mil diecinueve, hasta cuatrocientos dieciocho mil quinientos nueve millones de dólares americanos (trescientos setenta y cinco mil setecientos veinte millones de euros), al paso que las compras de productos estadounidenses bajaron un veinte con nueve por ciento , hasta ciento veintidos mil setecientos catorce millones de dólares americanos (ciento diez ciento cincuenta y cinco millones de euros).

Así, el superávit comercial de China respecto de Estados Unidos se redujo un ocho con cinco por ciento en comparación con dos mil dieciocho, cuando había contabilizado un sobrante récord, hasta doscientos noventa y cinco mil setecientos noventa y cinco millones de dólares americanos (doscientos sesenta y cinco mil quinientos veintidos millones de euros).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir